Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

27. Desesperación

Ni el abanico, recuerdo de sus últimas vacaciones, ni el polvoriento ventilador de aspas, ni siquiera el escandaloso aparato de aire acondicionado lograban aplacar el insoportable calor de la oficina. El hombre con la camisa empapada bajo las axilas y espalda se pasaba, una y otra vez, el pañuelo por el cuello y la frente, desesperado. Esa misma desesperación le llevó a tomar un folio, a falta de otra cosa, y trazar en él todas las letras del abecedario. A continuación, vació de lápices la taza y la colocó boca abajo. Posó su dedo índice sobre ésta y con los ojos cerrados, invocó a cualquier presencia que anduviese por el viejo edificio. Todo ello con el deseo de que la temperatura descendiera abruptamente y el sudor se tornara frío por el miedo.

 

 

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Por desgracia, las olas de calor de este verano han sumido a más de uno en la desesperación, derivada del sufrimiento constante y la imposibilidad de ponerle fin, o siquiera paliarlo. Tu protagonista, cansado de que nada surta efecto, recurre a las artes oscuras, algo que por un lado sorprende, aunque también lo comprendemos. Nos quedamos sin saber si obtiene algún resultado, eso ya queda para la imaginación del lector.
    Un abrazo y suerte, Raúl

  2. Raúl

    No sé yo si con un folio y un portalápices del revés vaya a conseguir algo. Pero quién sabe.

    Una vez más, muchas gracias por tu comentario, Ángel.

  3. Raúl

    Haría falta algo más que una improvisada ouja. No sé, un ritual como Satán manda, con sus túnicas y su fuego. Pero que pereza con este calor .

    Me alegro mucho de que te haya gustado Aurora. Muchas gracias por pasarte por aquí.

  4. Rosalía Guerrero

    Sorprente y un tanto oscura la forma de bajar la temperatura que usa el prota. Además, no es un mal inicio para una historia de terror.
    Un abrazo y suerte.

  5. Raúl

    Como bien ha dicho Ángel no sabemos si finalmente se manifestó alguna presencia. Pero de ser así no creo que se limitará a enfriar la oficina.
    Muchas gracias Rosalía.

Dejar una respuesta