Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

46. ORIGEN (Mercedes Marín del Valle)

Emprendieron un camino de amor por separado para llegar al mismo lugar. Se encontraron y, en milésimas de segundo se fusionaron. Primero fueron dos y después convertidos en una sola célula asistieron a la extraordinaria paradoja de dividirse para poder multiplicarse.
Durante días rodó hasta encontrar el lugar idóneo para madurar, un microclima a medida donde alimentarse, especializarse y desarrollarse.
Como un astronauta ávido de aventuras y suspendida de su cordón de vida exploró el universo contenido en su pequeña bolsa ensayando posturas, hipos y sonrisas. Después de cuarenta y una semanas, estaba preparada para aterrizar. Su viaje, el más difícil, el menos recordado estaba por concluir. Reajustó su ritmo y con la destreza y el empecinamiento de una raíz, atravesó a oscuras el estrecho conducto que separaba el agua de la sed, y la seguridad del abismo.
Llegó sin equipaje de mano y sin mochila a la espalda. Llegó desnuda y con la piel por estrenar, rosada y cálida como un melocotón maduro.
Los brazos amantes de sus padres la arrullaron. No había nada que temer. Nayra, aún libre y genuina, abrió sus grandes ojos rasgados y bostezó estirando su pequeño cuerpo de recién nacida. El viaje había concluido.

25 Respuestas

  1. Dolores Asenjo

    Mercedes me ha encantado tu relato, lleno de ternura. ¡Ese viaje inicial con el que empieza todo y del que no recordamos nada! Paradojas de la vida. Mucha suerte y buen verano

  2. J. Ignacio

    A veces, las palabras tienen la virtud de acariciar el alma
    A veces, no hace falta hacer trucos para tener magia
    Aunque tú esto ya lo sabes
    Y esta es una de esas veces

    Otras , sin embargo
    Lo más hermoso, lo más puro, lo más sincero
    Lo más sencillo
    Se acaba perdiendo
    Como lágrimas en la lluvia
    Que diría el inolvidable personaje de Rutger Hauer
    No exento de razón, por desgracia

    Pero esta NO va a ser una de esas veces
    ¿Verdad que no?

    Un texto muy en tu estilo, inspirado e inspirador, donde reside la verdadera belleza de las cosas. Un titulo es breve pero con una fuerza… ¿innata, se podría decir? 🙂

    Por favor, que te suban a los altares a la de ya!!

  3. Ángel Saiz Mora

    El viaje primero con el que empieza todo, el origen individual, el inicio de cada uno. Comenzamos llorando, dicen que para que se abran los pulmones y podamos respirar por primera vez, pero a mí me parece significativo que ese pequeño viaje, grande en realidad en tanto es la madre de todos los que vendrán después, supone la constatación de un trauma, con lo bien que estaba ese bebé en su habitáculo y lo que se le va a complicar la vida a partir de ahora.
    Buena historia y bien narrada.
    Un abrazo, Mercedes. Suerte

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Muy bonito tu relato, Mercedes. Un ser creado por el amor de dos que quieren ser uno y el recorrido lleno de dificultades hasta alcanzar el instante pretendido por los tres. Me ha gustado. Saludos y suerte.

  5. Para ser el primer y más importante viaje (con permiso del último), no es muy placentero que digamos; creo que es una suerte no recordarlo. A no ser que lo pintemos de ternura y poesía, como has hecho tú. (No puedo evitar ver en él amor de madre que parió alguna vez). 😉

  6. Qué bonito relato, Mercedes. Qué enfoque tan acertado la de ese primer viaje. Emotivo, dinámico, atrevido, vivo.
    Me ha gustado la narración en su forma y contenido. Hasta el nombre de la protagonista resulta “redondo” en este relato Muy conseguido..

    Un abrazo para ti!!

  7. Edita, Amparo, emocionada me hallo y agradecida por vuestros comentarios en estos días de sopor infinito. Allá donde os encontréis os deseo un feliz recorrido veraniego y eso sí, no paséis calor que está la orilla que arde.
    Buena tarde para las dos y feliz vida.

  8. Nuria Rubio

    Bello, delicado, original relato sobre ese primer viaje que tod@s hacemos…
    Me alegro haberme dejado caer por aquí hoy; es un texto merecedor de ser leído y releído. Hoy agradezco tener ante mí este “canto a la vida”.
    Un abrazo con lazos de suerte, Mercedes

Dejar una respuesta