Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

EL CUENTO

cortazar

EL CUENTO

“Un cuento es un relato en el que lo que interesa es una cierta tensión, una cierta capacidad de atrapar al lector y llevarlo de una manera que podemos calificar casi de fatal hacia una desembocadura, hacia un final”.

Julio Cortázar

 

Esta semana vamos a seguir de la mano de uno de los más grandes, para interrogarnos sobre la naturaleza del cuento. En la frase antecedente nos explica en qué consiste la técnica narrativa: tiene que existir tensión para atrapar al lector y un desenlace que cierre la historia. El estilo narrativo de Cortázar, con el que tan bien nos sabe enganchar, es a la par realista y fantástico pues en su obra, lo prodigioso comparte espacio con lo cotidiano. Juega con las palabras, juega con los conceptos y juega con el lector invitándole a moverse por espacios nunca antes transitados. Leyendo a Cortázar, a menudo parece que el significado de la historia se nos escapa de las manos, sentimos una especie de desasosiego por no ser capaces de aprehender todo lo que se nos cuenta, debemos esforzarnos en cerrar nosotros su significado.

El cuento siguiente es un claro ejemplo de cómo un tema trivial puede encerrar una historia portentosa.

 

HISTORIA VERÍDICA

 

A un señor se le caen al suelo los anteojos, que hacen un ruido terrible al chocar con las baldosas. El señor se agacha afligidísimo porque los cristales de anteojos cuestan muy caro, pero descubre con asombro que por milagro no se le han roto.

Ahora este señor se siente profundamente agradecido, y comprende que lo ocurrido vale por una advertencia amistosa, de modo que se encamina a una casa de óptica y adquiere en seguida un estuche de cuero almohadillado doble protección, a fin de curarse en salud. Una hora más tarde se le cae el estuche, y al agacharse sin mayor inquietud descubre que los anteojos se han hecho polvo. A este señor le lleva un rato comprender que los designios de la Providencia son inescrutables, y que en realidad el milagro ha ocurrido ahora.

Y ahora, debatamos: ¿Es un microrrelato un cuento corto o tiene sus propias convenciones? ¿Todo micro debe incluir planteamiento, nudo y desenlace? 

 

14 Respuestas

  1. Abro el fuego. Creo que por extensión cabe calificarlo como microrrelato y por su esencia como cuento. No son incompatibles ambas calificaciones. Me parece que era Quiroga quien definía el cuento como una flecha que sale en la primera linea y alcanza la diana en la última.
    Sobre ceñirse a la estructura de planteamiento, nudo y desenlace, pienso que esas rigideces son más propias de científicos, no de escritores que están para romper esquemas. Digo.

