Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

14. High School times/La última oportunidad

La carta con membrete oficial de su antiguo instituto le subió los colores y los calores, como cuando era una quinceañera vergonzosa y llevaba un incómodo corrector dental.

Una invitación formal a la reunión de su curso tras treinta y muchos años sin saber de nadie.

Al regreso del viaje de estudios se despidieron prometiendo amistad eterna, varios ‘te quieros’ volaron aquí y allá…  Aún recuerda cómo estuvo a punto de declararle su amor en la piscina del hotel durante aquel viaje. Se vistió como en La Chica de Rosa y ensayó frente al espejo en la habitación. Pero mil y un miedos adolescentes la detuvieron.

Y la vida los llevó por rincones extraños. La amistad y los ‘te quieros’ desaparecieron como el humo de los cigarrillos fumados en los recreos.

Hoy no se ha vestido como en una peli de los 80, su instituto le parece un edificio gris, que contrasta con las guirnaldas de colorines y luminosos carteles de ‘¡¡BIENVENIDOS!!’.  Y Él…

Él está igual o más guapo que entonces. Pero tampoco podrá decirle ‘Te quiero’.  El hombre que coge su mano con gesto cariñoso se le adelantó.

Los calores le vuelven a subir. Será la menopausia.

3 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un encuentro con una persona muy especial para la protagonista, con la que rememora sentimientos y calores de su juventud. Todo parece lo mismo en esencia, pero las cosas no siempre son lo que parecen. La vida te da sorpresas, ya lo decía aquella canción. Incluso, esos calores, que persisten tras el chasco, no eran consecuencia de lo que ella suponía, sino fruto de un proceso natural que afecta a las mujeres con el paso de los años, algo que ella acepta de manera muy deportiva.
    Un relato evocador, con sorpresa final y un toque de humor simpático e inteligente que enlaza con toda la narración.
    Un abrazo y suerte, Esperanza

  2. Esperanza Tirado Jiménez

    No hay nada como la cruda realidad del presente para que la, inocente a veces, nostalgia ochentera se nos vaya por el desagüe.

    Gracias Angel. Un abrazo

  3. Isabel Cristina Fernández Sánchez

    Hola Esperanza, qué fácilmente se lee tu relato y qué fácilmente nos llevas a recordar una historia tantas veces repetida de jóvenes enamorados que la vida los separa y no se dieron una oportunidad. Un final tierno y suave, a pesar de la traidora y maldita menopausia.
    Me ha gustado mucho.

Dejar una respuesta