Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

08. FEMENINO PLURAL (Ángel Saiz Mora)

Carla confesó que se aburría conmigo, agria noticia para un creador de historias. Una sensación paralizante de fracaso me lastraba desde que se fue. Moscas y hasta cucarachas recorrían mi cuerpo casi inmóvil, al creerme ya muerto. El tiempo avanzaba a la par que mi depresión, los plazos del editor también.
Deambulé por las calles, carente de rumbo. Aquella araña, una hembra de reclusa marrón, suscitó mi interés al pasar por una tienda de animales exóticos. La dependienta hizo serias advertencias sobre su peligrosidad. Sin valor para cortarme las venas, el animalito letal pondría fin a tanto sufrimiento.
De vuelta al piso no pude abrir. Alguien había aprovechado mi salida para ocupar la vivienda, tras un rápido cambio de cerradura.
Hastiado, puse sobre una mano al arácnido, recién bautizado como Lucy, pero en lugar de atacarme quiso deslizarse bajo la puerta. El usurpador salió enseguida con una preocupante mordedura, a la busca de asistencia médica.
Recuperado el hogar, completé en tiempo récord el libro de relatos que me requerían. No hubiera sido posible sin mis verdaderas compañeras: las palabras, quizá también alguna musa y Lucy, que, discreta y eficaz, se ocupa de los insectos molestos.

49 Respuestas

  1. Qué bueno. Cómo puede cambiar la vida de un minuto para otro. Esa frase que decimos tantas veces y que se ha hecho realidad en tu protagonista, y míralo, ahí está tan contento con Lucy y su escritura.
    Como siempre, muy bien escrito y muy original, y, por cierto, un día de estos contaré una historia sobre animales exóticos, ya veras.
    Buenas noches Ángel, deseo que Lucy tenga suficiente alimento aunque tenga que resbuscar un poco por la casa para que te sientas a salvo mientras duermes, jajaja.

    1. Ángel Saiz Mora

      Efectivamente, la realidad es algo cambiante y esas variaciones, a veces, son bruscas y drásticos. A menudo desconciertan, no se comprenden, pero a la larga parecen cobrar sentido, como si todo sucediese por un motivo y en aras a una armonía necesaria.
      Seguro que Lucy ha encontrado satisfacción a sus necesidades, al igual que el protagonista para las suyas
      Muchas gracias, Mercedes. Un abrazo

  2. Pablo Núñez

    Me encanta cómo escribes, Ángel. Se nota tu maestría a legua. Y metidos en el relato, ¡qué bueno es! Me has engañado varías veces, al llevarme a pensar que terminaría de una forma, luego has dado un volantazo y al final, un nuevo giro que deja al lector sorprendido, y contento de haber seguido la historia de este escritor, cuyo superhéroe favorito, sin duda, será Spiderman.
    También me ha gustado mucho el punto de originalidad que le has puesto, y el título, que tanta importancia tiene.
    En resumidas cuentas, un texto redondo que se disfruta de principio a fin.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Tendemos a pensar que la vida es una balsa de aceite, cuando la realidad es que está cuajada de trompicones. Aunque también es cierto que, al igual que vivimos en permanente zozobra, todo parece confabularse para que sigamos un camino determinado, que algunos llaman destino, otros providencia. Por otro lado, todo es cuestión de perspectiva, de manejar de forma correcta las circunstancias, de ahí que una araña letal puede ser una buena compañía si se aplica bien esa máxima de «vive y deja vivir».
      Agradezco mucho tu lectura y tus palabras, Pablo, que valoro más aún porque soy consciente de que el tiempo es escaso, aunque tú sabes emplearlo muy bien.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Ya me gustaría tener el tiempo y la capacidad para ser capaz de hacer la mitad de la mitad de todo eso, pero agradezco mucho tus palabras.
      Mil gracias, Rafa. Un abrazo

  3. María Jesús Briones Arreba

    Ángel, otra muestra más de tu talento para imaginar historias. Cuando yo estaba temblando por la suerte del protagonista con la araña, hábilmente das la vuelta a la historia y haces que el arácnido se convierta en su cómplice y no sólo le ayude a recuperar su vivienda, sino que le permite acabar su libro de relatos.
    ¡Lucy, sabía a quién debía chupar la sangre!

    Saludos afectuosos.

