Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

20. Una duda razonable

Yo tengo un gato y un perro. En un alarde de ingenio, le llamé Perro al gato y al perro Gato, pero cuando llamaba a Perro venía el perro y cuando llamaba al gato venía Gato. Llegué a ir a un etólogo, pero nada.

De repente, cuando llamaba a Gato venían el perro y el gato, y cuando llamaba a Perro, lo mismo.

Ya me había hecho a la costumbre, pero volvimos al principio, si llamaba a Gato venía el gato y si llamaba a Perro venía el perro.

Al tiempo todo se enloqueció, y si llamaba a Perro igual venía el gato que el perro y si llamaba a Gato seguían siendo imprevisibles.

Luego, probé a llamar a Perro y Gato a la vez, pero solo venía el perro o el gato, me miraba unos segundos y se iba.

Más tarde, cuando llamaba a Gato, igual oía por la casa un maullido que un ladrido, pero nadie venía, y si llamaba a Perro la cosa no cambiaba.

Ahora, cuando llamo a Perro o Gato, ni se oye nada ni aparece ninguno.

Ya he decidido cambiar al etólogo por el psicólogo, para mí, por si me pasa algo raro.

 

51 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Creo que llegas tarde para poder curarte sin medicación. Yo iría directamente al psiquiatra. Espléndido gatimatías el que nos presentas en medio de una gran canfusión. Muy ingenioso, Javier. Un saludo y suerte (con tus problemas).

    1. javier palanca

      Tranquilo, Jesús, ya me han recetado una azul, una rosa y una verde. Supongo que todo se normalizará.
      Gracias por ver cierto ingenio donde no hay más que una mente descontrolada.
      Saludos y abrazotes.

  2. Martín Zurita

    Hola, Javier.
    Vaya, gracias a ti sé lo que es un etólogo, vía diccionario, claro: un veterinario especializado en trastornos del comportamiento animal. Y puede que hasta hayas inventado un nuevo género literario con este espléndido estirar el chicle, que a mí me gusta decir para denominar al nudo o núcleo de un texto narrativo. No sé lo que has hecho, cómo calificarlo; pero lo has hecho de maravilla, a mi entender. Me lo he pasado en grande leyéndote. Mi muy muy enhorabuena acompañada de un abrazote.

    1. javier palanca

      Que bueno, Martín, que te lo hayas pasado bien y me lances algunos comentarios que me alegran el día. Conectar con el lector siempre es un reto.
      Mis abrazotes a tu amabilidad.

  3. Hola Javier. Pues la verdad es que tu duda hace dudar bastante de todo el embrollo en que has metido a tu personaje; menos mal que existen etólogos, psicólogos y demás logos para estas situaciones. Ya nos contarás como se resuelve 😉 porque la intriga está servida.

    Un saludo.

  4. J u a n P é r e z

    ¡ ¡ ¡ J a v i ! ! ! : ¡¡¡¡¡¡¡ De Órdago !!!!!!! Me dice mi hija pequeña, desde el salón: “Papá, ¿Qué te pasa?” Digo : “¡Nada, que estoy leyendo un microrrelato buenísimo!” Y es que la chiquilla estaba extrañada porque no oía más que risas desde el otro lado. Te cuento esto para que sepas lo increíblemente que me ha gustado. Es pura entelequia y digno del mejor Gómez de La Serna, Jardiel Poncela y sobre todo -uno de mis predilectos- Miguel Mihura. Estoy convencido, eres tan bueno como Kevin Spacey en “K-Pax” (una de mis pelis de alienígenas favorita) Encima me imagino al frenólogo tratando un caso galopante de absoluto buen humor y disfruto todavía más. De hecho, voy a leerlo durante todo el bimestre varias veces, porque brilla muchísimo. Es cierto, es del tipo de literatura que alabo, y por mí, ya votaría pero con varias chisteras sobre mi cabeza, por su innegable triunfo. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Gracias por semejante muestra de talento y originalidad!!!!!!!!!!! Un Abrazo de Hecatónquiro. J u a n, C h i f l a d o .

