Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

89. NO ABRAS LA PUERTA (Belén Sáenz)

Interrumpimos nuestra emisión de Alma de Copla para ofrecerles un boletín urgente.

Un silencio hertziano paralizó la rutina de domingo en el entresuelo izquierda del número quince de Recoletos. Papá y yo abandonamos la reparación de la cometa. Mamá se asomó desde la cocina con una fuente de croquetas.

Autoridades militares confirman que decenas de platillos voladores están aterrizando en el Puerto de Navacerrada. Permanezcan atentos.

El inesperado timbrazo nos hizo dar un respingo. Sin escapatoria, papá se encontró entre sus brazos a una aterrorizada Doña Angustias que rezaba avemarías encadenadas. Con aquella bata guateada y los rulos no cabía imaginar un aspecto más marciano. Surcando las ondas, la Marcha de Granaderos preludiaba la conexión.

Les habla Fortunato García, corresponsal in situ. Un caos apocalíptico se ha apoderado de este idílico paraje. De las extrañas naves surge un ejército hostil de hombrecillos verdes. Nuestras gloriosas fuerzas armadas…

La aguafiestas se desplomó aferrada al transistor, que agonizaba en un crepitar de válvulas y bobinas. Fin de la diversión y una larga semana de espera hasta la siguiente entrega de La Derrota de Marte, nuestro serial favorito.

—Y no abriremos la puerta a nadie —dijo mamá.

Papá, riendo, me alborotó el pelo.

52 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    El programa tenía que ser bueno si Doña Angustias se lo ha creído sin dudarlo. Está claro que los medios de comunicación tienen gran poder para manipularnos si se lo proponen, también para entretener, como tú para hacer creíble este relato tan simpático. Habrá que tener cuidado cuando abramos la puerta, sobre todo a las vecinas con bata y rulos y aspecto marciano.
    Un abrazo fuerte y suerte, Belén

    1. Hola, Ángel. Quería reflejar una época en España donde la radio era la única fuente de información y entretenimiento, y la gente era más sencilla e inocentona. Un abrazo de vuelta y me alegro si te ha divertido.

  2. María Jesús Briones

    Has mezclado la fantasía y lo cotidiano. El resultado una estampa fluida y con mucho humor. Nos has hecho sonreír
    Enhorabuena Belén.

  3. Primero pensaba que querían engañar a todos los oyentes, pero parece que sólo enredan a los que no saben que es un serial, jeje.
    (por cierto, serán buenos actores si le da un yuyu a alguien oyéndolo).
    Y va y se carga la radio! -y no hay opción de descargarse el programa?? 😉
    Un beso Belén.

    1. Hola M. Carme. La idea que tenía con este relato era hacer una Guerra de los Mundos, pero a lo castizo. Y situarlo en una época en la que la radio era todo y la gente era más inocente. Nada de descarga, los pobres se tendrán que esperar toda una semana hasta el siguiente capítulo. Y reparar la radio, además. Besos y gracias por tu visita.

    1. Graciss por tu comentario Moli y mi pequeño homenaje a la ciencia ficción radiofónica. Ahora mismo voy a buscsr tu relato y a disfrutar de él, me encants que hsysmos coincidido. Un abrazo y suerte para ti también.

  4. Ton Pedraz

    Un ejemplo claro de lo que antaño representó la radio para la población. Nos tragábamos todo lo que salía a las ondas, sin poner en dudas si era, o no, verdad.
    Me gustó. Suerte Belén.
    Ton.

  5. Margarita del Brezo

    Me has transportado, sin necesidad de platillos volantes, al tercero centro de la calle Villanubla. Y me ha encantado el viaje.
    Un beso, Belén, y suerte.

  6. Muy divertido y evocador relato. Si la historia hubiera ocurrido en estos días, yo creo que ni el propio Orson Welles hubiera sido capaz de impresionar a las gentes que hoy vemos tantas y tantas cosas que se salen del que fuera “orden establecido”. Hoy papá diría: ¡Otra guerra más de los mundos! y Doña Angustias diría “Sí, otra más ¡Ay Señor, llévame pronto!
    Muy bien Belén me alegra leerte. Un beso y suerte.

  7. Pablo Núñez

    Genial, Belén. Me encanta la atmósfera que has creado de un Madrid de los años cincuenta, la duda que me has creado si era la versión de la guerra de los mundos, versión española, o realidad. Y el aspecto marciano de la vecina es un toque genial.
    Me ha encantado.
    Un besote.

  8. Blanca Oteiza

    Belén, muy divertido el relato. Me ha gustado mucho, donde comienzas con esa invasión extraterrestre y terminas con el serial radiofónico. Si es que los medios de comunicación tienen mucho poder.
    Un abrazo

  9. Mª Belén Mateos

    Y es que en tiempos en los que la radio era la ventana al mundo y los oyentes inocentes y confiadas personas, era fácil darles ovni por serie y realidad por ondas.
    Otra muestra más de tu buen hacer con las letras. Tus historias tienen un toque mágico que hacen que te enganches a ellas y disfrutes de cada palabra, imagen e idea.

    Un beso enorme tocaya mía.

    1. Me ha encantado eso que dices de “dar ovni por serie y realidad por ondas”, y tienes toda la razón. La pobre D.ª Angustias con sus rulos no estaba atenta y temió verse acechada por hombrecillos verdes –o quizás quería caer en brazos del vecino ;o)
      Besos terrestres y extraterrestres, tocaya preciosa, y gracias por venir.

  10. Enrique Mochón Romera

    Estupendo, Belén. Da gusto leerte. Vaya historia más simpática y cuántos detalles geniales. Me ha encantado sobre todo esa imagen del padre y la hija reparando la cometa. Qué buen personaje, por cierto, el de este padre, y que bien plasmada la vida de entonces, vecina incluida.
    Enhorabuena y un abrazo.

  11. Reve Llyn

    jajaja…¡que bueno! Me gusta que los marcianos empiecen la invasión terrestre por Navacerrada, las croquetas, la reparación de la cometa, el ambiente de …¡hasta la vecina! ¿seguro que es un serial?

  12. Pues me parece un gran relato. El tono, el vocabulario… como has trenzado esa gran mentira que nos hemos creído hasta el final… que en realidad no era tal. Me ha gustado mucho. Seguro que tus platillos volarán alto. Mucha suerte 🙂

    1. Gracias, Maestro. Me alegro de que te haya gustado. Si supieras qué subidón me da tu comentario tan amable… Uf, me lanzan hasta Marte, por lo menos. Y sin platillo. Muchos besos y suerte para ti también.

  13. Me ha encantado esa mezcla de escena cotidiana y comedia de enredo, con la vecina y sus rulos fastidiando el final de la radio novela. Por otro lado, el homenaje radiofónico a la guerra de los mundos (en Navacerrada) es glorioso. Dinamismo y sentido del humor.

Dejar una respuesta