    1. Ángel Saiz Mora

      A veces, en los que catalogamos como enemigos potenciales, podemos encontrar a los mejores aliados. El caso es no tirar nunca la toalla. Por crudas que puedan ponerse las circunstancias, todo puede dar un vuelco de un momento a otro, hasta restablecer la armonía rota.
      Muchas gracias, María Jesús. Saludos

  4. Ángel, es la primera vez que identifican a una araña como método de suicidio 😀
    Tu protagonista es de los que las cosas le salen mal, pero al final se confabulan los astros y ni siquiera un okupa-exprés puede con él.
    Divertida historia (incluyendo un libro de relatos, claro!).
    Un beso.
    Carme.

    1. Ángel Saiz Mora

      Seguro que existenmétodos casi infinitos para quitarse la vida, en la misma medida en que hay motivos para no hacerlo, asideros a los que aferrarse, solo es cuestión de no dejarse vencer. Las pobres arañas, tan vilipendiadas, son seres fascinantes que podrían convertirse, por qué no, en valiosos aliados.
      Muchas gracias, Carme. Un beso

  5. Nuria Rozas

    Me ha gustado mucho Ángel. Muy original y divertido. Se lee con ganas de saber qué pasará, qué misterio habrá… 🙂
    (Por favor, préstame a Lucy… Solo un ratín.)
    Mucha suerte con él.
    Besosss

    1. Ángel Saiz Mora

      Lucy es un gran fichaje que, cuando se la conoce y comprende, muchos quisieran tener. No es poca cosa ser capaz de proporcionar tranquilidad parar hacer eso que tanto nos gusta: crear historias. Claro que te la presto, sé que la tratarías bien, y ella a ti.
      Muchas gracias, Nuria. Besos

  6. María José Escudero

    Creo que Lucy cumplió a las mil maravillas la tarea para la que fue comprada y supo poner fin al sufrimiento del deprimido y desconcertado narrador. No puede negarse que una reclusa como mascota puede ser algo raro y peligroso, pero ella se ha ganado el puesto por eficaz. Te deseo mucha suerte con tu divertida propuesta marrón, Ángel . Un beso.

    1. Ángel Saiz Mora

      Como bien dices, Lucy estaba destinada a poner fin al sufrimiento del protagonista, algo a lo que contribuyó de forma decisiva, aunque, por fortuna, no de la manera fatal y terminante que él había ideado en un principio; más bien al contrario, pues le ayudó a darse cuenta de que es mucho crear que destruirse a sí mismo, solo ello ya justifica su presencia como animal doméstico. Ciertamente, no es un gatito al que acariciar pero ese narrador, peculiar en todo, no podía dejar de ser especial en toda circunstancia, también a la hora de elegir un animalito de compañía.
      Muchas gracias, María José. Un beso

  7. Tu relato nos lleva de la mano por giros sorprendentes: la araña como método de suicidio, el ataque al okupa, la fidelidad y eficacia de la mascota…
    Una tela de araña muy bien tejida en la que me he visto atrapada. Y un método muy curioso de inspiración literaria.
    Un placer leerte, Ángel. Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      La inspiración, tú lo sabes muy bien, es algo misterioso, cambiante y muy personal; va por libre, aparece cuando quiere y se marcha en el momento en el que se le antoja, por mucho que se la intente invocar, retener o hacer surgir con todo tipo de métodos. A menudo, sin saber cómo, ella halla el camino para desarrollarse, el escritor o artista solo es un mero vehículo.
      Me alegra que esta trama te haya atrapado un poquito.
      El placer es mío, por tu tiempo y tus palabras.
      Muchas gracias y un abrazo, Carmen

  8. Salvador Esteve

    Un arácnido insignificante ha dado valor a su existencia, inyectando al protagonista el conocimiento de que la felicidad tiene muchos pilares donde sustentarse. Original,divertido y reflexivo, Ángel. Me gustaría verlo entre los mejores. Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Todos albergamos en algún rincón interior la sabiduría suficiente para seguir adelante en toda circunstancia, para tomar el camino correcto, para no decaer cuando vienen mal dadas, solo que a veces necesitamos ayuda externa, una lucecita que ilumine, que a menudo aparece dónde y cuando menos se espera.
      Muchas gracias, Salvdor. Un abrazo

  9. towanda

    Ángel, en este micro se nota la (tu) maestría a la hora de ponerle título a una historia. No soy fan de los insectos, más bien al contrario, pero entre cucarachas, moscas y arañas he disfrutado muchísimo de tu pluma.
    Hace mucho que no venía al concurso general, no tengo perdón, pero ha merecido la pena conocer a Lucy.
    Que el jurado reconozca tu savoir faire. Enhorabuena, champion!!!
    Un abrazísimo.

