Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

76. Krampus

Desde las casitas de Hallstatt, todas con contraventanas de madera y balcones floridos, se escuchan escalofriantes lamentos que llegan desde las montañas. El enorme macho cabrío descarga su furia con las cadenas que penden de su cuello, formando un terrible ruido que resuena entre los recovecos de las cuevas laderas abajo, hasta hacer temblar el lago ante el que se contonea el pueblo. Sin embargo, con esos golpes, la bestia desprende la sal de las grutas de la que viven los lugareños, facilitando su recogida durante todo el año. Pero, cada diciembre, desde hace siglos, han de pagar un tributo. 

Cuando los hombres descansan exhaustos, las madres velan los sueños de sus hijos hasta perder la consciencia. Algunas cuentan que, tras sentir su larga lengua por el cuello, por los pechos y entre los muslos, se despiertan encendidas. A cambio el niño duerme tranquilo en su cama. Pero a otras, que preferirían mil abrazos de la bestia antes que perder a su hijo, solo les queda llorar. Y lloran tanto que forman enormes charcos que se unen a los arroyos; y estos al río que nace en las montañas, elevando así, cada Navidad, sus depósitos de sal.

 

9 Respuestas

  1. J u a n

    ¡Muy mortífero! Me gusta la mitología clásica europea y precisamente tengo una película en casa (del año 2016) que podría interesarte pues es «Krampus» y todas las navidades la veo(enseña a no desfallecer La Fe en Pascuas porque el ente demoníaco Krampus se encarga con sus pezuñas de pisotear hogares y expectativas)
    Por lo tanto tu narración es sobrecogedora, muy amena y apetece sentir ese miedo que con tanta pericia has ofrecido. Además veo muy apropiada para estas fechas tu ocurrencia y de hecho, tu propuesta es de las más originales y , por supuesto, con sabor a Europa. Es curioso porque planteas una acción circular tanto filosófica como argumental: Krampus ayuda a la recogida de la sal, pero es Él mismo quien la provoca, con lo cual la calistenia mental está servida.
    ¡Bien por Ti!¡¡¡Y Felices Fiestas en Un Hogar junto a una chimenea que te inmunice contra el ponzoñoso Krampus!!!

  2. Ángel Saiz Mora

    Lo que parece un ciclo natural, en una alianza de los hombres con la naturaleza, conlleva un precio a pagar individual y muy duro, algo que no queda más remedio que asumir, cuando lo que importa es que todo fluya como siempre, con sus contrapesos.
    Una historia escalofriante y muy bien contada.
    Un abrazo, Nuria. Suerte y a despedir bien este dichoso añito

Dejar una respuesta