Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

34. ÉRASE OTRA VEZ

En Hamelín siempre hay ratas. Hace tiempo contrataron a un flautista algo dado a la superchería que se comprometió a limpiar de roedores cada rincón de la ciudad. El músico se dedicó a recorrer las calles tocando una melodía con su flauta, en un intento por alejarlos para siempre. Pero enseguida comprobó que no podía dejar de tocar, porque si lo hacía las ratas regresaban de inmediato a Hamelín.

Debido al mal olor que provocan, los hamelineses se ven obligados a usar mascarilla si salen a la calle, y obligan a sus hijos a que se desinfecten las manos con alcohol de orujo cuando regresan de jugar en el parque. El alcalde prohibió las reuniones con más de diez vecinos, porque dejan demasiados desperdicios a su alcance, y hay corrillos en los que se habla ya de confinamiento.

El flautista vive una auténtica pesadilla, revisa una y otra vez la partitura y ensaya a todas horas en un intento por averiguar si desafina mientras ejecuta la melodía. Además, es incapaz de conciliar el sueño, se despierta aterrorizado en mitad de la noche consciente de que él no es más que un personaje, pero no de este cuento.

10 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Como homenaje a la música, y como forma de comentario alternativo, quiero compartir con vosotros una canción que esté relacionada con algún aspecto de vuestros relatos. Espero que te guste la que he elegido para el tuyo.

    EDITORS – The racing rats
    https://youtu.be/KZhO3I9_XD0

  2. Ton Pedraz

    Muchas gracias, Rafa, por esa Carrera de ratas musical.
    «Las palabras se desparraman de mi ebria boca.
    Simplemente no puedo contenerlas.
    Mantengo el ritmo en la carrera de ratas.
    Y hago lo que puedo por ganar.

    Un abrazo,

  3. Paloma Casado Marco

    Me ha encantado tu propuesta -entre fantástica y real- sobre nuestra realidad y ese pobre flautista que no puede contener la pandemia.

  4. Ángel Saiz Mora

    Los cuentos tienen un componente de magia que hace que las mayores dificultades, junto a los malvados/as a los que van asociadas, terminen derrotados, pero en esta realidad que vivimos, con un enemigo tan invisible como persistente, ni siquiera el flautista de Hamelín es capaz de hacer que al final del cuento todos sean felices y coman perdices.
    La realidad se ha vuelto, efectivamente, otro cuento con visos de terror en el que parecemos atrapados sin remedio. Solo falta un hada madrina, príncipe o hada salvadora.
    Todo se pone serio cuando las autoridades solo pueden dictar medidas un tanto desesperadas y no demasiado efectivas, y los expertos, incluso flauta en mano o microscopio en ristre, se ven impotentes.
    Original y actual.
    Un abrazo, Ton. Suerte

  5. Parece que las «ratas» siempre encuentran el modo de volver al rebusque, ni siquiera la melodía del tan famosos domador de ratas, consigue acabar con su resistencia. Igual tu personaje de otro cuento tiene que cambiar el guion para incursionar en este y, por ende, cambiar la melodía por otra más disuasoria.

    Genial relato muy en consonancia con los tiempos que corren.

    Un saludo.

    1. ton pedraz

      Hola, Manoli.

      Muchas gracias por tu comentario.
      Todo acabará solucionándose, seres humanos y «ratas» llevamos conviviendo desde hace demasiado tiempo.

      Abrazo.

Dejar una respuesta