Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. REMEDIOS CONTRA LA MELANCOLÍA (Eduardo Iáñez)

Un día más, y ya va una semana, los tenía en la puerta a las cinco en punto. Los dos con sus educadas maneras, sus gestos pausados y sus miradas penetrantes. «Tomaremos un té», me ha dicho el mayor, trazando ante mí esos gestos incomprensibles. Pese a mi soledad desde que los obreros concluyeron la demolición, hoy no les he franqueado el paso. Estoy enfadada, lo reconozco: ayer se demoraron más de lo prudente y, tras echarme la puerta abajo, las tropas imperiales irrumpieron en el interior. Cierto que mis invitados rechazaron el ataque empuñando sus espadas láser, pero esta mañana me he topado en el baño con un ewok usando mi bidé. Y hasta ahí podíamos llegar.
Confinada en el reducto de esta amplia caseta a la que aún tengo derecho por contrato, ahora comprendo que no debería haber curado mis ataques de melancolía proyectando esas películas de juventud sobre los escombros de la sala contigua. No porque me vea obligada a atender a invitados como los de esta semana, ojalá todo fuera eso. Es que no soporto la incertidumbre de no saber cuándo, cómo ni dónde le dará por aparecer a la niña de El exorcista.

33 Respuestas

  1. María José

    Te comprendo muy bien.No sé si será el otoño, pero la melancolía y la incertidumbre también me asaltan.Me gusta muchísimo el relato, fácil de leer, fácil de imaginar. Bueno,es que me encanta el cine.Un saludo y felicidades.

    1. Eduardo Iáñez

      Gracias, María José. No sabes cómo me alegra que me digas que es fácil de leer, fácil de imaginar: no siempre lo consigo (a veces, ni siquiera cuando lo intento). Gracias.
      Un saludo.

  2. Ana Tomas Garcia

    Toma castaña, pues mejor que tarde en aparecer porque no suelen ser muy corteses sus visitas. Eso pasa porque nos dejamos llevar por las emociones y no pensamos primero lo que hacemos, ains. Un abrazo.

    1. Eduardo Iáñez

      Sí, Ana, llevas razón. Las cosas hay que pensárselas, no dejarse llevar por arrebatos, y menos de melancolía. Me temo que de eso se va aprovechar, muy descortésmente, como señalas, la niña de ‘El exorcista’.
      Un abrazo también para ti.

  3. Combatir la melancolía es algo frecuente, pero a lo mejor es un error, porque es un estado más. La euforia tampoco es buena y sin embargo se busca. El cine es el mejor compañero (no remedio) para esos estados. Pero la niña del exorcista, por favor, que no aparezca, que entonces pasaré de lo primero a la angustia gástrica…
    Bueno, Eduardo, muy bueno.
    Un saludo
    JM

    1. Eduardo Iáñez

      Gracias por pasarte y por tus palabras, JM. Y sí, llevas razón, quizá no haya que convertir el cine en un remedio, sino en un compañero… Lo que sucede es que, como todo arte, ¡nos parece tan real lo que nos propone! Eso de vivir otras vidas… pero no, ¡la de la niña de ‘El exorcista’, no, por favor!
      Saludos.

    1. Eduardo Iáñez

      Pues sí, Mª Jesús, un cobardica. Lo confieso. A mí, que siempre he disfrutado con las (buenas) pelis de terror, aún sigue costándome volver a ver ‘El exorcista’.
      Y yo no sé a ti y a los demás entecianos, pero a mí no es la niña en sí, los descoyuntamientos, los saltos o los vómitos lo que me echa para atrás. Lo que todavía hoy me encoge el corazón son la voz y las palabras. Frases como “¿Has visto lo que hace la guarra de tu hija?”, “La cerda es mía” (que ha salido por estas páginas) y, sobre todo, “Está con Nos” (cuando se refiere a la madre del cura, ya muerta)… ufff, me ponen una cosa en el estómago… Vamos, que ya lo he dicho: que cuando he vuelto a verla, he tenido que rondar el mueble de los DVD durante días hasta decidirme. En serio.
      Ya ves, lo has clavado: un cobardica.
      Besos.

    1. Eduardo Iáñez

      Vaya, Calamanda, me alegra muchísimo que me digas que las situaciones del relato se visualizan claramente. Fue a ese aspecto precisamente al que tuve que darle un par de vueltas hasta que el relato quedó como lo has leído.
      Como siempre, te agradezco tu visita y tus comentarios.
      Un saludo.

    1. Eduardo Iáñez

      Ay, sí que sí, Alejandro. Tiempos de sabor de cine de verdad, como los que retrata ‘Cinema Paradiso’ o ‘La rosa púrpura de El Cairo’. Todo era mágico, como propongo en este relato mensual, y como tú muy bien has visto. Y la caseta de proyección, un sancta sanctorum hacia donde yo creo que todos los niños mirábamos con envidia.
      Por eso en mi relato, creo, los personajes que lo pueblan son un poco lo de menos; lo importante es cómo redime, cómo salva, cómo transforma el cine: ¡hasta ‘La violetera’! Claro que sí. (¡Lástima que no podamos rebobinar, como alguno ha osado hacer en su relato del mes!)
      Un fuerte abrazo.

    1. Eduardo Iáñez

      Curiosa asociación, amigo Loren, pero llevas (como siempre) toda la razón: proyectar con el cinexín era como hacerlo sobre escombros. Y que lográsemos distinguir ahí algo, todo un milagro. (Por cierto, quien tenía un cinexín era primo hermano de Dios: yo no conseguí que sus Majestades de Oriente se retratasen.)
      Gracias por tus comentarios. Un abrazo.

