Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY157. DETALLE REAL, de Antonia Garcia Lago

La bandeja con los manjares llegó precedida de flores, música y danzarinas.

El príncipe invitado destapó el recipiente plateado con sutiles arabescos y contempló satisfecho la delicadeza del obsequio:Corazón en salsa agridulce, higadito encebollado con curry oloroso, dulce lengua caramelizada con ralladura de jengibre, rosadas mollejas, tiernos bocaditos color de fresa, suaves costillas rebozadas. Y el manjar más atractivo y exquisito: los delicados y azules ojos, coronando la temblorosa gelatina de tuétano. 
Pero un desagradable detalle arruinó el banquete. El descuidado cocinero no vislumbró que un suave y rubio cabello de la jugosa princesita había quedado en el plato.
Blog = estimemlaparaula

23 Respuestas

  1. Uffff, vaya tela. Me gusta el contraste entre la descripción del plato, la adjetivación sobreabundante y el intríngulis de la historia. Supongo que hicieron degollar al cocinero por el descuido.

  2. Anonymous

    Apetitosísimos párrafos conformando el micro más original de cuantos he leído, y planteando un nuevo género “Antropofagia en Los Cuentos de Hadas” Me ha encantado su truculencia.
    J u a n P é r e z . Post Scriptum : Desde luego Su Alteza Real “estaba para comérsela” Pero Su Belleza me imagino que será otra historia . . . .

    1. ¡Pero que me dices de Hansel y Gretel ! y seguro que si ahondamos o escarbamos encontramos muuuuuchos truculentos. Me alegro de que lo encuentres original, porque dulce y sabroso es 🙂

  3. Sotirios.

    JA ,JA JA , traicionera amiga te dije que los cuentos de terror son mi fuerte, y tú pensaste toma, Sotirios a ver si puedes superar aso. A decir verdad me has sorprendido sobremanera. La descripción de la comida soberbia me ha hecho la boca agua y después vaya asco. El cuento 10 con un final de los mejores que he leído en el blog. Pero recuerda que Sotirios es el mejor en los cuentos de terror. En Octubre escribiré uno tan fuerte que lo tuyo será como los cuentos de abuelita. JA ,JA ,JA, seguro que te mueres de ganas de leerlo ya. Enhorabuena amiga, fantástico relato, te deseo mucha suerte tu amigo fiel, Sotirios.

  4. ¿Pero dije yo algo macabro? Sólo me limité a presentar el menú.Una imaginación muy truculenta tenéis todos.
    Gracias a todos, Ana, Esperanza,Soti, Eva.
    Nota: Los muuuuuuuuuuchos jamones que he enviado han sido todos homologados y llevan el medallón de cerdo colgando de la pata. 🙂 Además, son de pelo oscuro.
    Abrazos sin terror.

  5. ¡Vaya banquete Antonia!Lástima que lo arruinara el fino “cabello de ángel”. Un ágape de estas características debe llevar su tiempo prepararlo. Me quedo con los jamones que regalas.
    Me ha gustado como lo describes, su originalidad y su final.
    Te deseo mucha suerte.
    Un saludo.

  6. Ay madre, que chasco!! Ya como que no me apunto a tus jamones que a saber de donde vienen, y porque la mermelada me la ha enviado jams que si no estaba ya llamando al csi. Queda claro que no te gustan las princesitas pero a ver: por qué tiene que ser rubia, jopé que os hemos hecho? Bueno yo no voy a comer a tu casa ni patrás me quedo con el bocata de jamón –ay nooo- bueno de calamares… Bueno felicidades por el cuento macabro del mes, que no hay muchos no… y por cómo se me iba arqueando la espalda según iba leyendo, que en “rosadas mollejas” ya me olía algo y con los ojos ahhhh , nada bon apetit!! Como anda el patio señor…

  7. Pues sé yo abrir unas latas riquísimas. Además el cabello era desestructurado, es que sois muy delicad@s, pírncipos y principesas. !Hala, al Telemigas, so sibaritas!

  8. Anonymous

    Gastronomía y canibalismo, muy bien logrado. Me parece que sobra “de la jugosa princesita”. Es solo mi opinión.

    Abrazos. María Rojas

  9. Tienes razón María, posiblemente sea mejor, lo que pasa es que valoré que puesto que no se sabía de que era el festín , el pelo podía ser confundido con el del cocinero o cocinera. Gracias por tu observación. Otro abrazo.

  10. Te veo influenciada por las mermeladas y demás compaños, Antonia. Qué buen partido le has sacado al pelo en la sopa y sobre todo: “Y el manjar más atractivo y exquisito: los delicados y azules ojos, coronando la temblorosa gelatina de tuétano”. Me gusta dejarme engañar y encontrarme el nudo hacia el final.
    Un abrazo.

  11. Igancio Daniel Uranga

    El plato principal es de una originalidad exquisita. Su color, aroma y textura, inmejorables. El postre; magnífico y un regalo para el paladar. Es la culminación exacta al relato.
    El restaurante es recomendable y ha sido un placer sentarme a una de sus mesas.
    Por más halagar: la acogida al príncipe invitado es, literariamente, una alfombra de pétalos de flores.
    Pero tengo una duda. Es precisamente sobre las palabras: príncipe invitado. Entiendo que por las limitaciones del micro es complicado ajustar dentro de ellas las ideas del esquema previo a la redacción final.
    No me encaja que el comensal sea príncipe, menos que sea invitado, nada que sea príncipe invitado. Por qué. Qué función cumple. Qué añade. Qué explica.
    Saludos.

  12. Quizás sea que el príncipe venía a buscar princesa. Tal vez si no fuera invitado no hubiera pedido ese plato. Pudiera ser que la princesa no quisiera estar con él en vida. Posiblemente sea que al no haber ya princesa, tenía que ser príncipe el protagonista. Ya ves, no me pregunté el porqué de su rango. Así surgió.
    Gracias por tus comentarios. Siempre es interesante verlo con los ojos de los otros, para encontrarse a uno mismo, al menos un poquito más. Muy generoso en tus apreciaciones. Saludos.

  13. Hola Antonia.
    Grande de verdad, y tienes razón, los cuentos clásicos y orales, sin adulterar, son muy bestias. Pero has encontrado un equilibro entre alta cocina y fino detalle. Me ha gustado, aunque no me lo comería je je. Un abrazo.

Dejar una respuesta