Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. PODER (Salvador Esteve)

Los hombres esperaban fuera de la habitación.  Arrodillado, el sacerdote rezaba.  En el interior, la partera y las mujeres que la ayudaban observaban incrédulas los sufrimientos de la futura madre, era primeriza, tenía el útero contraído, y el llevar  gemelos no ayudaba.  El dolor  de ingle y espalda eran fortísimos.  Los vómitos y temblores se alternaban con espeluznantes movimientos abdominales.  A través de la piel del vientre se veía el relieve de pies, cabezas y puños que cambiaban continuamente de posición.  La comadrona sabía que la mujer no sobreviviría al parto.  Ninguno de los fetos se situaba en posición de nacer.  Tras mucho esfuerzo una cabeza asomaba, exigía nacer.

Momentos después, el rey fue informado; su primogénito, y heredero al trono, había nacido.

En su aposento, la reina seguía batiéndose con la muerte mientras alumbraba a su segundo hijo, cuyo cuerpo, recubierto de sangre  de su madre y propia, reflejaba las marcas de la lucha y su derrota.

66 Respuestas

    1. Salvador Esteve

      Juan M., he intentado plasmar la lucha de dos hermanos por el poder en el seno materno, nacer primero para reinar. Como tú bien dices hay otras batallas, y más en aquellos tiempos; el propio nacimiento y el propio alumbramiento eran un riesgo en sí mismos. Muchas gracias por tu visita. Abrazos.

      1. Salvador, no tengas prisas para aclarar tu relato, deja que los lectores saquen sus conclusiones. Observaras las múltiples interpretaciones y disfrutarás. Por suerte tengo la costumbre de hacer mis comentarios sin leer los otros.

  1. calamanda

    M. Salvador, nos cuentas con claridad de imagenes, el alumbramiento; y esta mezcla de vida y muerte que relatas combatiendo su propia batalla. Suerte y saludos

    1. Salvador Esteve

      Jesús Alfonso, cierto, hay un paralelismo con Caín y Abel, los celos y el poder pueden inducir a grandes batallas. Muchas gracias por pasarte y comentar. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Patricia, has captado perfectamente la época donde se desarrolla el relato, y Ken Follett me encanta. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      luis, a estas dos historias podríamos añadir la de la madre por sobrevivir al parto, no es fácil ser campo de batalla de tus dos futuros hijos. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos y suerte también para ti.

  2. Salvador, me estáis dejando exhausto. Después de leer el 16 y el 17 (de Paloma y Patricia) ahora esto. Vamos que me quedo… En fin, vas y dices, así, como si nada: “… y su derrota” y te quedas tan ancho. Eso para terminar…
    Vaya, tengo que descansar.
    Hasta luego

    1. Salvador Esteve

      Inés, la lucha real era por ser el primogénito y heredar, y no quiero que te quedes triste. ¿Qué te parece si nos quedamos con un príncipe heredero, un “derrotado” infante y una reina y madre para educarlos en el amor y el respeto?, jajaja. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  3. Reve Llyn

    Me gusta cómo has enfocado el tema del mes, la forma de narrar que vas desplegando en el texto, y el final, dónde uno de los bebés no nace, porque no hay que olvidar que siempre hay perdedores.

    1. Salvador Esteve

      Evelyn, he de confesar que al escribir el relato en mi mente el segundo bebé nace herido pero vivo; así podrá preparar una futura venganza, jajaja. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  4. Mª Belén Mateos

    la lucha por la vida y el poder comienza en lecho materno.Triste batalla de hermanos, una sola corona.
    Buenas descripciones, buen ritmo. Me encanta esta original manera de tu apuesta para septiembre.
    un abrazo

    1. Salvador Esteve

      Mª Belén, en poco más de una línea has reflejado perfectamente la esencia del relato. Me alegra mucho que te haya parecido original. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Manuel, la lucha está implícita en nuestro ADN, en nuestro raciocinio está evitarla, aunque tienes razón, familias enteras se pelean por asuntos que vistos con perspectiva suelen ser nimiedades. Muchas gracias por tu visita. Abrazos.

