Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. Contando los días

‘Tienes mucha suerte’, me dicen a veces, ‘otros no pueden contarlo’.

Y yo cuento y recuento cada momento de cada día desde que mi cuerpo dejó de ser mío.

Ahora, tumbado en una cama, que tampoco es mía, atesoro aquellos momentos de mi vida. Tan lejana ya que, a modo de postales descoloridas, de esas que nos mandábamos los amigos en nuestros viajes de adolescencia, me llegan a la mente y al corazón. Como un álbum que me atormenta a cada página que paso.

Me cuento a mí mismo cuando me saqué el carnet de moto y me creí Ángel Nieto, cuando María me besó por primera vez, cuando me dijo ‘sí, quiero’, tan preciosa, sus ojos en mis ojos, cuando los gemelos salieron al fin de la incubadora, arrugaditos y diminutos.

Y repaso el año de mis cuarenta. Año que pensé sería redondo, perfecto, sin aristas. Pero en el que mi moto me falló. Y mi ángel me abandonó y me quedé solo, tumbado en esta cama.

Y desde entonces colecciono esos recuerdos. Y cuento y recuento cada hora, cada minuto, y cada segundo, esperando a que me llegue el último. Y mi álbum, por fin, se termine.

10 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Dicen que al final de la existencia las escenas vividas desfilan delante a modo de resumen de lo que mereció la pena, como despedida de lo que fue y ya no podrá volver a ser. A veces, esa sensación de que todo ha terminado dura muy poco, mientras que en otras ocasiones puede prolongarse durante más tiempo. En un caso y en el otro todo está finiquitado ya y se es más consciente que nunca de un final irreversible y cada vez más cercano.
    Esa colección de recuerdos puede parecer el último consuelo, cuando en realidad sin quizá más bien una tortura, imágenes que se repiten para martirizar con la impotencia de lo perdido, en las que una moto pasó de ser un medio de juventud y libertad, a ser el brazo ejecutor del inmovilismo y el desenlace prematuro.
    Una historia tan triste como bien contada.
    Un abrazo y suerte, Esperanza

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Es cierto, cuando tienes una época buena parece que se te hace todo demasiado corto. Y no lo disfrutas ni agradeces como deberías. Y cuando te llegan los golpes te ves tan dentro del hoyo que piensas que no hay más que hacer.
      En este caso la solución sería drástica. Pero cada cabeza es un mundo.

      Gracias Ángel. Un abrazo para el EdH2020 🙂

  2. Salvador Esteve

    Su cuerpo inmóvil acelera su memoria que colecciona recuerdos, hasta que estos se repiten, pues ya no puede generar más, y se da de bruces con su amarga realidad. Un relato que nos encoje el corazón. Muy bueno, Esperanza. Un abrazo.

    1. Esperanza Tirado Jiménez

      Si ya he conseguido dejarte esa sensación, ya he ganado algo importante.
      Gracias Salvador.
      Un abrazo en cuarentena 🙂

Dejar una respuesta