Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

26. LA NORIA

No pude medir el diámetro de la eternidad en la que te mantenías, con esa expresión insondable sumida en la realidad de tu arrobamiento, mientras en mi interior los cristales de la angustia se fragmentaban en miles de gotas frías acuchillándome la esperanza.

«Soy fuerte», me decía a mi misma. Aunque en el fondo sé que es mentira y la mierda ya me está llegando al cuello, porque nunca acepté tu terrible enfermedad.

Al girar mi cabeza hacia la ventana, creí verla llegar junto a otros familiares y mi corazón se disparó. Si, es mamá, atravesando la alfombra de hojarasca que nos separó tan temprano, cuando aún no comprendía vuestra crisis sentimental. ¡Qué paradoja tan extraña! por un lado la lividez de papá y tú llena de vida, con esa dulzura infinita en tu mirada que me estremece.
Pero en este momento de absoluto júbilo, los fantasmas de mis miedos arañan con sus afiladas uñas un imposible reencuentro tantas veces imaginado en la soledad de mi cuarto.
Una enfermera nos susurra al oído que dejemos descansar al paciente, parece que mantiene las constantes vitales, entonces vuelvo a subirme a la noria de nuevo, ojalá todavía sea posible seguir montándome mañana.

16 Respuestas

  1. La enfermedad suele hacer milagros de ese tipo. Reencuentros, perdón y arrepentimiento, o, simplemente puede ser también la pose del que quiere aparentar que está afligido por el dolor,del que,en este caso, fue un día su esposo. La angustia de la protagonista de tu micro se duplica. Tiene miedo a perder al ser que ama y también se asusta por lo que pueda suceder cuando se miren, su padre y su madre.
    Parece que al señor no le ha parecido tan nefasta la presencia de la mujer, a juzgar por su evolución. La noria sigue girando mientras la vida continúe.
    Un bonito relato, Contado con palabras bellas y precisas.
    Feliz noche y muchos éxitos.

    1. Milagros Sánchez

      ¡Hola, Mercedes!
      Me satisface mucho que hayas hecho tan generosa y atenta lectura, pues muy poquito puedo añadir a tus palabras.
      Quizás haya suerte y la vida, el Ser Supremo o lo que cada persona crea, le de esa oportunidad a la protagonista que tanto desea, como ver la reconciliación de sus padres y disfrutar algún tiempo más de la compañía de su querido padre.
      De momento ha empezado a «lucir el sol» 🙂

      Mil gracias por animarte a comentar.
      Un abrazo y suerte 🙂

    1. Milagros Sánchez

      Un placer saludarte, María.
      También quiero expresarte mi gratitud, por dedicar parte de tu tiempo a la lectura de mi micro y expresarme tu valiosa opinión, que recibo encantada.
      Saludos y suerte. 🙂

  2. Ángel Saiz Mora

    Si alguien sufre en una relación rota son los hijos, víctimas de lo que pudo ser y no fue, o fue y se quebró. A menudo no somos conscientes que todo lo que existe está sometido al movimiento y nada se detiene. En ocasiones ese desplazamiento es circular, dándose la paradoja de que algo que parecía haberse marchado regresa, entonces decimos que la vida da muchas vueltas, de ahí la metáfora tan bien traída en tu relato de la noria. Nos cuesta aceptar los ciclos vitales, algo tan natural como la muerte, al tiempo que cultivamos afectos y nos apegamos a los sentimientos. La agonía de un padre nunca es fácil de sobrellevar. Al menos, ha traído consigo el regreso de una madre. Nada volverá a ser lo que una vez había sido, pero han vuelto a reunirse. Ante la muerte caen los ropajes y orgullos, nos volvemos sinceros, nos damos cuenta de que no debemos perder el tiempo con rodeos ni subterfugios.
    Un relato lleno de intimismo, en el que late la tristeza, pero es a la vez vitalista, con un lenguaje muy cuidado, que lleva a sentir las vivencias de la protagonista, una esperanza a la que no quiere renunciar a pesar de los traumas, de la cruda realidad a la que se está enfrentando.
    Un abrazo y suerte, Milagros

    1. Milagros Sánchez

      ¡Qué ilusión me hace recibir tu generoso e interesante comentario, querido amigo Ángel!

