Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

02. Aprendizajes

El niño camuflado entre rocas enfoca la mirada al detectar movimiento. El perro de tres patas abre su ojo amarillo, levanta el muñón que fue oreja. El sol abrasa la tierra yerma.

Por el camino corre a trompicones la mujer, descalza, llorosa. El hombre del chaleco negro la atrapa, la devora, se hunde en ella, la aplasta, entregado a sus embestidas, ajeno a sus gritos. Después, la silencia con una patada en la cabeza, la abandona sobre el polvo rojizo.

El niño mira, interioriza. El perro se yergue, va hacia ella, lame la sangre y aúlla. La mujer no volverá a tropezar más. El hombre ha regresado a casa.

La tarde se disfraza de noche. El niño abandona su escondite, coge un palo, una piedra. Se acerca a la mujer inmóvil, besa su frente helada. Se dirige a la barraca. Atisba por la rendija de una ventana.

La botella vacía atrapa la luz del candil creando espectros en la pared. El hombre está dormido, apoyado en la mesa. El niño entra, el hombre ronca. La piedra quiebra la base del cráneo, le enmudece. El niño sonríe, blande el palo. Mira al perro.

El perro tiembla. Huye de allí para siempre.

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Ya sabemos que los niños son esponjas, pero algunas cosas, de dudosa calidad didáctica, se aprenden demasiado deprisa.
    El que exista un depredador menos no es, en principio, una mala noticia, aunque quizá haya sido a costa del nacimiento de otro similar o peor, capaz de rumiar el enfado y aguardar el momento propicio para soltarlo con todas sus consecuencias.
    Un relato potente, Eva.
    Suerte

    1. Eva García

      Dos tamaños, dos maneras de reaccionar. Y los perros también terminan aprendiendo, aunque tengan que luchar contra su lealtad. Gracias Ángel, suerte a ti también. Un abrazo.

  2. María Jesús Briones

    Terrible historia muy elaborada de la que no podemos desengancharnos a pesar de la tristeza que emana por cada una de sus líneas.
    Me ha tocado el corazón
    Suerte, y un besito virtual.

  3. Trazos de luz narrativa rasgando el oscuro fondo de una historia de sangre y venganza. Retales visuales que más que escritos parecen tallados con la misma fuerza que desprende la narración y que sincronizan ambos pulsos: cómo se cuenta y lo que se cuenta.
    Me ha gustado tu relato, Eva.
    Un saludo.

Dejar una respuesta