Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

30. El silencio y la nieve (María José Escudero)

Sentado a la entrada de su hogar prefabricado y al tiempo que mastica una brizna de hierba, Hanson observa, severo y sereno, el manto helado que cubre la pradera. A pesar de que en su larga y amarrada cabellera ya se reflejan destellos de luna menguante, aún distingue con sus ojos de rastreador las huellas de los jóvenes que huyen de las montañas nevadas de Wyoming. También su hija pequeña y más amada, la que fue un regalo del otoño, ha querido escapar de aquella reclusión blanca y ahora no le queda nadie con quien intercambiar miradas.

El recuerdo del pasado le consuela y evoca, agradecido, los días en los que disfrutaba del favor de la naturaleza. Pero el infierno del alcohol le impide escuchar la llamada de la vida y su espíritu nómada se dispone a emprender un nuevo camino: Desnudo y perfumado, buscará un claro en medio del bosque y se dejará envolver por el abrazo eterno del silencio. Y mientras el águila calva sobrevuela los límites de la reserva y vigila el gran encuentro, Hanson descansará sobre la tierra removida junto a sus amuletos, su penacho de plumas y un atado de salvia escarchada.

11 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Silencio y nieve, nada más le queda a tu protagonista, salvo sus recuerdos, que le dicen que tiene pasado y no futuro, además, del alcohol, que le nubla los sentidos, aunque no tanto como para sobrellevar el frío vacío de la soledad.
    Se marchará voluntariamente, sin hacer ruido, para integrarse en esa naturaleza que tan bien conoce.
    Un personaje fascinante, quien, huérfano de calor humano, decide dar por concluida su trayectoria. Un relato que demuestra que con sensibilidad y oficio pueden componerse buenas historias de muchos temas, como también que hasta los dramas es posible contarlos de forma bella.
    Un abrazo y suerte, María José

  2. Mara José Escudero

    Muchísimas gracias, Ángel. La verdad es que me quedo sin palabras,. Es un lujo y una suerte tener un comentarista tan generoso y amable como tú. Gracias, gracias por leer y por dejar esos comentarios que suben el ánimo a tope. Un abrazo, Ángel🤗

  3. El frío de la nieve, del abandono a causa del alcohol y el comienzo del camino hacia una muerte elegida…
    Una pensaría que el tema del suicidio no se puede narrar bellamente, pero lee tu micro, María José, y se da cuenta de lo equivocada que estaba…

    Un beso grande,
    Mariángeles😇😇

  4. María José Escudero

    Muchas gracias, Mariángeles por acercarte a leer y, además, dejarme tan amable comentario. Un beso grande para ti también.

  5. Hola, María José, leyendo tu relato nos demuestras que se puede hablar de la muerte con una belleza enorme. El protagonista ha iniciado el principio del final, pero su decisión y el escenario escogido, a pesar del frío y la soledad, rezuman paz. En silencio se entrega a la muerte resignado, agradecido y reconfortado por el recuerdo de una existencia vivida plenamente, aunque no exenta de sufrimiento, sobre todo en este tramo final en el que ha tenido que refugiarse en el alcohol como paliativo. Enhorabuena por este micro elaborado con palabras tan hermosas. Suerte con él. Un abrazo.

  6. María José Escudero

    La historia de los indios americanos me ha atraído siempre. Los habitantes originarios de esas tierras americanas han tenido que enfrentarse al exterminio a lo largo de la historia y a la marginación actual. Son ciudadanos de segunda, viven mayoritariamente en reservas, que para este pueblo es como vivir en una cárcel aunque sea a cielo abierto. Leí recientemente que el índice de suicidios de estos nativos americanos es bastante alto. Y de ahí me vino la inspiración para el relato. Bueno, todo esto para darte las gracias, Juana María, me alegra mucho tu visita y el comentario. Un abrazo.

  7. María José Escudero

    Hanson es un hombre de paz, un espíritu tranquilo que siente un gran respeto por la naturaleza y quiere volver a ella con serenidad, porque en la tierra cercada donde vive no encuentra su sitio. Me alegra haberte transmitido su paz, Paloma. Muchísimas gracias por la visita y por tu amable comentario. Un abrazo.

Dejar una respuesta