Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. LA VOZ DEL RÉGIMEN (Salvador Esteve)

Corazón y garganta se unificaban, su pasión se volvía éxtasis cuando cantaba ópera.

Ensayaba cuando los soldados entraron y entre empujones e insultos escupieron la sentencia; el judío no era digno de cantar, ofendía los oídos arios.

Pero el régimen sabía del poder creciente de la radio como instrumento publicitario y de adoctrinamiento, y esa voz les podía ser útil.  Fue obligado a radiar las arengas propagandísticas bajo amenazas contra él y su familia.

“Si creéis que vuestros padres, amigos o vecinos son judíos, fermento de rebelión de los pueblos,  ¡denunciadles!”

Con la voz encarcelada, sin alma, se consolaba observando a su familia segura, pero la mirada comprensiva de su mujer estaba vacía, y el brillo en los ojos de sus hijos había muerto dando paso a la decepción, no pudo más.  Ocultó a su familia en lugar seguro y se dirigió a la emisora.  Ensanchó sus pulmones, liberó su espíritu y cantó.

Cantó a la igualdad, a la libertad, a la tolerancia.

Cantó por sus hermanos y por sus enemigos.

Cantó por un futuro sin odio, sin rencor.

Cantó por la victoria…

Una ráfaga de disparos acalló su voz.

Mientras, en un refugio, ojos preñados de orgullo rompían aguas.

46 Respuestas

  1. Gloria Arcos Lado

    Duro relato, reflejo de una época ignominiosa en la que los nazis utilizaron como nadie el gran poder de transmisión de este medio de comunicación.
    Tú protagonista aunque conoce las consecuencias que se van a derivar de su decisión decide trascender y dejar a su familia su recuerdo de valentía, osadía y de querer intentar cambiar la espantosa realidad que les ha tocado vivir.
    Un fuerte abrazo en este nuevo año de Gloria.

    1. Salvador Esteve

      Muchas gracias, Gloria. Si miramos hacia nuestro triste pasado nos damos cuenta de lo manipulables que somos. Como tú bien dices, el protagonista quiso dejar su canto de esperanza. Abrazos.

  2. Ángel Saiz Mora

    La radio actual, aun con tanta competencia, conserva valor y fuerza, pero en aquellos tiempos era el instrumento propagandístico más potente que se podía concebir. Una realidad configura este relato, junto con la historia de dignidad del protagonista y su familia. Nada peor que una voz encarcelada. Mejor un digno recuerdo que una larga vida de oprobio.
    Un abrazo, Salvador. Suerte

    1. Salvador Esteve

      Cierto, Ángel, quien controla los medios de comunicación controla de alguna manera nuestras referencias y, por lo tanto, nuestra mente. El protagonista, como tú bien dices, quería volver a ver en su familia el sentimiento del orgullo perdido. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  3. Tu micro, Salvador, me ha hecho tararear esa canción de Leonard Cohen “Baila hasta Rull final del amor”tan emotiva como lo que has escrito. Admiro tu facilidad pars manejar el lenguaje, envidio tu versatilidad y…en fin…que así no hay quien gane el mes jajaja.
    Feliz año y buena tarde.

    1. Salvador Esteve

      Mercedes, a mí me lo vas a decir, jajaja, ganar aquí es complicado, pero como siempre digo, comentarios como el tuyo son ya para mí un premio. Abrazos.

      P.D.: Tu comentario ha quedado anacrónico con tu merecida selección. Un placer verte ahí.

  4. Hola Salvador, no quería otro final que el que has permitido al personaje, aunque habría que ponerse en su piel para comprender el terrible dilema. Un título, por cierto, acertadísimo también. Mucha suerte y un beso,

    1. Salvador Esteve

      Su recuerdo quedará para siempre grabado con orgullo en la mente de su familia; esa es su victoria. Muchas gracias, Eva, por tu comentario. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Creo que la frase resume la emoción que quería transmitir con el relato, me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por tus amables palabras. Abrazos.

  5. María Jesús Briones

    Recoges en unas lineas, todo el miedo y la angustia de un prisionero, que debe doblegarse para salvar su sangre, aunque tenga que derramarla primero.
    Impresionante la forma en que lo has narrado.
    La desgracia es, que lo que hoy parece ficción, ha sido realidad.
    Te felicito y deseo un estupendo 2016

    1. Salvador Esteve

      María Jesús, una realidad que cada vez que indago y leo sobre el tema me hago la misma pregunta, ¿hasta dónde puede llegar el ser humano en su bajeza moral? Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  6. J u a n P é r e z

    Por tu esfuerzo voy a ver si te puedo proporcionar un merecido agasajo: ¡¡¡¡No dejes de ver “El Concierto” , una película de Melanie Laurent cuya protagonista vive algo similar a la vicisitud del protagonista tuyo.!!!! Esta “peli” no la olvidarás alguandre. Abrazos , ¡Oh Salva!

    1. Salvador Esteve

      Muchas gracias, Juan, por tu visita y por tu regalo, desconocía la película pero no dudes que la veré. Abrazos.

      Ana, en su momento vi “El pianista”, un gran film, y tienes razón, la bondad existe en cualquier parte y nos hace percibir la esperanza en la humanidad.

  7. Has mostrado a la perfección la infinitud de esa radio que algunos durante la historia se han arrogado para fines poco nobles. La radio siempre ha estado, y tengo la sensación de que sobrevivirá porque necesita mucho menos que muchos otros medios, y da mucho más. Hay muchas maneras de convertirse en un héroe, y a partir de ahora recordaré que cantar puede ser una de ellas. Me ha gustado Salvador. Mucha suerte 🙂

    1. Salvador Esteve

      Es cierto, las manos innobles son las que corrompen el medio. La radio, como todo la auténtico, perdurará como caja de resonancia de comunicación y cultura. Muchas gracias, Juan Antonio, por tus palabras. Abrazos.