      Desgranas perfectamente el mensaje de fondo que late a lo largo de mis letras, que como muy bien has sabido desarrollar, la profunda crisis emocional, que sufren los hijos tras la separación de sus padres, resultando ser las víctimas de lo que pudo ser y no fue (tal y como tú lo expresas con claridad).
      Efectivamente también has dado en el clavo, cuando mencionas el perpetuo movimiento al que estamos sometidos, como parte de este Universo en constante transformación, por lo que todo se desplaza circularmente dando vueltas como en una «noria»= metáfora.
      Si, nos apegamos tanto a las cosas y personas, como sucede con la protagonista, que nos cuesta afrontar con serenidad, esos ciclos vitales, de los que también me hablas, apreciado Ángel, como por ejemplo la muerte de un ser querido.
      La madre, tal que una ráfaga de oxígeno, aparece en escena auxiliando a su hija en esos críticos momentos.
      Nada será igual, pero al fin se han podido volver a reunir, porque tal y como muy bien reflexionas, Ángel, ante la muerte caen los ropajes y orgullos, comprendiendo que de nada vale dicha envoltura y artificio. Solo perdemos el tiempo y esas pequeñas cosas que nos ofrece la vida ¡tan valiosas!

      Creo que tu lectura ha sido magnífica y estaría horas anotando tantas reflexiones y detalles tan ricos que con generosidad, me has regalado y los recibo ilusionada y muy agradecida.

      Un abrazo grande.

  3. Salvador Esteve

    La ruptura de una pareja puede hacer que los hijos pierdan la fe en la vida y se refugien en inseguridades para afrontar la realidad. La enfermedad del padre acelera que tu protagonista afronte sus miedos, pero no mengua el deseo del su reencuentro. Tal vez simplemente una mirada de cariño entre sus padres, un abrazo de apoyo ante el sufrimiento, le devuelva la fe perdida. Me ha gustado mucho, Milagros. Un abrazo y suerte.

    1. Milagros Sánchez

      Si, coincido contigo, la ruptura de una pareja suele traer consigo graves consecuencias.
      De acuerdo también, en que la enfermedad del padre ayuda a la hija en el proceso de afrontar sus miedos, sin que mengue el deseo del reencuentro familiar.
      Otro detalle que muy bien has observado, es lo beneficioso que resulta cualquiera de esas muestras de cariño, que mencionas, para animarla a recuperar esa fe perdida.

      También a mi, estimado Salvador, me ha gustado mucho tu penetrante mirada, en cuanto al mensaje de mi historia, por lo que te quedo muy agradecida.

      Un abrazo y suerte. 🙂

    2. Nos dejas un relato muy poético a pesar de los avatares por los que sufre tu protagonista. Me gusta mucho el título y volverlo a utilizar como colofón, un acierto total.
      Un cariñoso saludo y suerte.

      1. Milagros Sánchez

        Cierto, a pesar de todo la historia intenta mostrar esa cara amable. También te agradezco mucho tu observación tan certera en utilizar ese simbolismo para el título y el final.
        Un abrazo y suerte, Rosy.

  4. La proximidad de la muerte de un ser querido remueve todos los sentimientos. La protagonista ve llegar, esperanzada aun en su dolor, el reencuentro de sus padres.
    Intensa exploración psicológica y hermosa prosa.
    Felicidades y suerte.
    Besos.

  5. Milagros Sánchez

    Me alegra mucho, estimada Carmen, que te hayas fijado en ese «volcán» en erupción, que en todo momento, controla el flujo emocional de la protagonista, ante la proximidad de esa muerte.
    También está presente otra importante emoción: la esperanza depositada en el reencuentro familiar, a la que aludes.
    La profunda observación lectora que has realizado de mi texto, te ha llevado al propósito de mi mensaje: transmitir al lector la complejidad de esos sentimientos fundamentales en la conducta humana.
    Muchas gracias.
    Besos y suerte 🙂

  6. Milagros, tu protagonista se debate entre sentimientos dolorosos como la posible pérdida de su padre y la esperanza de que pueda superarlo y se reconcilie con su madre. Es como estar viviendo en una constante noria o montaña rusa.
    Muy poético tu relato, plagado de hermosas metáforas, para contar la historia.
    Te deseo mucha suerte.
    Besos apretados.

Dejar una respuesta