    1. javier palanca

      ¡¡¡Juan!!! que chulo lo que me cuentas de tu hija, porque esa risa tenía que oirse y eso es algo que me deja anonadado, porque yo esperaba unas sonrisas, pero no tanto.
      No necesito más triunfo que comentarios como el tuyo: Mi relato ha provocado una situación real en una casa familiar como la tuya.
      Y no se entienda como orgullo sino como puro placer.
      Abrazotes, y mira si hay conejos, perros o gatos en las chisteras.

    1. javier palanca

      Que estupendo, Yolanda, lo que me dices. Si has despedido el día con una risa o sonrisa gracias a mi cuento ya me doy por pagado. La verdad es que yo también me he divertido mientras lo escribía.
      Unos besos enormes.

  5. Ángel Saiz Mora

    Beethoven combinó cuatro notas para crear una sinfonía. A partir de cuatro palabras: “gato”, “perro”, “etólogo” y “psicólogo”, tú has compuesto un relato de enredo muy divertido, en el que se nos transmiten las peripecias del protagonista, ese galimatías que le hace preguntarse al final si está bien de la cabeza, una duda de lo más razonable.
    Un relato con muy buena pinta, para el que te deseo suerte y te mando un abrazo grande, amigo Javier

    1. javier palanca

      Ángel, me encanta que comentes lo de las cuatro palabras porque era el reto del relato. A veces puede parecer que no está pensado, pero tú lo has visto. Se me ocurrió y fue un reto. Ver que te ha gustado me hace pensar que por lo menos en parte lo conseguí.
      Gracias, amigo, y un abrazo más grande para ti.

  6. José Martínez Moreno

    No me queda claro si el etólogo se llamaba Gato y el psicólogo Perro o al revés. 😉 En todo caso, un micro muy original y divertido. Yo, que escribo también cosas de humor, aprecio especialmente esta clase de relatos. Enhorabuena y suerte.

    1. javier palanca

      Gracias, José, yo ahora tampoco tengo nada claro, pero si te ha divertido un tanto, pues no veas como me alegro.

      Abrazotes

  7. Inés Z. López

    Jajajaja me he reído de principio a fin, y he aprendido una nueva palabra: etólogo. Qué más puedo pedir?
    Un abrazo, Javier y feliz año

    1. javier palanca

      Hola, Inés. Mi única pretensión era que supierais lo que es un etólogo, pero si además te has reido ¿Qué más puedo pedir?
      Más abrazos y también feliz año para ti.
      PD: No soy etólogo ni conozco a ninguno, pero se que existen por casualidad.

    1. javier palanca

      Pues nada, Edita, vamos a ver si nos hace un buen descuento.
      Me alegra te haya hecho gracia. Y sí, claro que está pensado para ser una especie de contramicrorrelato ya que lo normal es intentar no repetir palabras.

      Un beso

  8. Genial relato embrollado como él solo. Me ha gustado mucho y me he divertido un montón tratando de imaginar la escena y esa cara cada vez más triste del dueño de los dos animalitos al ver su incansable fracaso. Ya solo faltaba descubrir que encima eran imaginarios… Mucha suerte Javier.

    Saludos.

    1. javier palanca

      Que te hayas divertido, Maribel, no es poca cosa para mí. Eso sí, lo que más me gusta es que hayas sacado una conclusión que espero no sea la única porque pretendía que hubiera varias.
      Un abrazo y gracias por tu agradable comentario.

  9. María José Viz Blanco

    Mi particular interpretación de tu divertido texto, Javier es: ¿por qué llamar de una única manera a las cosas, animales o personas? Hago una lectura basada en la falta de identidad, la desconexión entre cómo nos llaman o nos ven los demás y lo que sentimos realmente… Espero no resultar demasiado enrevesada. Ya sabes, cada lector ve algo distinto en un mismo texto. En lo que coincido con todos es que es hilarante y nos viene bien, siempre, una sonrisa o una risa, provocada por una buena lectura.
    Un abrazo.

