Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. ADIÓS

Ya no volveré a caminar por la cresta de una alta duna al amanecer. No volveré a recorrer las callejas del zoco, entre sacos de especias de colores. Ni podré admirar, desde el vuelo de un globo, el latido oculto de la Tierra. Tampoco volveré a ver combarse el horizonte desde el más bello de los faros.

Perderme entre la bruma, escuchar la lluvia golpeando el asfalto, disfrutar las risas de los niños y adormecerme con el rumor del silencio. Nada de todo eso volverá.

Sólo puedo ya habitar tus ojos y sentir tu sonrisa leve, la tibieza de tu mano acariciando mi rostro y el susurro de tu adiós en la penumbra.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Dicen que el tacto es el último sentido que se pierde. De ahí que tu protagonista note una mano y, de forma leve, también una sonrisa y un adiós que es un susurro como despedida. Antes de ello, los últimos restos de conciencia son para recordar los viajes a países distintos y distantes, experiencias memorables en su vida, como también lo más cercano, que ya se antoja inviable: ir por la calle o escuchar la lluvia, en una suerte de despedida de todo ello.
    El título, que no puede estar mejor puesto, ya dice mucho y avanza casi todo. El relato no puede ser alegre, porque las despedidas nunca lo son. Al menos, el personaje tiene alguien que la quiere y se lo demuestra sin separarse de su lado.
    Un abrazo, Puri. Suerte. Y feliz año

  2. Puri Rodríguez

    Muchas gracias, querido amigo, por tu cariñoso comentario y tu reflexión, siempre certera y bien argumentada. Y como bien dices, el adiós, salvo si hay dolor físico, solo es triste por tener que desprenderse de toda la belleza disfrutada y perdida. Un abrazo.

  3. Paloma Casado Marco

    La tristeza última es la de no volver a sentir aquello que nos hizo felices: un aroma, una melodía, un paisaje…con suerte, quizás encontremos la paz gracias al calor de una mano en nuestra última despedida. Has reflejado muy bien ese momento, amiga.

  4. Puri Rodríguez

    Muchas gracias, Pa. Y es cierto, morir debería ser como dices. Yo, al menos, deseo una muerte dulce y, sobre todo, justa. Lo contrario sería terrible.
    Un beso, miga.

Dejar una respuesta