Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70. LA FOSA Y LA CÚPULA

La Tierra, cuando la ves desde el espacio, parece azul. Pero, cuando estás en ella, es más bien una suerte de fosa marrón y gris.

Con el cielo ocurre algo similar. Desde la Tierra, lo creemos tapizado de un interminable tul celeste —hermoso y brillante— pero, cuando estás allí, a miles de kilómetros de la acera que desgasta tus zapatos, solo es una inabarcable cúpula negra vestida de lentejuelas. Es tan sublime y desconcertante, que cuando ves pasar un trozo de chatarra espacial, los restos de un anticuado satélite ruso rotulado con aquellas CCCP, un cosquilleo de risa burbujea desde el pubis hasta la campanilla. Una risa que solo es el miedo con traje de camuflaje.

Los que viajamos al espacio sufrimos un estrés físico y emocional irreversible. Y, realmente, lo más perturbador es aprender que nada es lo que parece.

No es extraño que enloquezcamos en silencio, hacia adentro, pues, al volver a casa, ya no podemos saber qué es real. Y, en las entrevistas, cuando nos preguntan: «¿Cómo se ve la Tierra desde allá arriba?», tragamos saliva, pensamos unos segundos, y respondemos: «Parece una enorme canica azul».

Y volvemos a casa, a quitarnos la pesada piel de héroe.

8 Respuestas

  1. Josep Maria Arnau

    Me ha gustado tu microrrelato, Salva. Ver las cosas desde una perspectiva radicalmente diferente a como las has visto siempre (dentro/fuera, cerca/lejos…) puede cambiar la interpretación de lo que vemos y también cambiarnos a nosotros mismos. Puede ser enriquecedor, pero también nos puede perturbar. Tu relato muestra la vertiente perturbadora que puede llegar a generar un estrés físico y emocional irreversible… al asumir que no podemos saber lo que es real. Esto le puede pasar a cualquiera, pero puede ser especialmente duro para quienes llevan la piel de héroe. Muy bien contado. Enhorabuena.
    Un abrazo y mucha suerte.
    ¡Felices fiestas!

    1. Muchisimas gracias, Josep Maria! Creo que si hay algo que determina nuestra vida y nuestras acciones es la perspectiva con la que vemos las cosas, que no es otra cosa que «nuestra realidad».
      En este caso, la perturbación de alguien cuyo trabajo lo pone en riesgo de muerte.
      Gracias de nuevo!!!
      Abrazo fuerte

  2. Pablo Núñez

    Cuando sea mayor quiero que se me ocurran historias como esta. Desde un punto de mira antológico, no cuentas lo insignificante que somos comparados con todo el universo. Me ha encantado también el título.
    Un abrazo bien fuerte, paisano, y mucha suerte con tu relato.
    Pablo

    1. Querido Pablo, gracias por tu comentario. Cantaba Silvio Rodriguez «Siempre que se hace una historia, se habla de un viejo, de un niño o de sí»… Pero yo creo que las historias también son de mirar muy hacia afuera o muy hacia adentro. O de las dos cosas a la vez, como esta.
      Gracias mil, amigo.
      Abrazo fuerte

  3. Me ha gustado tu historia y me hace gracia que en el relato anterior a este (que es el mío) habla un personaje parecido en escenario similar, aunque el tuyo tuvo más suerte y lo pudo contar.
    El mío tuvo que dejar el mensaje orbitando en el Cosmos, sin duda por la mala milk del autor que le gusta cargarse hasta al apuntador.
    Se nota que tú eres un gran humanista, cuidador y «salvador» de vidas. jejej!

    Suerte, Salva, y un fuerte abrazo.

    1. Ayyy Isidro,amigo, cuando publiqué mi relato, eché un vistazo hacia atrás y, el primero que me encuentrofue el tuyo y pensé: ups, dos de astronautas juntos. Pero bueno, est nos asombra x la cantidad de relatos diferentes que podemos hacer, incluso con un tema similar.
      El tuyo me ha encantado!
      Te deseo suerte, amigo!
      Aunque te cargues a los buenos…
      Abrazo fuerte

Dejar una respuesta