Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

48. Despertares

La clase se dividía entre los que contábamos los minutos para que llegara el recreo y los que querían seguir haciendo ecuaciones. Dos caras de una misma moneda en perfecto equilibrio. Todo iba bien hasta que el castillo de naipes se vino abajo cuando entró la sustituta, con su melena ondeando a cámara lenta, falda de tubo y una blusa blanca a medio abrochar. Mientras explicaba la lección, sus labios se movían despacio y el sentido de la vista se imponía al resto, junto al olfato, que diseccionaba sus embriagadores perfumes.

Aún recuerdo esos meses de felicidad plena donde el sonido del despertador era música celestial y el camino al colegio, el de la gloria.

Por desgracia, el padre Félix volvió de sus misiones, y como si el mundo se pusiera en marcha de nuevo, cada uno volvió a su desanimado rol.

Todavía hoy, seguimos recordándoles por hacer que creciéramos por encima de nuestras posibilidades, y aunque tenemos trabajo y familia, ninguno puede decir que haya cumplido su verdadero sueño. Don Félix ya lo ha hecho por nosotros, de vez en cuando se besan a escondidas. Ella aún está de buen ver.

 

16 Respuestas

  1. Javier Arroyo

    Y al final despejaste las incógnitas de la ecuación y=Z=Senx, ambas para el padre Félix. Con ese par de ecuaciones no importaba cuánto se alargaran las clases. Divertido micro y muy bien resuelto. ¡¡Suerte!!

  2. Paloma Casado Marco

    Al padre Félix le sentaron bien las misiones para ver claro su futuro. Una historia de descubrimientos adolescentes con un buen e inesperado final.

  3. Ángel Saiz Mora

    Una profesora así en época de plena expansión hormonal, estaba destinada a dejar huella en el recuerdo de esos niños que dejaban de serlo, aguijoneados por una naturaleza que se les despertaba para convertirles en adultos. Don Félix buen conocedor de la máxima: «Muchos son los llamados y pocos los elegidos», se convirtió en el hombre más envidiado, al tiempo que respetado, no en vano, mantiene el tratamiento de «Don» pasados los años. Lo que queda para la imaginación del lector es si se mantuvo también fiel a su vocación y a sus votos, o su vida dio un vuelco total.
    Un relato evocador, sobre las sensaciones que perduran en una existencia en continuo cambio.
    Un abrazo y suerte, Javier

Dejar una respuesta