Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

75. El circo invisible

El punto de encuentro es un paraje oscuro y solitario. Con una anticuada reverencia, el tipo me indica que suba los escalones de la que será mi futura vivienda: una vieja roulotte. A pesar de estar algo destartalada, parece resistente.

Retira unos cachivaches y sacude el mugriento sofá. Luego, saca una petaca de su levita encarnada y sirve dos tragos.

—¡Por mi nuevo escapista! —brinda, alzando su vaso hacia mí—. Tenemos una urna de mil litros de agua que nunca ha fallado.

Le aclaro que yo soy equilibrista y él sonríe.

—No hay problema —responde, mostrándome sus caries—. Yo antes era carnicero.

Le explico que tengo claustrofobia y reclamo que el anuncio del periódico decía claramente: “Se busca equilibrista para Circo Invisible”. Pero él se marcha y cierra el portón por fuera con llave.

—¡Ahora tengo prisa! —exclama mientras se aleja—. ¡La elefanta está de parto!

Pego la oreja a la puerta y solo percibo un frío silencio.

—¡Eh, vosotros! —le escucho gritar en la distancia, como un eco de otro mundo—. ¡Tensad bien esa cuerda o la lona se vendrá abajo!

Entonces, me asomo por el ventanuco y por fin puedo verlo: el circo invisible.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Todo es cuestión de ponerse en situación, de dejarse imbuir por el ambiente. Cuántas realidades no tendremos a nuestro alcance pero somos incapaces de verlas, obcecados con una única forma de mirar, sin prestar atención a detalles, a otras perspectivas distintas, pero posibles. Ya lo dijo el Principito: «Lo esencial es invisible a los ojos».
    Un relato lleno de magia, que hace de la fantasía una realidad necesaria, a tener en cuenta.
    Un abrazo y suerte, Salva

    1. Hola, querido Ángel! Siempre eres el #1 y el más perspicaz y más concienzudo…
      Me gusta mucho cómo a veces un micro puede recibir diferentes lecturas. La cita del principito me encanta. Y ya solo añadiré que lo esencial es invisible a los ojos… y lo que no existe, también…jeje
      Abrazo fuerte!!!

  2. Mientras ese «circo invisible» no acabe con una «degracia visible»…
    Entre la fantasía de las ilusiones y la locura, puede haber un solo paso.
    Relato a medio camino entre imaginativo y preocupante. (Yo no querría estar encerrada en esa roulotte)
    Un beso, Salva!
    Carme.

    1. Tienes toda la razón, Carme. Pocas fantasías más reales que la locura…
      Hay quien ha encontrado en mi micro una cierta amabilidad propia de lo fantástico, pero en él solo hay locura, miedo y una aciaga incertidumbre…
      Yo tampoco entraría en esa roulotte…jajaja
      Gracias x leerme!!
      Besos

Dejar una respuesta