Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

30. La mosca (Susana Revuelta)

Podía haber tenido una muerte natural, sin sobresaltos, pero vete a saber cómo se desenredó de la telaraña de detrás del cabecero, no se desplomó en el parqué tras chocarse una y otra vez contra el cristal de la ventana, y logró más tarde esquivar el zapatillazo que la habría espachurrado en la pared.
Ya puestos, habría sido incluso preferible que saliera volando por el balcón para terminar estampada en un parachoques o engullida por una paloma. Cualquier cosa, lo que fuese, antes que caer en aquel plato de caldo humeante y agonizar escaldada entre fideos, trocitos de pollo y zanahoria mientras esperaba que unos labios rosas sorbieran la cuchara.

(Fuera de concurso)

20 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Hasta para ser mosca hay que tener suerte. Si hay que morir, que sea con dignidad, y no en una lenta agoníá de cocción, y lúego esquilmada por jugos gástricos. A veces, el coĺor rosa no es sinónímo de un múndo perfecto.
    Un relato sobre el final inevitable, que rara vez puede elegirse.
    Un abrazo de verano, Susana.
    Suerte

  2. Pablo Núñez

    Una gran aventura que lleva a una negra mosca hasta los labios rosa de un comensal de sopa. Una clase magistral de cómo llevar un micro, acompañado de zanahorias.
    Me ha encantado.
    Un beso, Susana.
    Pablo

Dejar una respuesta