Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

09. TEMPUS FUGIT (Susana Revuelta)

Fue apearse del taxi, subir a la habitación del hotel, contemplar desde la terraza el azul del Mediterráneo, abrir las maletas, ponerse las chanclas y el bañador, bajar corriendo a la playa, zambullirse en el agua… y de pronto invadirle esa deliciosa sensación de ingravidez que tantos meses llevaba esperando. Once, concretamente.

Después del chapuzón se tumbó sobre la toalla, dejándose arrullar por el vaivén de las olas. «Aah, todo agosto por delante», pensaba dichoso mientras cogía un puñado de arena y miraba cómo se escurría entre los dedos. Pero de repente sintió que la tierra se lo tragaba, como cuando se arremolina el agua en el sumidero o volteas un reloj de arena. Esto último se le ocurrió mientras era arrojado al otro lado; de pequeño se le hacía eterno mirar el hilillo cayendo, pero en aquel momento le pareció más breve que un parpadeo.

No fue hasta que su mujer encendió la luz de la mesilla y le dio un codazo ―«eh, despierta»— cuando comprendió abatido que el eco impreciso que le taladraba el cerebro era el despertador, que estaba en su cama de siempre y que eran las siete de la mañana del lunes uno de septiembre.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Matemáticamente el tiempo no varía, unos días no pueden ser más largos que otros, un minuto dura sesenta segundos, ni más ni menos, y así todo. Pero las circunstancias nos marcan y nuestro cerebro ve las cosas a su manera. El tiempo anhelado de unas vacaciones pasa demasiado rápido, además de llevar una angustia implícita, porque sabemos que es fugaz, como bien dice la cita latina del título. El timbrazo del despertador, una obligación tras otra, la rutina, esa es nuestra vida de verdad, lo otro más bien parece espejismo, un sueño, un deseo de libertad, como bien sabe tu protagonista y su subconsciente.
    Un personaje y una vivencia con la que es difícil no identificarse.
    Un abrazo y suerte, Susana

  2. Jope qué bien lo explicas, Ángel. Qué larga se hace la espera y qué corta la vivencia🤔
    Edita, sí, y sin irse tan lejos los lunes también son un poco eso.
    Nani, la pesadilla es que termina lo bieno en un pispás.
    Un abrazoo.

  3. El tiempo no sólo vuela- como bien reza el dicho en latín que titula el micro- también, como acertadamente dijo Einstein, «El tiempo es relativo»… ¡Y vaya si lo sabe este pobre hombre, tan cruelmente desengañado por el despertador! Por algo son tan lindos los sueños… Esa nítida vivencia del agua en la piel y la arena entre los dedos no tiene parangón, máxime cuando la realidad del despertador perforando los oídos un lunes a las siete de la mañana es tan, pero tan cruel (aquí en Argentina, más que en septiembre, se sufre en marzo…).

    Un micro con el que más de uno nos sentimos identificados.

    Felicidades, Susana, me encantó… 🙂

    Cariños,
    Mariángeles

  4. Qué duro es eso de volver a la rutina laboral, al despertador, a la vorágine que nos marcan los horarios y el tiempo . Una imagen de reloj de arena que acelera y nos genera esa extrañeza especial. Un texto genial que nos saca del sueño. Estupendísimo, Susana. Abrazos y suerte.

Dejar una respuesta