Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. COLECCIONISTAS DE EMOCIONES (Amparo Martínez)

Salí del ascensor. Eran unas oficinas limpias y luminosas. Me sentí cómodo en aquel traje (nunca imaginé que algo así resultara tan agradable como un chándal o un mono). Caminé erguido, sin arrastrar los pies. Pensé que Lola se sentiría orgullosa. Me recibió mi secretaria. Era rubia y llevaba un conjunto rojo, a juego con sus labios. Me acompañó hasta mi despacho, cerró la puerta y me besó. Sabía a macedonia con cava. “No temas, cielo, es indeleble”, susurró. Parecía conocer mis gustos. Lentamente, demostró que su pintalabios no manchaba mi cuello erizado ni los lóbulos de mis orejas. Se retocó la melena y abrió la puerta. La seguí hasta la sala de juntas. Todos me saludaron. Presidí la reunión. Se aprobaron mis propuestas, aplaudieron mis comentarios y rieron mis chistes. Saqué el móvil. Busqué la carpeta de mi colección de ascensores. En el de hoy, escribí: “Ideal para momentos bajos”. Y, aunque al almuerzo lo llamaron brunch (tentempié sin pinchos de tortilla) —demasiado “frugal” para mi gusto, pero que me sirvió para estrenar ese adjetivo—, finalizada la jornada caminé satisfecho hacia el ascensor… Estaba seguro de que, esta vez, mi ascensor ganaría a la puerta giratoria de Lola.

16 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Esa colección de ascensores es, en efecto, una fuente de emociones. Tu protagonista, por lo que parece, tiene intención de probarlos todos, tras lo que toma sus notas, para no olvidar a dónde le han conducido en cada caso. Seguro que esos elevadores mágicos le ayudan a salir de una vida que imaginamos demasiado lineal y rutinaria, la que debe de compartir con Lola, que también necesita evadirse, aunque ella utilice un método diferente, quizá menos perfecto, porque las puertas giratorias siempre devuelven al lugar de partida, mientras que un ascensor puede dejarte para siempre, si así lo deseas, en una planta concreta.
    Un relato imaginativo, lleno de un envidiable ingenio surrealista.
    Un abrazo y suerte, Amparo

  2. María Jesús Briones Arreba

    «Macedonia con cava» es el sabor que he disfrutado leyendo tu micro, Amparo.
    Una historia entre lo cotidiano y el ensueño narrada con mucha sensorialidad.
    Besito virtual.

  3. Barceló Martínez

    Hola, Amparo.
    Un relato tremendamente sugerente y original, con ese coleccionista de emociones (que intuyo serán todas fuertes).
    Los ascensores siempre han dado muy buen juego a los narradores, aunque, lo de la puerta giratoria me lo apunto, porque, como bien demuestras, también puede ser un filón de historias más que interesantes.
    Un emotivo abrazo.

  4. Salvador Esteve

    Cual máquina de emociones el ascensor transporta al protagonista a pequeñas porciones de vida que le transmiten nuevas sensaciones para su colección. Muy original propuesta, Amparo. Un abrazo.

Dejar una respuesta