  5. La Marca Amarilla

    Cruel relato, Salvador, pero muy bien llevado y con un mensaje claro!
    Enhorabuena!! 😉

    Ahora bien, en un caso real (no sé si se ha dado) de parto gemelar ¿quién sería el heredero al trono? A mi me dijeron que el que nace el último es el “mayor”… Nunca lo he consultado!

    Un saludo!!

    1. Salvador Esteve

      Miguel Ángel, me has creado una duda que creía no tener, pero nuestra amiga “Wiki” me ha confirmado que el primero en nacer sería el heredero. Y he leído algo que me ha parecido curioso aunque no sé si cierto: si esto pasara en la actualidad, y dado que la probabilidad de una cesárea en un parto gemelar es alta, el médico decidiría quién es el primogénito y por lo tanto heredero. Muchas gracias por tu visita y por tus palabras. Abrazos.

  6. J u a n P é r e z

    Hostilidad, Ira, Defensa // Ofensa. Desde el momento mismo de la concepción ( y dejo de lado basamentos celulares tocante a la genética que si los viésemos nos recluiríamos como dice El Santo Rosario en Una Torre de Marfil ) sufrimos el estigma del anatema por intereses, condenación a La Pugna y a naufragar en océanos de crúor. Me he deleitado leyendo y aguantando los embates de la percusión justo en la boca del estómago con tu estilo “upper cut” definitivo. Muchacho, todas las bienaventuranzas te deseo.
    J u a n, D e s d e U n R o b l e C u b i e r t o D e S a n g r e

    1. Salvador Esteve

      Juan, solemos decir que el poder corrompe, pero creo que la necesidad de poder es corrupción en sí misma. Este relato es una versión de otro más corto que escribí hace mucho tiempo, pero lo he endurecido con el sufrimiento de la madre y la socorrida sangre. Muchas gracias por tu visita y por tus amables palabras. Abrazos.

  7. Me has dejado con la boca abierta y ahora no la puedo cerrar. A ver qué digo yo mañana en el trabajo, a ver cómo cuento que tú tienes la culpa, que vi una lucha entre dos bebés por ser el heredero. Es impresionante, a dónde hay que enviarte el premio… Joder y yo aún con la boca abierta, la de moscas que me van a entrar.

    1. Salvador Esteve

      Lorenzo, aún me estoy riendo por tu chisposo comentario. Como sabemos, la realeza es precoz en todo, creo que se dijeron “dejémonos de futuras intrigas palaciegas y resolvamos esto aquí y ahora”, jajaja. Muchas gracias por tus generosas palabras. Abrazos.

  8. Rafa Heredero

    Maravilloso relato, Salvador. Me ha encantado la forma que has elegido de contar lo que es el poder, lo que se hace para conseguirlo sin reparar en nada más. Me gusta mucho ese «exigía nacer», así, ya, mandando desde el principio. Y todo lo demás está a su altura, empezando por el título y lo que consigues que imaginemos después de esa batalla.
    Suerte y saludos.

    1. Salvador Esteve

      Rafa, me alegra que te haya gustado, y me encanta que te hayas fijado en la frase que citas, ya que para mí es la que describe la parte más negativa de lo que significa el poder. “Exigir”, un pensamiento absolutista que las personas con poder creen tener. Muchas gracias por tu visita y por tus palabras. Abrazos.

  9. Otro magnífico relato lleno de fuerza. Potente imagen la que nos muestras y dolorosa realidad la que nos presentas. Todo junto una bomba que deja con la boca abierta al bueno de Lorenzo y alguno más (entre los que me incluyo). Mucha suerte 🙂

  10. Lo he leído acompañada de un silencio absoluto. No he oído ningún grito aterrador, ningún alarido que aderezara la imagen dolorosa y sangrienta que describías con tanto detalle de ese parto interminable. La imagen del sacerdote arrodillado rezando me ha envuelto en ese silencio expectante que necesitaba para descubrir el desenlace.
    Tras la batalla he sentido la necesidad de gritar….. ¡¡¡¡¡AAAAHHHHHH!!!!

    1. Salvador Esteve

      Concha, me siento halagado por tus palabras, pero qué más quisiera yo, intento compensar mi limitado conocimiento técnico con relatos que pienso pueden ser originales. Comentarios como el tuyo me motivan para seguir aprendiendo. Muchas gracias de nuevo. Abrazos.

