Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

01. LA OXITOCINA Y OTROS EFLUVIOS DE EFECTO INVERNADERO

La plataforma ha sido revisada completamente. Se ha comprobado el funcionamiento correcto de la maquinaria, desde la manguera de inyección del perforador hasta la última bomba de lodos. Se han esterilizado las dependencias y todas las zona auxiliares. Después de examinar las condiciones ambientales dominantes en la planta y las exploraciones médicas de todos los operarios, el equipo de científicos que llegó la semana pasada ha presentado su informe. Al parecer, no se han obtenido resultados que parezcan muy esclarecedores.

Yo solo soy un simple técnico de instalaciones, pero podría asegurar que no habrá epidemias. Dudo de esos “síntomas causados por el metano desprendido en el dragado de la placa oceánica” y desconfío de “los efectos de la presencia de sustancias volátiles en la extracción del crudo” como diagnóstico. Admito que ocurren hechos sorprendentes. Es cierto que Carlos López camina sobre las aguas cada atardecer mientras recita a Machado, y que Matías, el bombero de emergencias, puede alcanzar la cubierta 4 de un vuelo en cuanto se lo propone. Pero yo sé, a ciencia cierta, que lo único que les ocurre a ambos es que pasan mucho tiempo juntos. Mucho.

7 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    No podemos obviar el soporte que nos sustenta: el cuerpo como organismo orgánico, sujeto a procesos químicos. Ante diferentes estímulos la maquinaria reacciona. Eso es lo objetivo y comprobable. Pero existe algo difícil de medir, capaz de segregar placer y lograr lo impensable, con consecuencias en lo físico, pero más propio del terreno espiritual, o del corazón, como queramos decirlo.
    No hay ninguna fórmula en la que se pueda reproducir, calibrar o retener eso de «el amor mueve montañas», es también el mayor y mejor generador de felicidad que pueda imaginarse.
    Contar sin decir en un relato, dar a entender de manera elegante e indirecta, es todo un arte que aquí se da con creces.
    Un abrazo, Juan, y gracias por seguir haciendo posible esta gran familia.

Dejar una respuesta