Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

25. EL MARCHANTE

Nadie pinta como él las puestas de sol. Sin embargo, sus pinceladas saturadas de bermellón resultan demasiado agresivas para los burgueses biempensantes, por eso le cuesta tanto vender sus óleos. Las deudas se le amontonan cuando llega al estudio un excéntrico personaje. Tras estudiar detenidamente los cuadros le hace una oferta irrenunciable. A partir de ahora comprará toda su obra a condición de que pinte sin firmar al estilo de antiguos artistas consagrados. Además, él será su exclusivo marchante.

Con el dinero que recibe puede ascender en la escala social, ser por fin “alguien”. Sin embargo, las exigencias de su cliente le sumen en una frustración que va en aumento. Entonces comienza a pintar en secreto autorretratos en los que da rienda suelta a su particular estilo y muestran el proceso de su decadencia. Su agotamiento le provoca una enfermedad que no tiene cura.

Todos los días va a visitarle el extraño hombre que le observa sentado al lado de su cama. Al fin, en el instante que exhala su último aliento, éste aproxima su boca para inhalarlo.

En la habitación retumba una carcajada. Otra alma con que alimentar las llamas del infierno.

1 Respuesta

  1. Ángel Saiz Mora

    Todo tiene un precio, eso lo sabemos todos, lo difícil es conocer cuándo la contrapartida es demasiado elevada o engañosa. Tu protagonista renunció a su esencia creativa que tal vez no le reportase nunca dividendos suficientes para subsistir, o sí, a cambio de comodidad material, una transacción que denigró su verdadero espíritu, o lo que es lo mismo: vendió su alma al diablo, consciente o inconscientemente. Belcebú solo tuvo que sentarse y esperar.
    Un relato que ilustra bien un dilema: La decisión de seguir el propio camino, aunque no esté nada claro; o, por el contrario, plegarse a una zona de confort, cómoda y segura, pero tal vez también mediocre y frustrante.
    Un abrazo y suerte, Paloma

Dejar una respuesta