Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

114. Salvaje (María Rojas)

Hay días en que amanece de malas pulgas y bravucón, gruñe, marcando su privacidad. Lo entendemos. Pasó parte de la infancia entre un grupo de ultras. Sin embargo hace meritorios esfuerzos por superarlo, lo noto cuando me sigue, protegiendo mi sombra. A mi mujer la mira torcido, pero es que siendo un adolescente, en una feroz pelea callejera perdió el ojo izquierdo. Pero cuando ella se mete en sus fogosos ejercicios de baile, se echa a su lado, llevando el ritmo con la cola. Al llegar los niños del colegio, corre todo lo que dan sus patas y los lame cuan largos y anchos son. Aunque, para no perder su condición de malevo, les arranca con mordisquitos cariñosos los trozos de galletas que ellos le dejan en los bolsillos. Las noches oscuras sube a la azotea y, nostálgico, lanza lastimeros aullidos, llamando a sus parientes lobunos.

13 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, María.
    Un perro lobo que arrastra un pasado muy oscuro e indeseado que trata de superar, que, de hecho supera, con el comportamiento que nos describes, sus malas pulgas (una expresión muy afortunada). Es un perro tierno, travieso y con sus prontos, nada monocorde, como somos la mayoría de los humanos. Y siente esa nostalgia de la patria adonde verdaderamente pertenece, la de los orígenes, la de la infancia en la noche de los tiempos con sus parientes lobunos. Esto es lo que creo que subyace en tu texto, cuajado de otras frases muy potentes. En definitiva, que me gusta mucho tu propuesta, amiga visible, para la que voy a cantar una isa, ya la estoy cantando en tu honor y el de tu tierra. Un beso.

  2. Ángel Saiz Mora

    Una manada de lobos, organizados para atacar con fiereza a una presa, puede ser muy ultra, lo que no quiere decir que un miembro de ella no pueda adaptarse a vivir en una familia humana, a aportar como mascota lo mismo que harían sus primos los canes. Sólo que, superada la necesidad de ser agresivo para subsistir, con todas las necesidades cubiertas y arropado con cariño, quizá resulte inevitable que aflore alguna reminiscencia de ese pasado al que alude el título con una palabra. Es de imaginar la molestia y el temor de los vecinos ante los aullidos nocturnos, pero no todo puede ser perfecto. Un relato que juega bien con la adaptación de un medio a otro.
    Un abrazo, María. Suerte

  3. Justamente eso, el no poder sacudirse lo salvaje ni del cuerpo ni del alma, es lo que hace que este perro con tanta historia se haga querer. Y llorar en la azotea de vez en cuando, llamando a sus parientes lobunos, es el pequeño precio que paga por ese amor y felicidad.

    Me encantó tu “Salvaje”, MARÍA.

    Cariños,
    Mariángeles

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Pues esperemos, por el bien de la familia, que esos resabios de vida anterior que parecen quedar en su mascota no salgan a relucir más que en algunas noches oscuras y en su añoranza. Me da que, en demasiadas ocasiones, la parte salvaje y animal de los que consideramos como a uno más no deben obviarse. Enhorabuena, maría. Suerte y un saludo.

  5. J u a n P é r e z

    Tanto los humanos, como los demás seres vivos, no nos desprendemos jamás de el asilvestramiento primero. Mi carácter cimarrón hace que vea muchas posibilidades terroríficas en la evolución de este canis lupus; no obstante yo, sin querer, siempre acudo a otilar a La Luna Llena.Me siento identificado como macho alfa que soy de mi manada, con el protagonista de la fauna de tu microrrelato. En fin, voy a confesar: ¡¡¡No deseo desprenderme de mi doppelgänger agreste nunca!!! ¡¡¡¡Que San Francisco de Asís aliente mi instinto primordial, Mi Don todavía!!!! De otro lado, M a r í a , aunque fugaz como lo mágico, no me defraudaste cuando te conocí en la capital de España. Por eso, te vuelvo a mandar miles de besos.¡¡¡¡¡¡¡ S í !!!!!!!

  6. María Jesús Briones

    María, la magia de tus letras llega hasta los lobos para hacerlos casi humanos. Es lo que me ha sugerido este simpático ejemplar canino que nos has presentado.
    Como siempre,¡Bravo-isimo!.
    Besitos virtuales a raudales.

  7. El que lobo nace lobo muere por mucho que le pongamos ropita. Bueno, es un decir, aquí nos cuentas unas escenas creíbles y a mi sobre todo me gusta que se sepa que lo que somos es la suma de los genes, la infancia que has tenido y el estado actual. Suerte, María.

  8. Salvador Esteve

    Un perro salvaje cuyos instintos pugnan por salir a la superficie, pero el cariño de ahora su manada logra dar cierto equilibrio a su vida. Muy bueno, María. Abrazos y suerte.

  9. María Rojas

    A todos, muchas gracias por comentar sobre mis letras.
    Me gustaría contestarles uno a uno, pero el tiempo no me lo permite. Tengo que leerlos.

    Abrazos mil.

Dejar una respuesta