Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

07. EL OTRO

Ese tipo siempre había sido su peor enemigo, pero se había cuidado mucho de que ni lo sospechara siquiera. Pensaba que si le mostraba alguna inquina o un simple mal gesto, el individuo se crecería y tendría que vigilarlo más estrechamente aún.

Su vida había transcurrido entre privilegios y comodidades, sin el más mínimo sobresalto que su muy holgada fortuna no hubiera podido solucionar.

Y esa existencia de lujo era lo que provocaba la envidia enfermiza que ese hombre le profesaba, demostrándole su odio aparentando ser feliz con apenas nada material y acomodándose a una economía de mera subsistencia que contrastaba, vergonzosamente, con la suya. Esa era su manera de atacarle, exhibiendo sin pudor y con una eterna sonrisa su humilde casa, su mediocre trabajo y su familia del montón.

Pero consiguió tratarlo como lo que era, su hermano, para que la familia no sufriera viéndolos dolorosamente enfrentados.

Murió de un infarto fulminante sin que su fortuna lograra salvarlo esa vez.

Sus padres lloraron la repentina pérdida de su único hijo, lamentando amargamente la infelicidad incomprensible que siempre le acompañó desde la extraña muerte, a los doce años, de su adorado hermano mayor.

 

 

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tu relato realmente sorprende al final. Nadie imagina, más que estos dos hermanos, uno pudiente, con todo allanado, y el otro casi menesteroso, lo que sucede entre ellos, ni que uno esté vivo cuando se le dio por muerto.
    Ambos se saben enfrentados, uno trata de avergonzar al otro aunque sea de forma indirecta. Las relaciones entre hermanos pueden ser fraternales o convertirse en el peor de los calvarios, algo, además, para toda la vida. Ambos sufrieron ese antagonismo, sin hacer nada por tratar de evitarlo. Siendo todo final inevitable, resulta absurdo amargar el tiempo efímero que tenemos, pero ellos no lo pensaron o no supieron ponerle remedio.
    Un relato sobre el infierno en que pueden llegar a convertirse el trato humano.
    Un abrazo y suerte, Puri

  2. Puri Rodríguez

    Gracias una vez más, querido Ángel, por tu detallada reflexión sobre mi relato. Pero te planteo alguna que otra duda: ¿Y si ese hermano que él cree que tanto le odia y le avergüenza con su humilde modo de vida, hubiese muerto realmente a los 12 años y todo hubiera sido una fatídica confusión de su mente psicótica? ¿Y si nuestro protagonista tuvo algo que ver en esa temprana y misteriosa muerte, y su posterior delirio fuera una forma de expiación? Mientras lo resolvemos…Otro abrazo, querido amigo.

Dejar una respuesta