    1. Ángel Saiz Mora

      A ti se te perdona todo. Seguro que tu ausencia por aquí se ha debido a una buena causa. Siempre es motivo de satisfacción leer tus historias, de esas de quitarse el sombrero, por lo que solo puedo alegrarme, mientras espero que nos deleites con las letras como tú sabes. Por otro lado, estoy contigo en que Lucy, como tantos seres que causan, de entrada un cierto rechazo, pueden tener su encanto.
      Tú sí que eres champion. Muchas gracias y un abrazo, Towi

  10. Magistral relato, Ángel, te aplaudo de pie. Siempre es un placer leerte, pero esta vez has escrito un micro perfecto: sorpresivo,original, cuando lo leía pensaba de qué forma se te podía haber ocurrido lo de los insectos y al tiempo qué pasaría con la araña y luego…ese final redondo. El texto comienza como un clásico, com el típico escritor en debacle y después le das un giro total. Es un micro de escuela y, por supuesto, ganador.

    Un abrazo, maestro.

    1. Ángel Saiz Mora

      Agradezco mucho tus palabras, Manoli, para mí son un auténtico premio, aunque si algún mérito tiene esta historia hay que atribuírselo a Lucy, no es broma lo que se cuenta de la importancia de los detalles, de las cosas (y arañas) más pequeñas. Cuando empezamos un relato nunca sabemos con certeza qué puede ocurrir, viene a ser un poco como la vida misma. Me alegra que te guste y gracias otra vez. Quedo a la espera del tuyo.
      Un abrazo

  11. Mira por donde hasta me ha caído simpática esa araña. Y es que a mí las arañas me dan un repelús, aunque no tanto como las cucas, esas no las puedo ni ver.
    Buenísimo relato como solo lo pueden hacer un gran maestro.
    Da gusto leerte porque siempre aprendo algo.
    Un abrazo Ángel, la suerte ya está en tus dedos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Las arañas tienen mala fama, pero si, como es el caso, se comportan de forma ejemplar, puede que esa reputación cambie. Las cucarachas las dejamos de alimento para Lucy.
      La suerte es que alguien lea las historias que formamos. Si te ha gustado amenazo con seguir dando guerra. A mí me ha gustado mucho la tuya, tanto como la manera de contarla.
      Muchas gracias, Virtudes. Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Temible como enemiga y un plus de tranquilidad como aliada. La buena conexión entre seres vivos siempre trae beneficios.
      Muchas gracias, Elena. Un abrazo

  12. Peripecias y desventuras de un escritor en apuros… podría llamarse. Divertida (y surrealista) historia que pasa del dolor extremo al éxito a través de la ayuda de una araña bautizada…
    Bien por tu valentía y tu sentido del humor, amigo!
    Suerte y un abrazo fuerte!

    1. Francisco Javier Igarreta

      Está visto que, ante el impulso creativo, ni arácnidos ni desamores tienen nada que hacer. En todo caso, los caminos de la inspiración son impredecibles.
      Un abrazo y suerte.

      1. Ángel Saiz Mora

        Sí que es cierto, Javier. Esa inquietud no hay quien circunstancia adversa que la frene, siempre termina por salir, si coincide con la inspiración, que suele ir a su aire, tanto mejor.
        Muchas gracias, Javier
        Un abrazo

    2. Ángel Saiz Mora

      Podría tener muchos títulos, pero sin el género femenino (o hembra en el caso de Lycy) esta historia difícil de clasificar no hubiera sido posible, de ahí el título final. En todo caso, la gente que escribe es un poco peculiar siempre, hay que quererles como son.
      Muchas gracias y un abrazo fuerte, Salva

  13. Barceló Martínez

    Hola, tocayo.
    Me ha parecido buenísimo este relato. Yo me atrevería a resumir que cuando uno toca fondo el único camino posible es hacia arriba, pero hay que tener paciencia y suerte.
    Te felicito y te auguro premio. Un fortísimo abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      A veces cuesta tener paciencia, es una virtud difícil, aunque no imposible. La suerte no depende de uno, intentar ir siempre hacia arriba sí, luego, que pase lo que tenga que pasar.
      Muchas gracias por tu lectura y tus palabras.
      Un abrazo grande, tocayo

  14. Milagros Sánchez

    La maestría de tus letras, apreciado Ángel, es tan evidente, como para dar volantazos sin perder el control del vehículo, que manejas a tu antojo.
    Desde el título, ya anunciando la complicidad de género femenino y en plural, pasando por un engañoso escritor fracasado en amor y trabajo, pero que gracias a tu ingenio, resulta que encuentra el antídoto a todos sus males, esa araña, que pícaramente por un lado, a los lectores nos pone en guardia para lo peor, pero que finalmente resuelve los males y nos dejas a nosotros, tus lectores saliendo del shock, para deleitarnos con este final feliz y un resultado redondo.

