Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

49. Laberintos curvados (María Rojas)

La señora Marcovich sabía que estaba desinada a engatusar con sus ojos claros, profundos. Se vestía de blanco y rojo los días de calor, y de negro y rojo los días fríos. Llevaba el pelo prendido con pasadores de oro, similares a los que usaban las antiguas nobles egipcias.

Los segundos lunes del mes le pedía al chófer que la llevara al Jardín Botánico. Una vez allí, cogía su bicicleta y se perdía en uno de sus recovecos, hasta encontrarse con el señor Hayase.

El señor Hayase tenía una barba larga de final rectangular, al estilo de la de los lanceros del ejército aqueménide. Era callado, de rostro triste y ojos renegridos. Disfrutaba montando en velocípedo.

Esos lunes, él le entregaba un plano, ella lo estudiaba, hacía alguna pregunta y luego lo partía en pedacitos. Después, cansados de pedalear se iban a la casa Persa a tomar el té y a escuchar el sonar de milenarios instrumentos.

La señora Marcovich era aficionada a enfrentar la rutina desplazándose en bicicleta por jardines laberínticos donde sus amantes perdían la salida.

El señor Hayase trabajaba los martes y viernes en el jardín de la señora Marcovich. El señor Hayase era laberintólogo y enterrador.

20 Respuestas

  1. Ton Pedraz

    Imagino que el persa desempeñará con precisión su tarea de enterrador. Me temo que los amantes de la Sra. Marcovich acaban convertidos en abono para las plantas del Jardín Botánico.
    Mucha suerte.
    Ton.

  2. Ángel Saiz Mora

    Curiosa pareja, tan distintos y tan complementados. Me gusta la palabra “velocípedo” en referencia a la bicicleta que has traído a colación, también esa profesión de “laberintólogo”.
    Suerte y un saludo, María

  3. María Jesús Briones

    Genial tu relato, María. Me ha entusiasmado, y aunque no tiene nada que ver, me ha recordado a Chejov. Tal vez sea por la ambientación, la forma, el detalle, y el señor Hayase (enterrador, su destino y muerte) ¡Que se yo!.
    Felicidades Mil.

  4. María Ordóñez

    María, qué manera de crear atmósfera. Me imagino a la señora tuya, con esos atuendos y esos ojos… Qué buena eres para escribir, María. Me encantó. Como siempre. Muchas felicidades!!! Gracias!

  5. Esther Cuesta

    El tempo con el que has ido desarrollando la historia le da una fuerza tremenda. Y aunque no me ha quedado claro del todo si va a haber alguna muerte, me ha gustado tanto cómo lo has narrado que no me importa. También a mí me ha recordado a Chejov y eso es la bomba.muchas felicidades

  6. Mª Belén Mateos

    Curioso relato y curiosa pareja. Esos laberintos tienen mucho misterio. Mejor no entrar los lunes si no se conoce la salida.
    Me gusta el ambiente creado María.
    Suerte, abrazos.

  7. María Rojas

    Ton, Ángel, Edita, Mercedes, Cari, Mª Jesús, María, Esther, Ana U y Mª Belén.
    Gracias por detenerse en los oscuros laberintos de esta pareja.
    Feliz verano.

  8. Blanca Oteiza

    Esas parejas que parecen tan perfectas y que en realidad ocultan su lado mas oscuro… ponen los pelos en punta. Genial la profesión de laberintólogo.

  9. Qué buena profesión la del señor Hayase y qué bien se complementaba con los laberínticos gustos de la señora Marcovich. Genial María. Qué buena pareja creaste, mucha suerte con ella.

  10. Hola, María.

    Dos personajes fascinantes los que creas en tu micro.
    Me gusta la frase: “aficionada a enfrentar la rutina”. Me encantaría, muchas veces, saber cómo se hace eso.
    Un abrazo y suertísima.

  11. María Rojas

    Blanca, Calamanda, Yashira, Towanda y Javier.
    Mil gracias por comentar sobre la parejita que por medio de acertijos en “laberintos curvados” comenten tan sutiles asesinatos.
    Señor Ximenes, si soy María Patricia Rojas. mariapatorojas@gmail.com.

    Feliz verano.

  12. Mar Horno

    Tu relato en sí me parece un laberinto. La ambientación laberíntica está magníficamente conseguida. Incluso los personajes son laberínticos. La rareza de los personajes te engancha desde el primer momento y cuando terminas de leer te apetece empezar de nuevo para recrearte en los muchos detalles que el relato contiene. Me ha encantado. Un abrazo.

  13. Javier Palanca

    Vaya una complicidad aterradora. tu lo dejas un tanto abierto, pero yo he visto una historia a la primera que se me alarga como el laberinto que propones.
    Está estupendo, María, mi enhorabuena y abrazos.

Dejar una respuesta