Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. LA PUERTA DEL MAL (Mercedes Marín del Valle)

Consultó su reloj antes de llamar. Tenía cita. Un hombre lúgubre, de pelo pobre y gafas obsoletas, saludó distraído y la hizo pasar a una habitación. Mientras él se preparaba, ella observó sin disimulo los detalles de aquel cuarto. Tres sillas de terciopelo rojo, una mesa vestida, una lámpara de araña, un mueble abarrotado de figuritas de cerámica, un jarrón con flores de plástico, retratos antiguos en marcos plateados y un par de imitaciones de Van Gogh. Aberrante. Lo más opuesto a su concepto de decoración.

Se sintió incómoda, por el lugar y por la intención que la había llevado allí, pero la rabia acumulada le dio la fuerza para reponerse. No permitiría que su marido la abandonara. Los celos, inquilinos de su estómago, no la dejaban comer ni vivir. Era hora de poner fin a su sufrimiento.

Antes de entregarse totalmente al ritual, la voz de su madre resonó en su mente: “Desear el mal ajeno suele atraer tu propia desgracia. “ Cerró los ojos pensando, que nada podía ser peor que aquel sentimiento de frustración sostenida, luego, dejándose seducir por el sonido hipnótico del mantra susurrado en lengua desconocida, mostró su lado más oscuro. La vela negra vibró.

 

12 Respuestas

  1. J u a n

    Las personas que acuden a desconocidos grimorios y tensionamientos preternaturales me llenan de emoción, a pesar de estar en sittuaciones emocionales límite, como tu protagonista. Casi puedo oler el incienso del gabinete del esotérico que le brinda sus facultades. El peso de la educación recibida es muy hermoso, llega por el sistema autodefensivo psíquico del cuerpo como última llamada de toque de generala, pero la chica está decidida. Ya lo decía Cervantes en El Quijote : «Quien ha inferno, nula es retencio» ¡¡¡Y de eso marcha esta asombrosa y sórdida microgótica composición!!!
    Tu final abierto también me gusta y enloquece de negativas pulsiones. Porque cabe esperar cualquier cosa cuando un cirio, o hachón, o aunque sea una velilla de pedir deseos de las iglesias…..es negro…..¡¡¡¡¡¡¡ Y tiembla !!!!!!!
    Desde luego en lo que a mis gustos personales se refiere, hoy eres Mi Emperatriz de La Oscuridad.
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Y ahí tienes mis besos !!!!!!!!!! 💋👌

    1. Hola Juan. Querido amigo. Conocí por casualidad a una señora que hacía ese tipo de trabajos malsanos. Me comentó que tenía la agenda repleta y que está a la orden del día desear mal a los prójimos y prójimas. Qué barbaridad!!! Y yo que pensaba que habíamos evolucionado.. La señora estaba achacosa, y es que desear el mal no sale gratis.
      Gracias por tus bonitas palabras hacia mi y mis composiciones. Como te decía, esto no sería igual sin ti. Abrazos y felicidad.

  2. Ángel Saiz Mora

    Una mujer capaz de todo con tal de no perder a su pareja, hasta de usar magia negra, aunque le cause daño a aquel a quien tanto idolatra; le prefiere antes perjudicado o muerto que en brazos de otra, bajo la embriaguez de un egoísmo desesperado.
    En lugar de recurrir al diálogo, o desplegar sus encantos y argumentos para volver a interesarle, ha escogido el camino más oscuro. Ni siquiera el sensato mensaje de su madre sirve para frenarla. Está decidida a traspasar esa puerta.
    Un relato escalofriante y la muestra de hasta dónde puede llegar una mente obsesionada, incapaz de darse cuenta de que el amor verdadero consiste en desear el bien del otro, no lo contrario.
    Un abrazo y suerte, Mercedes

    1. Hola Ángel. Cuánto bueno por aquí.
      Cómo muy bien dices las personas que quieren a otras nunca le harían el mal pero en este caso se confunde el querer con el controlar y ahí viene el problema.
      Igual que esas personas pueden acabar tan mal cómo lo que desean, tú tienes el cielo ganado por ser una persona que siempre mira bien por todos nosotros.Un abrazo Ángel feliz tarde.

  3. Maria Jesús Briones

    Tu historia da un poco de miedito. Creo que esa ha sido tu intención y lo has logrado, al tiempo que nos enseñas distintas «artes» existentes que desconocemos para alertarnos.
    He vibrado como la vela negra, que espero nunca se encienda para mí.
    Suerte y un besito virtual, Mercedes

    1. Hola María Jesús como le comentaba a Juan, estos procesos son más comunes de lo que creemos así que como tú bien dices que Dios nos coja confesados y que nadie ponga sus malos ojos sobre nuestro corazón y nuestra persona. Gracias por venir a mi espacio. Un abrazo y felicidad para ti.

      1. Aurora

        Mercedes,
        Muy bien recreado todo el ambiente, la verdad que da respeto solo pensarlo. Me ha gustado mucho esa expresión de los celos inquilinos de su estómago, muy ingeniosa. Está genial!
        Abrazos

        1. Hola, Aurora. Gracias por visitarme. Ya ves que hay gente para todo y alli donde menos lo esperas, salta la liebre, jajaja.
          Deseo que tu estés bien pertrechada y seguro que llena de luz para que nadie pueda intentar robártela. Con ese nombre tan precioso ya estás bendecida.
          Abrazos y felicidad.

  4. Hola, Mercedes. Son muy malos consejeros los celos de esta señora, pues le hacen abrir una puerta que le será imposible cerrar, y a ella más que a nadie… Leo tu micro tan bien ambientado, tan certero, y se me vienen a la mente unos cuantos refranes, especiamente éste: «el mal que uno hace, vuelve»…
    Me impresionó tu comentario sobre la señora que hacía trabajos malsanos, con la agenda repleta… parece mentira que haya gente que los haga, y gente que busque hacérselos a alguien por celos, por querer controlar y poseer al objeto de su… ¿amor?

    Aunque dé miedito, ¡que bien escrito el micro!

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Malísimos consejeros porque pueden conducir a una realidad inexistente. La mente por sí sola puede ponernos trampas difíciles de salvar cuando no estamos al cien por cien.
      Mariángeles, deseo que tengas un día precioso y agradezco de corazón tu lectura y comentario. Abrazos desde Extremadura.

  5. Salvador Esteve

    Una vez abierta la puerta, el umbral hacia la locura queda en manos de sentimientos que escapan a tu control. Muy buen relato, Mercedes. Un abrazo y suerte.

    1. Hola, Salvador. Gracias por tu visita y comentario, y, como bien dices, cuando no eres capaz de desechar el ruido mental mentiroso y agobiante, solo surgen ideas peregrinas que dañan sobre todo al que las recrea.
      Un abrazo veraniego. Que estés feliz

Dejar una respuesta