    1. Eduardo Iáñez

      No me extraña, Isabel. También a mí me pondría de los nervios saber que la niña de El exorcista’ va a aparecer… Aunque, como han dicho por aquí, lo peor es la incertidumbre, la duda de si lo hará o no, cuándo y dónde. De susto.
      Gracias por pasarte. Saludos.

    1. Eduardo Iáñez

      Gracias, Concha. Ciertamente he querido revestir de forma divertida este homenaje al cine, refugio de tantos melancólicos.
      Muchas gracias por pasarte y por dejar aquí estas palabras.

  4. Ana Fúster

    Precioso título, y muy cierto: el cine es un gran remedio para la melancolía y otros muchos males, así que tu protagonista está bien acompañada. Que no se preocupe por el ewok en el bidé, lo malo es que hubiese sido un gremlin, ahora que lo de la niña de El Exorcista ya da más yuyu, menos mal que tiene a los caballeros Jedi para protegerla. Besos y suerte.

    1. Eduardo Iáñez

      Ana, muchas gracias por tus deseos de suerte para este micro cuya protagonista, como señalas, está bien acompañada. Y aunque ciertamente da yuyu, seguro que ese desazonante sentimiento de terror que le va ganando el corazón le hace sentirse viva. Seguro.
      Gracias por tu visita. (Soberbio, envidiable tu micro de este mes.)
      Besos.

  5. Ángel Saiz Mora

    Nada mejor para combatir la melancolía que la literatura o el cine. Dejar volar la imaginación contribuye a dar tiempo al cuerpo para que fabrique toxinas antitristeza. ¿La niña del exorcista? Hay mucha leyenda, pero seguro que una tarde con ella sería la mar de entretenida.
    Suerte para este relato con tintes tragicómicos.
    Un saludo

    1. Eduardo Iáñez

      Totalmente de acuerdo,Ángel: literatura o cine. O música. O literatura y cine y música. Y amigos y una buena conversación, tras una buena comida, por ejemplo. Y, si tiene una conversación interesante y, como Karen Blixen (alias Isak Dinesen) en ‘Lejos de África’, sabe contar historias…, ¿por qué no también la niña de ‘El exorcista’? ¡Pues claro que sí! ¡Si es que por tus labios no salen nada más que verdades, Ángel!
      Saludos.

  6. Salvador Esteve

    Eduardo, me encanta el cine, y no veo mejor remedio para la tristeza que impregnarse de sentimientos y emociones que las películas proyectan como un espejo hacia nosotros. Te confieso que soy incapaz de ver una película de miedo sin cerrar los ojos, entre ellas, por supuesto, El exorcista. Me ha gustado mucho tu relato, que, por cierto, también es un remedio para la melancolía. Abrazos.

    1. Eduardo Iáñez

      Salva, yo creo que, en efecto, cualquier persona con emociones y sentimientos, y con ganas de descubrirlos en los demás y de mostrar los suyos propios, no puede sino amar el cine. Y la música, y la literatura, y todas las artes.
      ¿El miedo? No deja de ser una emoción más –no en balde en literatura aparece con los primeros románticos. Y aunque cuando éramos más jóvenes quizá nos recreásemos algo más en él, no por eso ahora dejamos de reverenciarlo. Porque nos sentimos en el miedo, ante el miedo, como ante tantos otros sentimientos.
      Muchas gracias por pasarte e invitarnos a estas reflexiones.
      Saludos.

    1. Eduardo Iáñez

      Muchas gracias, Mª Belén. No sé si será “genial”, como dices; me conformo con que te haya despertado esas dos emociones contrapuestas, esa sonrisa y ese escalofrío.
      Un abrazo.

  7. Pues que bien que has aunado la nostalgia con esa época del cine y que bien que nos has explicado esa causa-efecto que hace del relato un pequeña joya que sorprende e invita a releer. Un abrazo y suerte 🙂

    1. Eduardo Iáñez

      Cómo me alegra lo que dices sobre el haber aunado la nostalgia con nuestra experiencia del cine, trasladándola a la historia que traza este relato.
      Gracias, como siempre, Juan Antonio, por tu visita y por tus palabras.
      Un saludo.

  8. Reve Llyn

    Eduardo, me ha encantado tu relato; es meláncolico, supuran realismo mágico, y tiene un puntito de miedo que hace estar alerta. Gracias por regalárnoslo.

      1. Eduardo Iáñez

        Muchas gracias, Evelyn. Me alegra que te haya gustado y que confieses ese puntito (creo yo que cómico) de miedo. Sí que es cierto que la melancolía está ahí muy presente, como homenaje a lo que fue el cine, al acto de ir a la sala, con su liturgia de amistad, de descubrimiento, de expectativa raras veces frustrada… Hoy me parece que ir al cine es otra cosa. Y la nostalgia me llevó a este relato.
        Saludos.

  9. Si en ocasiones el fin de la película entristece, da rabia que se acaba, que no continúe, debe ser terrible que para tu protagonista que ha vivido dentro del cine que ahora todo sea escombros, un auténtico final. No me extraña que se le presenten los personajes en su casa y que tema la llegada de la niña, después de haber pasado por su vida Terminator.

    1. Eduardo Iáñez

      Sí, Javier: terrible. Todo final lo es, qué duda cabe, pero más el de ese refugio que han sido, que siempre son ‘nuestras’ películas. De ahí este melancólico homenaje a lo que fue el cine y (me parece) ya no es.
      Gracias por pasarte, amigo.
      Un abrazo.

Dejar una respuesta