  2. Eduardo Iáñez

    Hum… Bonita polémica, sí.
    Pero yo no tengo dudas: comenzando por la segunda pregunta, dedicidamente no, un micro no tiene por qué tener planteamiento, nudo y desenlace. Pero tampoco tiene por qué tenerlos una novela…
    Ahora bien, el micro tiene sus reglas, es un subgénero aparte, de eso estoy convencido. Lo particular del micro es su intensidad, su extraño vigor a la hora de ofrecer una visión del mundo totalmente instransferible. En este sentido, y solo en este, el micro está más cerca de la lírica que de la narrativa: es una expresión condensada de un fogonazo, de una intuición, de ese «himno gigante y extraño» del que hablaba Bécquer que conocía el poeta.
    Ahora bien, por otro lado no hay micro sin una técnica narrativa precisa y depurada, minimalista (por así decir), casi un trabajo de orfebre… Poe fue el primero que lo descubrió, y Cortázar quien mejor lo comprendió y lo puso en práctica. Por eso al micro, al buen micro, le sirve cualquier materia, cualquier historia, esté o no conclusa. Lo que importa es la intuición de la que nace y la precisión a la hora de contarla. Algo que no hay que confundir con el efectismo, como a veces sucede.
    Lo que los anglosajones llaman «tricky story» puede acabar en la pura truculencia, en la búsqueda de un final inesperado, que es lícito, pero que no es la razón de ser del micro. La sorpresa no necesariamente tiene que estar al final, sino que puede y debe recorrer todo el relato, dándole forma a una visión inusitada del mundo.
    Por eso, creo yo, el micro tiene cierta tendencia a ampararse en lo fantástico o en lo libresco. Es una fantasía depuradora, catártica, que renueva nuestro espíritu porque nos abre a otras posibilidades, a otros mundos. Como cantaba Silvio Rodríguez en una de sus canciones, «He preferido hablar de cosas imposibles, porque de lo posible se sabe demasiado». Pues bien, el micro debe ser una nueva forma de leer el mundo. Por eso (yo no sé si a vosotros os sucede también), la lectura de micros, como la de poemas, ha de hacerse a pequeñas dosis. Es una gragea condensada, que deja un regusto en nuestra boca que nos obliga a cerrar el libro y rumiar lo leído.
    ¿Que todo esto puede decirse de otros géneros, y no solo del micro? Totalmente de acuerdo. ¿Que esa visión del mundo no exige necesariamente el micro? Totalmente de acuerdo también. Yo creo que se trata solo de una necesidad expresiva de quien escribe. ¡Pero es tan fantástico poder hacerlo de forma tan precisa en tan pocas palabras…!
    Y con esta última reflexión os dejo. Y a quien mejor se lo he leído ha sido a mi paisano Ángel Olgoso. (Por cierto, si no sabéis de su existencia… ¡no sabéis lo que os estáis perdiendo!) Os dejo este enlace con un micro que es todo un Arte Poética sobre el género: http://www.barcelonareview.com/54/s_ao.htm
    Ahí también podréis leer algún otro micro suyo. Y buscadlo por la red… ¡os asombraréis! No podréis dejar de leerlo, os lo aseguro.
    Saludos a todos los entecianos.

  3. Paloma Casado

    Gracias Eduardo por compartir a Ángel Olgoso. Voy a tomar rápidamente nota para comprar alguno de sus libros. Los micros que aparecen en el enlace son perfectos: un golpe para nuestras conciencias y un huracán de imágenes creadas con una gran imaginación (ahora me doy cuenta de que imaginación e imagen pertenecen a la misma familia). Estoy muy de acuerdo contigo sobre la intensidad concentrada en un trabajo orfebre que debe constituir la esencia de un micro, para que su lectura nos deje pegados a la silla, para que necesitemos volver sobre él y sacarle el mayor jugo, para que sea una especie de fogonazo.
    También para mi, la lectura de los micros como la de la poesía se debe dar en pequeñas dosis, como los bocados exquisitos que pueden llegar a empalagar.

  4. Mel

    Planteas un tema muy interesante compi de acampada. Yo tengo esta fórmula en la cabeza
    Relato = conflicto + nudo + (climax y/o desenlace)
    Hay cuentos sin climax que desmadejan el nudo y llegan al desenlace (resolviendo o no el conflicto), y hay otros que se paran justo en el climax, insinuando un desenlace o dejándolo totalmente abierto. También los hay que se esconden el nudo y lo vas vislumbrando según avanza la narración, pero en cualquier caso comparto la opinión de que debe haber tensión, algo que intrigue al lector y le enganche en la lectura, si ya sabes o intuyes lo que va a pasar, a mi al menos, no me incita a leer.

  5. Susana Revuelta

    Quizá lo que suena encorsetado y mohoso es la frase misma: planteamiento, nudo, desenlace. Parece que nos obligan a que no falten elementos para que guste y el lector tenga a bien considerarlo como digno de su atención.
    Hay escenas con mucha fuerza, que contienen todo ello en tan solo 18 palabras:
    » días que llueve a cántaros. Y la gata se comió el último grillo que nos mantenía despiertos». (Rosa Molina, ganadora del concurso «Museo de la palabra» 2009). Algunos pensarán que falta todo por decir, que no hay trama. A mí me pone delante de los ojos una imagen muy clara a la que doy forma, color, olores, con mis vivencias. Y además es que me invita a hacerlo. Es como esos cuadernos infantiles que tienes que colorear pero te dan el contorno.