  11. Virtudes Torres Losa

    Salvador, ¿cuál de estos gemelos sería el que vuelve de la guerra y cuál el que no sobrevive? (hablo comparándolos con los míos)
    No había leído este genial relato hasta hoy.
    Es duro, muy duro.
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Virtudes, hemos coincidido en reflejar la lucha entre hermanos, y el ser gemelos añade un plus de locura. En tu estupendo relato tus protagonistas luchan por el poder de otros, abanderando unas ideas que, seguramente, ni ellos comprenden. En éste, reflejo la ambición personal, pero a la postre, como en el tuyo, se critica la sinrazón y la barbarie que desde siempre hacemos gala los seres “humanos”. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  12. Dado el título y el desarrollo del relato a mi me sugiere que ya desde el nacimiento hay alguien que gana o digamos tiene el poder, sería el primero que nació y otro que pierde, sería el último que ya vino con las secuelas del difícil parto.
    La vida es una lucha desde que nacemos, muy buen relato.
    Saludos

    1. Salvador Esteve

      Asun, ciertamente, la lucha de estos hermanos ha empezado antes incluso de nacer, utilizando a su madre como campo de batalla. Me temo que les espera un futuro no precisamente de paz y armonía. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Beto, tienes toda la razón, la carta de presentación de este rey no promete nada bueno. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  13. ¡Qué narración más sublime! Las descripciones de la lucha de la vida y de la muerte de la reina refleja la dureza de la vida. No me extraña que fueras entre los elegidos el mes pasado. De toda sinceridad el micro me parece de los mejores que hayas escrito. Un abrazo,amigo,Sotirios.

    1. Salvador Esteve

      Sotirios, “sublime” es un calificativo demasiado grande, aunque agradezco enormemente tus palabras. Encantado como siempre por tu visita, y expectante por tu próximo relato. Muchas gracias y abrazos.

  14. dannielirazu@gmail.com

    Ambientas la escena y desarrollas la acción de forma adecuada para los fines que te propones. Utilizas palabras que absorben la atención del lector para alcanzar un climax que no es un final. El final: la derrota, es magnifico y concienzudamente preparado en los párrafos que lo preceden. Me ha gustado.
    Saludos.

  15. Debo aplaudir por lo menos dos cosas: el primer párrafo que es muy visual, hemos asistido a ese parto; de como dices sin decir que dentro del vientre de la madre ha habido una lucha fratricida por nacer primero. Y todo por la fuerza aclaratoria del título. Enhorabuena.

    1. Salvador Esteve

      En cuanto a tu primer comentario tienes toda la razón, confieso que me precipité, tomo buena nota de tu consejo. Y sí, Ximens, contaba con el título para dar fuerza a la idea y trama del relato. Muchas gracias por tu visita y tus palabras. Abrazos.

  16. María Cotero

    Cuentas tan bien los dolores de la madre que cualquiera diría que has parida, ja, ja. La verdad es que describes las escenas de forma excepcional. Un saludo.

    1. Salvador Esteve

      Juana, muchas gracias por tus palabras. Me alegra que te haya impactado, uno de mis objetivos era precisamente eso, que su lectura llegara con fuerza. Abrazos.

  17. Un relato con mucha fuerza, muy visual. Consigues una muy buena ambientación con apenas tres pinceladas: los hombres fuera de la habitación, el sacerdote rezando, y la escena del parto. Debo decir que en tu relato todo es acción y que más que leerlo, he visto la película.
    Suerte y abrazos

    1. Salvador Esteve

      Anna, te agradezco que hayas nombrado la ambientación del relato, ya que era importante situar la escena en el contexto correcto. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  18. María Ordóñez

    Felicidades Salvador. Me has hecho agradecer los tiempos que vivimos, en que una simple cesárea evita el desastroso fin de la madre y el hijo que ya no pudo ser rey. Una batalla por el poder, desde el vientre materno. Magnífico. Un abrazo!

  19. Salvador Esteve

    María, razón tienes, el peligro latente por concebir no tiene tanto sentido en la actualidad, afortunadamente. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

Dejar una respuesta