Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT111. YO Oí CANTAR A LAS SIRENAS, de Ana Fúster

Habiéndome advertido Circe contra el letal canto de las sirenas, cuando la nave se aproximaba a su isla taponé los oídos a los remeros con cera. Luego me hice atar al mástil con bien calculadas ligaduras. Al percibirnos cerca, las sirenas comenzaron a entretejer sus voces en melífluo canto al que ningún mortal sabe resistirse. Veloz desligué los falsos nudos, me lancé al mar y braceé hacia la deseada muerte, que me liberaría de una vida odiosa en la insufrible Ítaca, un hijo al que no recordaba y una mujer cuya memoria ya no habitaba en mi carne. Pero la maga Circe, conocedora por sus artes de mis más íntimos anhelos, había urdido sabiamente su venganza: las sirenas, unas hembras monstruosas y velludas que hedían a pescado podrido, lejos de matarme, me usaron para procurarse placeres de modos nefandos hasta que se hartaron de mí y me abandonaron entre las olas, no sin antes haberme castigado con el don de la inmortalidad.
A veces aún despierto creyendo oir su canto, pero sólo es el móvil, algún cliente que busca los servicios de “Uly, musculoso, bien dotado, griego, sólo hombres”. Porque desde entonces odio a las mujeres. Y el pescado.

44 Respuestas

    1. Pues sí, parece que me he quedado estancada en el tema de la Odisea, pero este relato no habría encajado con el tema “Volver” (aparte de que se me ha ocurrido este mes, jeje). Muchas gracias y un abrazo.

    1. Hombre, no sé yo si que te conviertan en inmortal, te cambie la orientación sexual y tengas que ganarte la vida de prostituto para toda la eternidad es suavizar la tragedia 🙂 Y encima ni siquiera puedes comer sushi. Muy triste. Gracias y saludos.

    1. Muy apropiado el dibujo, Sara, y sobre todo muy bueno tu relato. Anda que entre las sirenas vomitapulpos, las sirenas con cabeza de pez y las sirenas velludas y apestosas estamos dejando el mito destrozado 🙂
      Gracias y un abrazo también para ti.

    1. Es que siempre me resultó difícil de creer que no terminara vengándose de él y que le permitiera alejarse de ella tan ricamente, que las mujeres somos muy malas:) Un abrazo y gracias por comentar-

  1. ¿Qué decirte, Ana? Sencillamente, me parece magnífico, desde el título hasta ese giro final, precedido de otros (las falsas ligaduras, la ventaja de Circe), que nos llevan de sorpresa en sorpresa en tan pocas líneas. Envidiable su vocabulario preciso y su medida progresión.
    De acuerdo en parte con Montesinos, es verdad que quizá su momento hubiese sido el mes pasado; no obstante, esa cita con la muerte que Circe le escamotea a Ulises, con el guiño final, lo atan a este octubre. (Y, curiosamente, me gustaría pensar que a mis dos micros del mes pasado y de este: el ‘montaje’ de Ulises y el pseudoUlises; y la de una muerte que se le niega a mi Raimundo este mes. Va a ser verdad eso de la fascinación de la intertextualidad .)
    Te deseo lo mejor para este micro tuyo, que me ha encandilado. A mí también me suena a premio. Besos.

    1. Muchas gracias por tu hiperbólico comentario, Eduardo! El título quizá sea lo que más me gusta de este relato, es una frase sacada del párrafo de inicio del capítulo 8 de Peter Pan, que siempre me ha parecido especialmente evocador, aunque este relato con final “irreverente” no creo que le haga justicia. Gracias por tus buenos deseos, pero ya no concurso. Besos.

  2. No me extraña que odie el pescado, si encima de preocuparse de las espinas se tiene que sacar los pelos de la boca… ¡con lo idealizadas que tenía yo a las sirenas! Te perdono la decepción en la que me has sumido solo porque ha sido un placer leer tu relato, Ana.
    ¡Un beso y suerte!

  3. Lo primero darte la enhorabuena por tu reciente premio de Sancho Panza. Demuestras con el micro de octubre que todavía tienes más material al respecto. En cuanto a este relato me gusta lo que más cómo nos llevas de las sirenas al pescado podrido y luego al gigoló, todo tan bien calculadito.
    Un abrazo.

  4. Qué bueno, Ana. Arranca tan clásico y, al final, ¡zas!, la modernidad absoluta con móvil y anuncio incluido. Has combinado de maravilla ambos tiempos. Una fusión magistral y bien resuelta. Además, el humor, ese fino humor que nos deja con la sonrisa en la boca.
    Un beso.

Dejar una respuesta