Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

11. SIMÚN (Mødes)

Mi nombre es Walid.

Soy un hijo del desierto.

Y juro que nunca vi una tempestad como ésta.

Apareció de repente, me envolvió, y me sepultó a la velocidad de la luz.

Y ahora estoy enterrado bajo una duna gigante y ya siento en mi alma el susurro de Allah.

Pero soy un tuareg, he combatido en cien guerras, he visto suficiente sangre derramada para llenar diez veces mi vida, y hoy no es un buen día para morir.

Por eso ignoro el sabor de la sangre en mi boca, e intento ascender. Y el cuscús en el que se han convertido mis huesos suplica que me detenga, pero no escucho sus gritos. Y subo, y subo, y mi cabeza llega a la superficie, y abro los ojos, y…

Y entonces veo como una mano se acerca, voltea el reloj de arena en el que estoy atrapado, y todo vuelve a empezar.

 

18 Respuestas

  1. Hola Modes. Tu protagonista al igual que muchos, axfisiado por el tiempo, parece ver espejismos, pero lejos de ser un oasis, lo que ve es lo que realmente siente, angustia. Sin embargo,este aguerrido combatiente, va a seguir luchando por escapar, aunque su batalla no sea tan exótica como se podría imaginar. Ay el reloj y sus contratiempos, la vida y sus claroscuros.
    Muy chuli tu micro y muy bien relatado, con ese broche final que nos depara sorpresas.
    Feliz dia Modes y mucha suerte.

  2. Ángel Saiz Mora

    Un relato lleno de simbolismo, con un personaje que, consciente de que el tiempo acabará por tragarle en uno de sus remolinos, no se resigna y batalla por sacar la cabeza a la superficie de una realidad que le aprisiona. Otra cosa no es la vida: una lucha constante, un aferrarse a una arena quebradiza, una batalla perdida, un esfuerzo baldío y condenado al olvido que, pese a todo, merece la pena.
    En lo hiperbreve, o en cualquier formato, siempre genial.
    Un abrazo, Modes (no sé cómo consigues poner ese «O» nórdica tan chula). Suerte

  3. María Jesús Briones Arreba

    Veo en el micro, una metáfora de cualquier ser, que tu has ambientado en el desierto, pero que podría darse e cualquier parte del mundo: El hombre luchado contra el destino, en el remolino de la vida, que engulle.
    El final, creo que es la rutina diaria de vaciarse una y otra vez, igual que ocurre con el reloj de arena.
    Me encanta lo breve con mensaje, y en eso eres maestro, Modes.

  4. Nuria Rozas

    Buahhh… ¡Qué angustia por-fa-vorrr!
    Está muy bien dirigido para generar esa horrible sensación. Para mí, de las peores que hay.
    ¡Mucha suerte!
    Saludos.

  5. Original, en tu línea, Modes 🙂 Buena historia, hasta que aparece la mano que la engrandece haciéndola mejor!, llevándonos a «the twilight zone» (esas historias de «la dimensión desconocida» que nos asombraban).
    Además he aprendido una palabra nueva (el título).
    Un beso.
    Carme.

  6. Salvador Esteve

    Puedes ganar la batalla a los elementos, la guerra al infortunio, pero el tiempo es un enemigo que te voltea irremediablemente. Como siempre me ha encantado, Modes. Un abrazo y suerte.

  7. Milagros Sánchez

    Simbólico y original texto en primera persona, lo que ayuda mucho para identificarnos, como lectores, con su protagonista atrapado en el reloj de arena que determina su final y cuya forma también revela tu pericia, Modes, pues sabes utilizar las frases cortas y el lenguaje capaz de identificarnos con esa angustia.
    ¡Enhorabuena!
    Saludos y suerte. 😉

Dejar una respuesta