Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

06. LOS ÚLTIMOS MOHICANOS (Paloma Casado)

–Cuando yo tenía tus años existían cuatro estaciones diferentes. En invierno…

–Ya empezamos –interrumpe mi nieta con fastidio sin levantar los ojos del videojuego–

Hasta mí llegan los reflejos rosados de la pantalla que reclama todo su interés. Salgo al descansillo de la planta y encuentro a Víctor apoyado en la barandilla. Tiene más o menos mi edad y como yo, añora los viejos tiempos.

–Esta juventud, le digo, siente un desprecio absoluto por el pasado.

– A mí tampoco me escucha nadie, contesta.

Hemos compartido muchas conversaciones de crítica y nostalgia desde que la atmósfera se volvió tóxica y crearon este mundo artificial. Al menos, nosotros pudimos sobrevivir. Vemos acercarse a Roberto con gafas oscuras para protegerse de un sol imposible.

–¿Y esa reliquia? Le pregunto.

–Estoy hasta los cojones del omnipresente color. Prefiero verlo todo negro. Pensaron que una atmósfera rosa nos haría más pacíficos, que no habría contestación a su “mundo feliz” y acertaron –responde el viejo cascarrabias–.

–Yo creo que echan algo en el aire para atontarnos, digo.

–Sí, bromuro –bromea Víctor recordando un chiste viejo– ya estoy notando los efectos.

Reímos los tres. Los últimos “mohicanos” de una época perdida.

 

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Los últimos supervivientes de un mundo ya desaparecido tendrían mucho que contar, y quienes deberían escucharles mucho que aprender, para no caer de nuevo en los mismos errores. Una sociedad que ha perdido el respeto a los ancianos es una sociedad enferma. Esas personas de edad avanzada, que se sienten fuera de lugar, que pertenecen a una realidad que ya no existe, bien pudiéramos ser nosotros, nuestros hijos o los suyos, en un futuro apocalíptico al que parecemos abocados.
    Un relato imaginativo sobre un futuro impersonal, en el que, pese a todo, aún permanece un núcleo de resistencia y complicidad, ancianos que tienen a pensar que cualquier pasado fue mejor, y a quienes, en este caso, no se les puede discutir esa sensación.
    Un abrazo y suerte, Paloma

  2. Bea Porro

    Me gusta ese ambiente que has creado de complicidad y optimismo entre los más maduros del hogar y de cómo el humor siempre consigue enfrentarse a lo peor de la mejor manera, a pesar de ese mundo hostil y envenenado que parece insinuarse al otro lado de la puerta. Lo he disfrutado, Paloma, un saludo.

  3. Divertida crítica a un mundo feliz que se parece más al actual de lo que nos gustaría reconocer. Me parece una elección acertada el modo en que lo narras, a través del diálogo entre los tres ancianos, pues lo hace más creíble si cabe.
    Suerte y abrazo

  4. «Los últimos mohicanos» de «un mundo feliz» que para ellos, los ancianos que conversan, critican y añoran, decididamente, no lo es… Por lo menos ellos sobrevivieron, así de afortunado y así de terrible suena… La mezcla de distopía y cotidianidad hace de este micro algo muy atractivo… PALOMA, te felicito, me ha gustado, y mucho.

    Cariños,
    Mariángeles

Dejar una respuesta