Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

49 Armarios rusos

Desde su despacho vio que seguía nevando y pensó con tristeza que no podría ir a la cabaña del lago. Sergei Ivanovich dirigía un próspero negocio de explotación de madera, se decía que sus bosques de abedules llegaban hasta el Oder. Para vigilar tan vastas extensiones tenía a su servicio a un guardabosques, un gigante letón con tatuajes de marinero y brazos de leñador, que patinaba en el lago con agilidad sorprendente para su tamaño. Los rumores comenzaron cuando contrató una profesora de francés para sus hijos. Violet era una joven de armas tomar que había llegado a Rusia huyendo de un mal de amores. Del oeste llegaban vientos de cambio y Sergei pasaba horas con ella escuchándola hablar de la vida en París. Sus vestidos y afeites contrastaban con la rotundidad rural de su mujer. Había acondicionado una cabaña con todo lo necesario para el amor. Descubrieron el placer de descubrirse y de escribir sus nombres en los vidrios empañados, hasta se permitieron soñar un futuro juntos. Sergei y el guardabosques se amaban cada día con el ansia de los amores nuevos. Los niños habían progresado mucho con el francés y ya dominaban los verbos.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Esa profesora de francés tan diferente parecía capaz de hacer rodar las costumbres de una sociedad diferente a la suya de origen. Su labor con los niños fue productiva, no menos que la actividad entre Sergei y el guardabosques. Mientras todos están pendientes de esta joven de origen distinto, los otros dos amantes pudieron dar rienda suelta a su atracción.
    Un relato en el que nada es lo que parece, o lo que parece es otra cosa, con un final muy bien oculto, que difícilmente nadie podría haberse imaginado.
    Un abrazo y suerte, Lucas