Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

41 A DOMICILIO

Aquella gota colmaba el vaso, y no solo eso, hacía rebosar una palangana con la que, como si de un reloj se tratase, había escuchado pasar la noche segundo a segundo hasta que el insomnio la llevó a la cocina a vaciar también su desesperación gota a gota al comprobar su desaliñada imagen en bata, rebuscando en una caja de herramientas tan caótica como su propia existencia. Ante la duda de empuñar un alicate o descolgar el teléfono, optó por lo más sensato, y no tardó en presentarse un señor tan mal aliñado como ella, poco aseado igualmente y no menos desencantado de tener que emplear una mañana dominical apañando una gotera.

Desde la mesa de la cocina, ella lo miraba trabajar sin la habitual indiferencia, y él se sentía observado, tal vez deseado, y no queriendo verse sorprendido con los ojos puestos en aquellas piernas cruzadas que tenía frente a sí, cambiaba de postura y se secaba la frente de modo sugestivo, lo que ponía en alerta a su espía, que también descuidaba el escote sin el menor pudor.

Tras reparar la fuga del desagüe, ahora eran ellos los que sudaban gota a gota.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    A veces una avería, de forma paradójica, arregla otras. La necesidad mutua, el lenguaje visual y el momento propicio, todo unido, puede desencadenar un desenlace inesperado, el remedio a un par de vacíos que precisaban una reparación de urgencia.
    Tan sencillo como contundente y bien contado.
    Un abrazo y suerte, J.M.

Dejar una respuesta