  6. Paloma Casado

    Pero este micro merecidamente ganador, nos evoca una emoción que es la misma que sentimos cuando vemos llover tras los cristales: melancolía. Pero también nos habla de la desidia, del abandono a que nos vemos abocados cuando muere nuestra conciencia simbolizada por el grillo.
    No sé si llamarlo planteamiento, nudo y desenlace pero, en las pocas palabras con que está escrito, ha pasado algo, ha habido una acción que ha provocado un cambio en la escena.

  7. Exactamente eso es lo que quería decir. Ha pasado algo. En este caso, para mí, una decadente tarde lluviosa de domingo en la que muere el amor. Es un relato muy sugerente, pero también reconozco que la lluvia, los temporales y oleajes me motivan. Por eso siempre digo que cada uno tiene que acomodarse en su entorno, o época, o lo que sea.
    Y disfrutar con ello.

  8. Begoña Heredía

    Un microrrelato ha de tener principio, nudo y desenlace, por supuesto que si. Ahora es un ¿cuento corto? El micro no es otra cosa que la narración de algo que ha sucedido, sucede o pudiera suceder, con la técnica del micro, en la que todo lo superfluo debe desaparecer, como adjetivos por ejemplo, y su fin es que el lector quede impresionado o emocionado, como suelo decir yo, lo que ocurre que la emoción puede venir por muchos lados, no significa por ello que el relato tenga que ser emotivo, a uno se le puede emocionar hasta con humor ¿o la risa no es una emoción? o con terror, también es una emoción el miedo,y para emocionar en pocas palabras hay que ser lo suficientemente expresivo sin necesidad de artificios.

  9. Susana Revuelta

    El poder del micro es que llega a veces a condensar toda la trama en dos líneas y se resuelve en sí mismo sin darnos cuenta. Estaba buscando uno que quedó finalista en rec (creo recordar) y no soy capaz de encontrarlo. Iba de dos sombras que flirteban en la parada del bus mientras sus dueños estaban ajenos a lo que ocurría. O no. Era muy sugerente y muy breve, ya digo, dos o tres líneas. De esos micros que no te olvidas. Toda una historia completa, con principio, desarrollo y fin.

  10. Otro post que no sabría donde encontrar, lo siento, tardo en acostumbrarme a los nuevos aspectos de la página, pero todo se andará.
    Sobre el tema en cuestión, yo tenía entendido que tanto en el cuento como en el microrrelato ha de existir el planteamiento, nudo y desenlace. Y me parecía bien porque si no, se corre el riesgo de estar leyendo un escrito corto que solo tenga de micro el nº de palabras, pero no termine de contar ninguna historia. Es decir se puede aprovechar como micro, un párrafo de cualquier relato mas largo.
    Por otro lado no me parece que seguir la premisa argumento, nudo y desenlace tenga que ser encorsetado porque hay mil maneras de jugar con ello, empezando el micro por el final, sugiriendo más que diciendo…etc.
    Te felicito Paloma y te agradezco que traigas entradas así, porque con las opiniones de todos aprenderemos aún más.
    Besos.

  11. Asun Gárate Iguarán

    Susana, no sé si te referías a este micro titulado «Las sombras»:
    Por fin quietas. Pero el hombre y la mujer que esperan el autobús aún siguen estupefactos después de ver copular a sus sombras.
    (Ricardo Álamo, finalista ReC-Diciembre 2011)

  12. Susana Revuelta

    ¡Ese, ese! Mil gracias, Asun. No lo recordaba bien, pero la imagen de las dos sombras libertinas independizadas de sus dueños sí se me quedó.

Dejar una respuesta