Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

(Q. U. 8) DE BERLÍN A URUEÑA

uru16Nuestra amiga Anabel nos sorprendió exigiendo, para comer, huevos fritos con patatas en la terraza de un restaurante de Berlín. Era agosto.

Evidentemente no hablaban castellano ni tenían aceite de oliva. Y comió salchichas como todos.

Dejaba en entredicho, frecuentemente, haber conseguido su título universitario sin ayuda, conociendo su particular punto de vista del mundo. Mundo que, ahora, no rebasaba de su visera y sus gafas.

Especialmente Juan disfrutaba de aquel dialecto tan particular que ella usaba. Decía no dormir bien por que añoraba su “ahumada”.

Cuando algo no merecía su aprobación era más malo que “El Diablo”.

Y, así,  muchos otros conceptos extraños que provocaban miradas cruzadas entre guiños. Aunque lo que a todos más nos marcó fue su visión esteparia: “Amplia es Castilla”,  declamaba, cuando veía mecer las mieses llegando a  Tierra de Campos.

4 Respuestas

  1. Susana Revuelta

    La mujer al menos lo intentaba, jaja. A mí la expresión ancha es castilla es que me encanta, y su significado más.
    Un beso, Ricardo.

  2. Ricardo

    A nosotros nos encantaba su candidez al expresarse, era casi como un juglar del siglo XX. El relato está basado en hechos reales, evidentemente. Recuerdo perfectamente la cara del camarero berlinés.
    Gracias, Susana. Otro beso para ti.

  3. Mel

    Sí, imagino que cada uno (y cada familia tiene su propia jerga). Me ha recordado a un viaje por Munich donde el dueño, al oirnos hablar, nos trajo la carta en castellano (se la había traducido un camarero suyo que sabía algo de español) y nos preguntó a ver si estaba bien traducida, porque decía que los españoles se solían reir mucho, y a ver si era cosa de expresiones de estas…
    Casi nos dio un ataque de risa, ponía literalmente “pechos de pollas” que tachamos por un más acorde “pechugas de pollo”.
    Saludos Ricardo.

  4. María Ordóñez

    Juán, me devuelve la calma, saber que a ustedes les encantaba la candidez de Anabel… A mi me encanta su arrojo, porque hay quien se obnubila ante el reto y, claro, no avanza… Pero me encanta más que hayas tocado el tema. El uso tan particular que cada región o país le da a la lengua, da para mucho. Su diversidad entraña su riqueza y nos invita al humor y a la reflexión. Felicidades!

Dejar una respuesta