  8. Mª Belén Mateos

    Destaco la valentía de tu protagonista y esa radio que era todo en aquellos tiempos: voz, noticias, música, comunicación…
    Un dilema que se resuelve con su libertad de expresión. Todo ello nos lo has mostrado de manera perfecta, logramos sentir el pensamiento y el sufrimiento de tus personajes.
    la frase final puro poema.
    Un abrazo salvador.

    1. Salvador Esteve

      Mª Belén, en aquellos tiempos, sin duda, era todo lo que has comentado, y aunque ahora podamos ver el mundo con un solo clic, creo que también tiene su espacio, con su cercanía y su autenticidad. Muchas gracias por tus amables palabras. Abrazos.

  9. Ton Pedraz

    Bien plasmada la valiente decisión de tu protagonista. Ojalá esa época nunca vuelva a reproducirse.
    Y que tú tengas mucha suerte con este relato.
    Ton.

    1. Salvador Esteve

      Estoy contigo, Ton, y aunque ahora hay escenarios terribles otro episodio como aquel nos aniquilaría como sociedad. Muchas gracias y suerte a ti también. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Recuerdo que en la película los protagonistas cantaban para salvar sus vidas. El protagonista de este relato, tengo la certeza de que lo hacía para salvar su alma. Muchas gracias, Lorenzo por tus palabras. Abrazos y suerte también para ti.

  10. Izaskun

    Qué relato tan emotivo. Me ha introducido dentro de la historia de cabeza y no puedo por menos que aplaudir al protagonista y al autor de tan evocadora frase: “ojos preñados de orgullo rompían aguas”. Fantástico micro.
    Abrazotes

    1. Salvador Esteve

      Muchas gracias, Izaskun. Reflejar el poder de la radio y la comunicación y que fuera emotivo era mi objetivo. Feliz si mínimamente lo he conseguido. Abrazos.

  11. Reve Llyn

    Te has “pasao”. No solo le estigmatizas por lo que es, le obligas a cantar para sus torturadores, le utilizas para sus arengas…que encima al final te lo cargas. El tiro último me lo has pegado a mi también….Yaaaa, ya se, la realidad fue más dura que todo esto pero, ¿seguro que te llamas Salvador?

    P.D.: me quedo llorando por tu prota.
    Felicidades por montarme en la cabeza tan bien la historia 😉

    1. Salvador Esteve

      Muchas gracias por tus amables palabras, Evelyn. He querido relatar una pequeña pincelada de ese ignominioso episodio que nunca debemos olvidar para que no se repita. Abrazos.

  12. Salvador Esteve

    Ana, tienes razón, aquí también se utilizaban a figuras de la época para ayudar a perpetuar el régimen en su imagen de normalidad. Muchas gracias por tu visita y por tus palabras. Abrazos.

  13. ¡Vaya! Aunque hayamos visto decenas de películas sobre esta parte de la historia, jamás nos haremos una idea ni siquiera aproximada de lo terrible que fue.

    Bien por ti, Salvador y por este homenaje a las víctimas de aquel horror.
    Saludos cordiales

    1. Salvador Esteve

      A las víctimas les tocó vivir una historia cruel y ser protagonistas de episodios que descalifican nuestra humanidad. Muchas gracias, Carles, por tu comentario. Abrazos.

  14. Enrique Mochón Romera

    La levedad del ser, una vez más haciéndose insoportable para alguien que, por sobradas razones para ello, opta por su seguridad y la de los suyos en detrimento de su “honra”.
    Muy buen planteamiento, Salvador, y muy bien plasmado.

    1. Salvador Esteve

      Morir con el orgullo intacto es una forma de dar sentido a su existencia. El recuerdo de su acción perdurará en la memoria de su familia y, de alguna manera, seguirá viviendo. Muchas gracias, Enrique, por tus palabras. Abrazos.

  15. Hola, Salvador.

    He sentido emoción con tu micro. Y la frase final “Mientras, en un refugio, ojos preñados de orgullo rompían aguas” es hermosísima.
    Felicidades.
    Un abrazo.

  16. Intento ponerme en la piel de ese cantante judio y entiendo muy bien su primera reacción: Es muy humano, en las situaciones límite, pasar por el aro para salvar el pellejo de la familia y el propio. La segunda reacción es heróica y ejemplar, aunque no creo que esté al alcance de todos. Hay películas sobre el holocausto como “La zona gris” y “El hijo de Saul” (ésta estrenada hace poco) en la que se ve a qué llegaron algunos judios por sobrevivir más tiempo.
    Espléndido relato, Salvador. A mí también, como a otros compañeros que la comentan. la última frase me parece un broche de oro. Felicidades, suerte y abrazo.

  17. Salvador Esteve

    Juana, perdón por mi tardanza en contestarte. Verdaderamente, fue un episodio dantesco donde se puso a prueba nuestros límites como sociedad. Muchas gracias por tus amables palabras. Abrazos.

  18. Antonia

    Es emocionante de principio a fin, y tu historia se ve y se oye. Episodio triste el que se vivió, pero con un punto de esperanza y de dignidad, de amor a la libertad por encima de la barbarie.
    Te deseo suerte. Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Razón tienes, Antonia, la dignidad y la libertad son valores que tendrían que sellarse a fuego en nuestra conciencia colectiva. Muchas gracias por tu visita. Abrazos y suerte también para ti.

Dejar una respuesta