    ¡Mil gracias y enhorabuena!
    Un beso.

    1. Ángel Saiz Mora

      Qué sería de la creación sin los personajes femeninos, tan imprescindibles en la mayor parte de las tramas como en la realidad diaria que evocan o de la que emanan. Si el abandono de una mujer hace sumirse en la desesperación al protagonista, la aparición de otras figuras vuelven a ponerle en el camino: una dependienta, una araña, las palabras y las musas. Todas necesarias e importantes.
      Agradezco mucho tus amables palabras y me satisface que te haya gustado. Qué más se puede pedir.
      Gracias otra vez y un beso, Milagros

  15. Es toda una ironía que la «reclusa marrón» con que pensaba matarse le diera la vida y la libertad, tanto amorosa como literaria, y gracias a ello tenemos un final feliz para todos, exceptuando al okupa, claro…
    Si hay bichos a los que les tengo horrooorrrr son justamente a los que son como Lucy, pero ella me cae simpática (un pelintintín) sólo porque es tuya, ÁNGEL querido.

    Un relato marrón redondo y algo » espeluzante», como decía yo cuando era chica.

    Un beso grande,
    Mariángeles

    1. Ángel Saiz Mora

      Hasta el ser más espeluznante puede tener algo positivo. De alguna forma. el protagonista y Lucy han conectado, el motivo no lo sabemos, ni nosotros ni ellos. La vida resulta misteriosa en muchas ocasiones, cuando es así, lo mejor es vivirla sin darle demasiadas vueltas. Todo ha recuperado su armonía: el escritor, escribe; Lucy tiene un hogar y sustento; en cuanto al intruso, quizá a partir de ahora recapacite sobre los inconvenientes de apropiarse de bienes ajenos.
      Muchas gracias, Mariángeles
      Un beso

  16. Ja, ja, ja…Ángel, te has ganado unos cuantos enemigos, tantos, como admiradores. Se acabó el problema de los okupas y se acabaron también las existencias de arañas en las tiendas, aunque sabes lo que pienso sobre la venta de animales ;-(, entiendo que al no encontrar una, recurrieras a la compra, pero solo para tu relato… 😉
    Ameno y divertido; un placer leerte.
    Un abrazo enorme y mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Encontrar una araña peligrosa no es algo que suceda con frecuencia, habría que añadir que por suerte. Por otro lado, recuerdo tu amor incondicional a los animales; en una ocasión cambié la procedencia de un perro, suprimiendo la tienda de origen por una adopción tras un comentario tuyo, como de costumbre, amable y atinado. Si me permites esa pequeña licencia para esta pequeña ficción lo dejo entonces como ésta.
      El placer es mío, Rosy
      Muchas gracias y otro abrazo grande para ti

  17. Ángel Saiz Mora

    Nunca sé si acierto o no, Epi. Lo que si estoy seguro es que el espíritu que trato de mantener es de estar siempre aprendiendo, Epi.
    Agradezco mucho tus palabras.
    Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      El premio «rosa» no lo esperaba, la verdad, aunque bienvenido sea. Si este relato marrón te gusta es otro premio también para mí.
      Gracias, Calamanda. Saludos

  18. Pablo Cavero

    Genial esta historia del desahuciado y Lucy, tan cambiante de inicio a fin. Así es la vida. Magistral tu narrativa. Felicidades Ángel. Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Como bien dices, la vida está sometida a un cambio permanente. En medio de ese movimiento continuo, intentamos hallar un mínimo de estabilidad, dominar lo que parece ingobernable para encontrar un hueco. El protagonista parece haber hallado el suyo, a ver si tiene suerte y puede permanecer en él sin mayores vaivenes, que bastantes ha tenido.
      Muchas gracias por tu lectura y tus palabras.
      Un abrazo, Pablo

  19. «Femenino plural’, muy bueno!!!
    Y es que hasta los títulos sete dan bien.
    Un relato vivo y cambiante, no podía ser de otra forma, y muy entretenido. Cómo puede ser que en tan pocas palabras consigas que el lector pase por tan diferentes emociones. Haces posible que una araña resulte simpática. 🙂
    Un abrazooo grande, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Creemos controlarlo todo, sin ser conscientes de que todo se encuentra en continua transformación, que somos nosotros los que hemos de adaptarnos a los vaivenes de la existencia. No hay que dar nada por sentado, ni siquiera que las arañas son dañinas.
      Mil gracias por tu lectura y tus palabras, Amparo.
      Otro abrazo grande para ti

Dejar una respuesta