Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

13. AMOR A MEDIAS (Mercedes Marín del Valle)

Vi a Mara en la fiesta de primavera. Llevaba medias, verde campo, con margaritas bordadas. Nos miramos. Hasta entonces, yo solo era su profesor, pero desde ese instante no pude dejar de seguir sus piernas, resaltadas por la originalidad de sus medias. La cité en mi despacho y conseguí, después de atusar mucho mi bigote, que se interesara por mí. Me excitaba verla, con frío o acalorada, pero con sus medias puestas. Insinuantes, sensuales, elegantes, infinitas. Las lucía como nadie, y yo, me moría de ganas de acariciar la línea negra bordada, que se elevaba desde su tobillo hasta, seguramente, sus muslos.
Ilusionada, me esperaba cada día en la puerta de la universidad, en su coche de gama, inusual para su edad. Mis dedos se deslizaban sobre su ropa, me ardían las yemas al rozar las filigranas de encaje, los dibujos asimétricos, los topos…
Un día conseguí que me llevara a su casa. Quería hacerle el amor como una fiera, pero cuando se sentó frente a mí y jugó a entreabrir sus piernas desnudas, mi ilusión descendió a los infiernos. Busqué su media y la enrosqué en su cuello. El placer volvió con el tacto, pero Mara nunca lo supo.

12 Respuestas

  1. Milagros Sánchez

    Hay amores ciegos y también los hay «a medias», donde solo la mente de un profesor psicópata ve en unas «medias» el fetiche ideal para capturar a su nueva víctima, como una presa fácil que aniquilar.
    Me ha gustado tu ocurrencia del uso del término «medias» con dos significados diferentes, aunque eso sí, en el título como locución adverbial «a medias» y en el desarrollo de la historia como sustantivo.
    Su desenlace es muy impactante al poner de manifiesto el «juego» macabro del perturbado profesor.
    Te felicito por tu buen trabajo narrativo, Mercedes y te deseo mucha suerte en el concurso.
    Un beso.

  2. Ángel Saiz Mora

    La belleza puede llegar a trastornar una mente de manera muy profunda, hasta el punto de nublarla, haciendo que todo lo demás sea accesorio, hasta la vida ajena. Poco imaginaba esta pobre joven que el interés de su profesor no iba dirigido a ella en sí, ni siquiera a sus dones naturales, sino en exclusiva a su envoltorio, en una alocada fijación sobre el continente, en detrimento del contenido.
    Una vez más haces uso en tus letras de un sutil juego de dobles sentidos, en el que nada es del todo lo que parece, con la presencia de condicionantes ocultos en algunos personajes que mueven su proceder y solo se desvelan al final. El título es un acierto al definir la actitud del protagonista, ya que no se puede negar que él amaba, aunque a su manera, de una forma muy peculiar y nada completa.
    Un abrazo y suerte, Mercedes

  3. Hola amigo Ángel, aquí estamos y aquí seguimos. Como siempre, has captado muy bien la esencia del relato y, efectivamente, nada es lo que parece, muchas veces ocurre eso. Uno imagina cosas, se ilusiona y a la vuelta del tiempo ve que todo tenía una explicación diferente a la que imaginó. Muchas veces es para bien, menos mal, pero en este caso, Mara no se podía imaginar qué clase de interés despertaba. Lástima.
    Feliz noche Ángel, eternamente agradecida.

  4. Barceló Martínez

    Hola, Mercedes.
    Vaya por delante que me ha encantado el relato: historia potente y narración sobresaliente. Lo que no termino de ver es el tema del coleccionismo, podría ser que el tipo coleccionara medias, víctimas o ambas cosas, en todo caso, esto queda abierto a interpretación. El título no se queda a medias, es todo un acierto.
    Buena propuesta. Un cálido abrazo.

  5. Salvador Esteve

    Descubrir que tu verdadero amor es un objeto y que tu placer es el dolor ajeno es el punto de partida para el descenso a los infiernos. Un relato sorpresivo e inquietante, me ha gustado mucho. El título me ha parecido genial. Un abrazo, Mercedes.

    1. Hola Salvador, muchas gracias por venir. Realmente Mara disfrutaba de su colección de medias y se sentía bien. Nadie puede imaginar que cuando se enamora, la persona que parece corresponderle puede hacerle daño. Algunas personas guardan dentro de sí una semilla mutada y siniestra que cuando germina arrasa.
      Un placer saludarte de nuevo. Abrazos.

  6. Un amor a medias que resultó enteramente mortal… Me gustó todo del micro, empezando por la visualidad de esas medias verde campo con margaritas bordadas, y terminando con el escalofrío que me produjo la revelación del final, ésa que Mara nunca supo…

    Un micro sobresaliente, MERCEDES, te felicito.

    Cariños,
    Mariángeles

  7. Hola Mariángeles. Qué ilusión me hace leer tu colaboración. La verdad es que, como le decía a Salvador, no sabemos hasta qué punto pueden sorprendernos las actitudes de algunas personas de las que podemos tener un concepto muy diferente.
    Te deseo suerte y felicidad. Muchos besos Mariángeles.

Dejar una respuesta