  10. javier palanca

    María José, en absoluto enrevesada, una lectura dentro de las posibles. Aparte de crear un micro que pudiera parecer algo original y que fuera divertido también esperaba que se viera entre sus lineas algo más. Ya me han dicho alguna otra interpretación, y en mi cabeza loca hay más.
    Me has hecho recordar a Umberto Eco, que tal vez entre otras cosas nos decía eso, que por más que le cambiemos el nombre a la rosa no dejará de ser lo que es.
    Me alegro de haberte sacado una sonrisa y a la vez que el texto te haya susurrado algún pensamiento.

    Gracias con besos y abrazos

    1. javier palanca

      Bueno, bueno, Juan Antonio, esto si que no lo esperaba, traerle a alguien recuerdos de ese tipo, supongo que entrañables.
      Gracias y muchos abrazos.

  11. Ana Fúster

    Además de la parte divertida, que la tiene y mucho, a mí me dice que las palabras crean mundo hasta el punto de que al veces, cuando queremos cambiar ese mundo que tenemos enquistado, no basta con cambiar las palabras. No sé si me explico, la verdad. Besos y suerte.

    1. javier palanca

      Ana, tú si te explicas, pero yo no te entiendo. Es broma. Aunque al quiste le llamemos pepitoria no deja de ser lo que es,y si queremos salir airosos no es tan fácil. Y no se ahora si yo me explico.
      Gracias y un besazo

    1. javier palanca

      Gracias, Calamanda, por tu amable comentario. Me encanta que te parezca bien construido porque a ello dedicamos mucho tiempo aunque no se lo parezca a los que no escriben micros.

      Un abrazo

    1. javier palanca

      Como negar, Ana, que uno de los objetivos del micro era que resultara divertido. Según me dices, para tí lo ha sido, osea que, encantado.

      Besetes y gracias

  12. Javier, no estoy de acuerdo con todos los compis que dicen que si tal, que si cual. A mi no me ha gustado nada, media hora leyendo despacio para encontrar la solución del enigma y nada.
    Luego, lo he ido escribiendo en cuartillas y nada.
    Un abrazo, me he tomado la pastilla azul que tenía, a ver si me hace efec……………………………….

  13. javier palanca

    Estoy de acuerdo, Epifisis, a mí tampoco me gusta ni recuerdo haberlo escrito. Llevo días releyéndolo y buscándole la gracia que dicen unos y el sentido que le sacan otros, pero me hago el loco (¿me lo hago?) y les contesto amablemente tras tomarme la pastilla roja.
    Abrazotes

  14. MªBelén

    Una locura de texto, de ir y venir o no aparecer, de llamar a pares, de maullidos que son ladridos…
    Creo que todos deberíamos ir a un psicólogo o a un etólogo después de leer tu divertido y genial relato.

    Un abrazo grande Javier.

    1. javier palanca

      Gracias, Mª Belén. Yo directamente me voy al etólogo, que todavía no lo he probado y tal vez haya sorpresas.

      Mil besetes, amiga.

  15. Qué divertido relato, Javier. Me he reído con ganas. Es cierto que las palabras tienen el poder de cambiar las cosas y quizás era eso lo que pretendía tu personaje, más allá de la broma, crear otra realidad en la que gato y perro, Perro y Gato, fueran distintos e iguales. No sé? Ahí lo dejo.
    Suerte y abrazo

  16. javier palanca

    Gracias, Anna, me alegra te haya divertido. Y sí, una de las intenciones era que cada cual pensara sobre la importancia del nombre de las cosas. También sobre la relación con los animales y otras cosillas.
    Besos

  17. María Jesús Briones

    Ingenioso enrevesado de nombres con el que has construido un delirante monólogo, “canfelino” o “felinocán” que nos ha producido la carcajada.
    Suerte y ánimo para seguir creando genialidades como ésta.

Dejar una respuesta