Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12 Ahora sí

Desde los primeros juegos educativos en la escuela infantil comenzaron a ser inseparables. Imanes atraídos por un probable destino.

Las dos tenían la misma gracia que tiene esa edad, aunque sus rasgos y carácter fueran completamente distintos.

En secundaria seguían siendo un par, pero Julia ya le sacaba un palmo a Lidia y además era muy hermosa. Cualquier grupo la quería incluir, pero ella siempre lo mismo: o las dos o ninguna. Adoraba esa amplia sonrisa que siempre le regalaba por todo lo que hacía por ella. Se sentía orgullosa de darle un sitio en el mundo.

La ayudaba a vestirse para los eventos con chicos. Le prestaba ropa ancha para que no se percibiera la línea recta entre sus piernas y su torso. La maquillaba para intentar disimular su rostro sin lumbre.

Julia tenía vorágine de pretendientes, pero se enamoró de un solitario. Y fue su amiga la que dijo que lo arreglaría, como celestina, yendo a él para acercárselo.

Un día en que Julia los observaba, soñando en que el fruto cayera, de repente la atravesó una sonrisa seria y profunda, inmensamente distante a las de siempre. Justo tras un beso apasionado.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tu relato me ha recordado un refrán que decía mi madre, que hoy seguro que suena políticamente incorrectísimo, además de cruel, pero creo que viene a medida de tu relato: «La suerte de la fea la guapa la desea».
    El amor es olvidarse de uno mismo para pensar más en otro, pero al mismo tiempo resulta egoísta, pues condiciona mucho las demás relaciones. Dos amigas inseparables pueden dejar de serlo cuando entre ambas se interpone alguien que no pueden compartir. Ese beso inesperado lo cambia todo, es la frontera entre la ayuda mutua, el caminar juntas, y la ruptura irreconciliable y el desear lo que una tiene y la otra no.
    Una buena historia de envidias y pasiones humanas.
    Un abrazo, Javier. Suerte

  2. Javier Palanca

    Vaya, Ángel, conocia el refrán, pero no pensé en él. Está bien traido aunque yo intentaba ser más malévolo.

    Siempre abrazotes futbolineros.

  3. María Jesús Briones Arreba

    Una historia desagradable cómo manda el lema de esta convocatoria. Lo has clavado y te felicito.
    Un saludo virtual

    1. Javier Palanca

      Gracias, María Jesús por tu agradable comentario. Es verdad que lleva mala leche, pero tú lo has dicho, el tema…

      Abrazos

Dejar una respuesta