Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

71. LO-LI-TA (Belén Sáenz)

Querida mía: Un día más, en la sala de lectura y en los bancos del bulevar, he visto cómo se deslizan, húmedas contra el paladar, las puntas de las lenguas cuando pronuncian sin voz las tres sílabas de tu nombre, que he sembrado en cada capítulo de la novela. Yo te he florecido en las bocas y te he desmoronado hasta las entrepiernas con el dolor de mi deseo. Habitas ya los delirios más exquisitos de la literatura universal. No me hagas pucheros, no me huyas. Reina blanca del tablero, ojos de avellana. La primera vez que te vi no eras sino una torre destinada a rendirse en los lavabos del patio del colegio, manoseada por torpes peones negros. Te rescaté, te coroné como mi nínfula idolatrada. También eras una oruga deliciosa y, recién cumplidos los doce, rasgué con mis dientes la crisálida para que pudieras desplegar tus alas de mujer hacia el verano. Siempre deprisa. Claro que hubo sangre, claro que tengo derecho a todas tus noches. Así es el alma del artista. Ahora y por siempre serás Personaje, más grande que tu pequeña vida. Pecado y tentación, cuerpo recién amasado. ¿Por qué lloras? ¿Qué esperabas?

13 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La Lolita de Nabokov, personaje y autor en un diálogo intenso, donde se percibe el papel de una menor de edad a quien parece venirle grande su protagonismo, encumbrada a la cima de la literatura y la sensualidad sin haberlo buscado. Un relato lleno de expresividad, con pinceladas de fuerza narrativa que rozan lo poético sin caer en la sensiblería, detalles de una escritura madura y trabajada para plasmar la devoción de un hombre por una joven a la que eleva a un nivel cercano a lo divino, a lo inmortal.
    A mí me ha gustado mucho, Belén.
    Un abrazo grande y suerte

    1. Gracias, Ángel. Tu precioso comentario eclipsa estas pobres letras de agradecimiento. Me ha encantado tu visita y tu lectura, y me alegra mucho que hayas visto ese punto de crueldad e injusticia que tiene que llevar sobre sus hombros la pobre Lolita por el estereotipo que le asignan de niña seductora. Un abrazo.

  2. Hola vecina, a mí también me ha gustado mucho, no veas con qué envidia te miran algunas de mis chicas, ni por asomo pudieron ellas escribir algo a sí, y yo, ni te cuento.
    Belén, un micro precioso, maravillosamente sensual.
    Un besote.

    1. Rosy, abusona. Menudo ramillete de grandes mujeres que adornan tu precioso relato. Ellas eran capaces de mucho más de lo que ves aquí, por su valentía y su talento. Gracias por la visita y muchos besos.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Ahora estoy en una época en la que “solo” leo textos cortos, pero hubo un tiempo en el que sí leí, casi compulsivamente, libros y novelas. Lamentablemente, de muchas, solo recuerdo eso: que las he leído. Un texto tan cuidado como el tuyo va a conseguir que relea y vuelva a disfrutar, seguro, de esa obra maestra. Saludos y suerte, Belén.

    1. Pues es una gran alegría, Jesús, que te pique el gusanillo de releer esta gran obra de la literatura. Seguro que no te arrepientes y, a lo mejor, cambia tu visión sobre lo que se ha convertido en el estereotipo de la “lolita”. Gracias y un abrazo fuerte.

  4. Una vez más, la realidad supera a la ficción. ¿Cómo no pensar en ese Nabokov enamorado hasta el tuétano de Lolita, esa nínfula dorada que queda eternizada en el papel? A la vuelta de tuerca, por otra parte, se añade otra impensada: Ese llanto ante el “cuerpo recién amasado” hace pensar-al menos a mí – que ese sentimiento no era de ida vuelta… ¿Será? Sea cual fuere el caso, el micro me encantó, BELÉN.

    Un beso,
    Mariángeles

    1. Gracias por cruzar “el charco” para visitarme, Mariángeles. Yo pienso que no, no era amor lo que sentía por Humbert. Me alegro de que te haya gustado el micro y te mando muchos besos para tí también.

  5. Margarita del Brezo

    Pues… no sé qué decirte, Belén. Tiene tanta fuerza, tanta poesía, tanta crudeza… Vas a tener que llenar tú los puntos suspensivos para que yo no estropee el ambiente que has creado con tanta maestría.
    Me encanta.
    Un beso

Dejar una respuesta