Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

86. El baile (Mar González)

La primera vez siempre es complicada. El salón parece demasiado grande y con demasiados desconocidos. Aquella columna es el refugio de los nuevos. Desde allí se ve prácticamente todo y uno queda prácticamente oculto.

Los domingos toca la orquesta. Dolores saca a Fermín. La Maite y la Rosa bailan juntas. Y siempre hay alguien que se acerca a la columna para acoger a los nuevos y ponerles al día.

– La más alta es la Juani. Aquella de flores, Sofía. Y la del pelo morado, la Sonsoles. Pero la guapa, guapa, es la María.

Y mientras lo dice, Antonio la busca con la mirada y sonríe. Le hace un gesto de “aquí estoy, con el nuevo” y espera que ella lo entienda. «Guapo, guapo no soy pero, sin duda, el más sociable. Anda, guárdame un baile».

Ella le mira, sonríe y se siente guapa. Muy guapa. Realmente el vestido verde le sienta bien. Y los labios siempre rojos, enmarcados por infinitas arrugas, pero rojos. Se ajusta las gafas con coquetería y agarra a Sofía por el brazo para acercarse a la columna.

-Oye Antonio, preséntanos. Y vamos a echar un baile.

 

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tal como transcurre esta historia en la que consigues que nos sumerjamos, se diría que transcurre durante un baile semanal en un ambiente rural, en el que los protagonistas serían mozos y mozas a los que la juventud se les supone, pero la originalidad del relato estriba en que se trata de personas de la tercera edad, en el otoño o, casi, en el invierno de sus vidas, pero que no por ello renuncian a la seducción, que les gusta saberse apreciadas, que emplean diferentes técnicas para entablar relación.
    Antonio es un gran personaje, sabe lo que quiere o, mejor dicho, a quien quiere y cómo complacerla. Lo suyo no es la acción directa, sino una labor de intermediación y relaciones públicas, sazonada de simpatía.
    Un relato sobre la posibilidad de la belleza y la dignidad en cualquier época.
    Un abrazo y suerte, Mar.

Dejar una respuesta