Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

88. MENSAJES DE AMOR

Mi tío Ángel vivió algunos años con nosotros hasta que nos dejó para acompañar a su amada Angustias. Siempre la ponía como ejemplo en sus pláticas con todos nosotros cuando tocaba hablar de amores. Basaba su argumento en aquellos años difíciles que les había tocado vivir; decía que ella era la más bella de toda la comarca y que era pretendida por casi todos los jóvenes. Fueron juntos al altar nada más decirle que él quería casarse con ella, además de por su belleza, porque sería también su ángel de la guarda mientras estuvieran juntos. Ahora entiendo a mi madre, cuando dice que su hermano es mi fiel reflejo porque hablo sin parar de mi novia que vive en otra ciudad, con la gran diferencia según ella de que él no tenía móvil para pasar horas escribiéndose mensajes de amor. Él utilizaba la borrica de mi abuelo para trasladarse al pueblo vecino y decirle directamente que la amaba.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La genética es un proceso natural que hace que todo vuelva a salir otra vez. Que dos personas coincidan en pensar que son las idóneas para pasar toda la vida juntas es algo que vemos a menudo, pero que en realidad no es tan usual. El que algo así se produzca y prospere se debe a la suerte y a las circunstancias, que duda cabe, pero también a cierta predisposición natural, en el caso de tu protagonista, heredada de su tío.
    Antes las distancias se salvaban a lomos de un animal de carga, ahora basta con algo tan corriente como un móvil y un dedo, pero por lo demás, la esencia de las cosas no varía por muchos años que pasen. Los mensajes de amor vienen motivados por sentimientos y eso es lo que importa. La forma de hacerlos llegar solo es un detalle.
    Espero que todo te vaya muy bien en esas tierras que, aunque desde aquí las vemos lejanas, es posible que nos lleguen tus letras gracias a la tecnología, de la que a veces renegamos.
    Un abrazo y suerte, Antonio

Dejar una respuesta