Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. CASANDRA

El barrio en donde se ubicaba la pensión me pareció tan desolado como yo. Bajo la lluvia, los escasos viandantes caminaban por las callejuelas urgidos por llegar a sus casas. La primera noche no conseguí pegar ojo, acababa de llegar y ya añoraba todo lo que había dejado atrás. En los días sucesivos traté de buscar un trabajo acorde a mi profesión, después un trabajo cualquiera. Imposible sin papeles ni referencias. Se me acababa la plata y la casera no parecía dispuesta a fiarme. Empecé a deambular por la ciudad y a fijarme en sus azoteas y sus puentes. Parecían ofrecerme la única salida.  Una mañana, estaba limpiándome el zapato mientras renegaba cuando se me acercó una mulata tocada con turbante.” No maldigas, niña, pisar mierda trae buena suerte”. ¿Suerte? – grité- me van a echar de la pensión, no encuentro trabajo, estoy sola- y me eché a llorar.

Esa tarde mientras bebíamos chocolate con su gato pardo sobre mis piernas, me contó que se ganaba la vida como pitonisa, que le hacía falta una ayudante y que tenía una habitación libre.

–¿Me propones todo eso para que crea en tus presagios?

Casandra con su risa ahuyentó mis malos espíritus.

5 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Los ángeles salvadores existen y hacen bueno aquel refrán de «Dios aprieta, pero no ahoga». Pueden adoptar diferentes formas, algunas veces, como es el caso, éxoticas. No solo rescatan de un destino oscuro, sino que a la vez ofrecen posibilidades, una ventana abierta, un porvenir, tal vez prometedor, donde ya no había nada. Tu protagonista, de tener un futuro negro, asociado a la caída desde una azotea o un puente, pasa a tener un presente dedicado a adivinar el futuro de otros, cuando el suyo, de repente y por fortuna, parece más claro.
    Una historia sobre la esperanza, esa que no habría que perder nunca, partiendo de la idea de que cuando se está en lo más bajo ya solo se puede ir hacia arriba.
    Un abrazo y suerte, Paloma

  2. Salvador Esteve

    Un relato sobre los infinitos caminos que el destino nos propone. Tal vez no podamos predecirlo, pero sí luchar por el nuestro. Muy bueno, Paloma. Un abrazo y suerte.

  3. Pablo Cavero

    Gran relato de esperanza final, cuando todo estaba negro. Dan ganas de saber como sigue con esa Casandra la historia. Felicidades Paloma, es un buen texto. Saludos

Dejar una respuesta