Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

102. Manchas (Alberto Jesús Vargas)

Blanca ayudaba a su madre en la pequeña tienda encalada donde vestidas con impolutos mandiles, vendían la leche en el pueblo. En la misma calle, a pocos metros, Bruno se instaló con su negra carbonería y como la joven brotaba ya con hechuras de mujer, empezó a rondarla. Ella, encandilada, aceptó el galanteo con gran disgusto de su madre, que no veía con buenos ojos aquella relación, no sólo por la diferencia de edad, sino también por la incompatibilidad de medios de vida tan opuestos, el día y la noche, lo blanco y lo negro. Decidió por ello mandar a su hija a casa de unas tías solteras distante una jornada de tren desde la capital. “Irás a un buen colegio y podrás aspirar a un hombre que no sea analfabeto”. Así, la vida de Blanquita empezó a ser mucho más triste en su nuevo paisaje de brumas, y a pesar de todo, quiso perdonar a su madre, “es por tu bien”, la distancia impuesta y hasta el sometimiento amargo a la disciplina de sus tías, pero nunca le perdonaría el polvo de carbón que al poco tiempo empezó a manchar el blanco rayado de sus cartas.

9 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una madre que hizo lo que creía mejor para su hija, pero también para ella. Cierto que actuó con gran hipocresía, pero lo pretendiese o no, fue lo mejor para todos: la madre encontró consuelo, el carbonero halló lo que buscaba, la joven se salvó de la relación interesada de un veleidoso, que antes o después iba a explorar otros campos.
    Unas manchas esclarecedoras, sin necesidad de llamar a la policía científica, en un relato muy bueno, que no hace sino confirmar ese talento que tan buen fruto te está dando.
    Un abrazo y suerte, Alberto

Dejar una respuesta