Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

82. La pintora y el barbero (Rosy Val)

Hoy se levanta excitada, con deseos de pintar un cuadro. Se despereza asomada a la ventana y milagrosamente lo ve entrar. Presurosa baja y cuelga el cartel de “cerrado” en la puerta.
Sube a su cuarto emocionada, se quita la ropa interior, se ciñe un vestido y unas sandalias rojas. Antes de salir admira en las paredes sus retratos, ¡son su única pasión! Acaricia el último; lo pintó apenas hace un mes. Le gusta la fuerza que imprime su color favorito, un toque de vida casi real, a sus protagonistas.

Armada de pinceles, paleta y lienzo, se sienta frente al espejo. Clava sus ojos en el atractivo y desconocido joven. Cruza las piernas, con un impúdico movimiento las separa, despaciosamente las vuelve a cruzar. Él la mira nervioso y traga saliva. Su marido, celoso y herido en su agravio, al que no se le escapa uno, no tarda en deslizar la tajante navaja…
Eufórica y rauda, va a por la palangana; aguarda inspirada a que la glutinosa y caliente pintura del modelo, cuaje…

 

 

31 Respuestas

  1. Towanda

    Hola, Rosy.

    Cuántos detalles y qué precisos para pintarnos a una pareja que se las trae.
    Ella, seductora a lo Sharon Stone.
    Él, un ejecutor de los deseos de ella.
    Y la víctima que lo único que tiene tiempo de hacer es tragar saliva.
    Una pareja de monstruos que podrían ser protagonistas de cualquier película de terror.
    El final es hasta poético: “la glutinosa y caliente pintura del modelo cuaje…”
    Felicidades, amiga. El micro te ha quedado redondito, redondito.

    Un beso muy grande y mucha suerte para tu historia.

  2. En la primera lectura he sido incapaz de imaginar la escena que se narra, no entiendo nada. La puntuación también me despista. Es un relato a descifrar, interpreto que es la pintora es la mujer del barbero, que observa cómo un joven entra en la barbería, cierran la puerta y ella, sugestiva, excita al joven mientras su marido le rebana el cuello. Jo, que difícil lo has hecho.

    1. Hola, XImens, al final veo que has entendido el micro, tus palabras así me lo demuestran. Siento esos quebraderos de cabeza que casi siempre te producen mis trabajos… 😉
      Gracias por tus apuntes y que por supuesto, tomo nota de ellos.
      Un abrazo.

    1. Hola, María, leí hace tiempo que un artista neoyorkino usaba su sangre para pintar sus cuadros, me acordé y de esta noticia y quise aprovecharlo para esta pareja de monstruos. Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

  3. Mª Belén Mateos

    Vaya pareja de monstruos, casados y bien avenidos, para desgracia del joven. Buena idea la de pintar su pasión hacia los cuadros con el rojo sangre.
    Una frase final de lo más poética.
    Un beso Rosy, suerte linda.

  4. Ángel Saiz Mora

    Una pintora y un barbero, tomados individualmente, tal como aparecen en el título, sugieren una actividad de lo más inocente, pero aliados en el mal ya es otra cosa, navaja y sensualidad pueden formar una combinación explosiva. Siempre podrán argumentar que de alguna forma tenían que conseguir materia prima para esos cuadros, pero me parece que no les serviría de mucho en un juicio. Si hubieras titulado “La barbería de infierno”, nos habrías preparado el cuerpo para el desenlace, pero entonces habría perdido buena parte de su interés, pues su mérito reside en que la pareja va desvelándose poco a poco, primero como bien avenida, y segundo como implacable. Bonnie & Clyde a su lado parecen hermanitas de la caridad.
    Un abrazo, Rosy. Suerte

    1. Un buen título el que sugieres, pero como tú dices, el mío dice menos y así te llevas, creo, más sorpresa con los protagonistas.
      Gracias por regalarme este excelente comentario.
      Un abrazo.

  5. Ton Pedraz

    Siempre me dieron pánico las navajas de barbero. Y en este relato se veía que el final de la joven víctima pendería de ese filo tajante.
    Muy bueno. Suerte.
    Ton.

  6. Beto Monte Ros

    ¡Vaya Rosy, qué historia! Mi comentario puede resultar macabro, pero me atraen los cuentos, novelas, películas, etc., en las que, para el protagonista, el asesinato es un arte. Este es un relato al estilo de “Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet” y “El perfume”. A mí me ha gustado, muy bueno. ¡Suerte!
    Saludos.

  7. Sí, en eso has acertado Salvador, tendrán clientela fija, siempre y cuando a ella no se le levanta la libido, o lo que es lo mismo, no desee pintar, o que no tenga ganas de incitar a su marido para que asesine…

    Gracias enormes por acercarte hasta mi micro.
    Un abrazo.

  8. Vas construyendo detalle tras detalle y además le vas dando sentido en un todo que con ese giro final conectas a la perfección con la consigna. Me ha gustado mucho. El relato me iba empujando a querer saber más. Enhorabuena. Mucha suerte 🙂

  9. Lorenzo Rubio

    Siempre me han dado miedo esos barberos con las navajas erectas en la mano, pero me encantan los instintos básicos :)P y, si no, que se lo pregunten a mi monstruito jajaja

Dejar una respuesta