Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

44. Melómano (Miguel Ibáñez)

Después de hacer el amor surge un momento extraño. La orina acaba con la intimidad. Hubo mujeres a las que amó que se encerraron y otras que no. Algunas se quedaron a medias, hablando desde dentro con un trozo de papel higiénico en la mano y la puerta entornada. Follando no se dice nada. O casi nada. Recuerda chorros generosos y cómplices, otros sutiles, intermitentes, poderosos, descarados. Sones de aspersión y algún pedo hueco. Tiene solo frases y caras borrosas flotando en su cabeza, danzando al ritmo de aquellas melodías que vienen de vuelta cada vez que entra en un baño público y otras notas dictadas al descuido sobre la porcelana le devuelven amores que están lejos. Se siente viejo, lo único que hace ya con más frecuencia de lo que le gustaría es mear y olvidarse cosas. Aunque hay estribillos que tararea de memoria.

7 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Como homenaje a la música, y como forma de comentario alternativo, quiero compartir con vosotros una canción que esté relacionada con algún aspecto de vuestros relatos. Espero que te guste la que he elegido para el tuyo.

    THE JESUS AND MARY CHAIN- Just like honey
    https://youtu.be/j0cCQd1Q3LU

  2. Ángel Saiz Mora

    A Marcel Proust una magdalena le traía recuerdos del pasado. Eso es algo que siempre nos ha parecido muy literario, hasta se ha puesto como ejemplo científico de determinados procesos mentales. Pero seguro que a nadie se le había ocurrido que el hacer aguas menores tras haber consumado determinadas acciones placenteras y conjuntas pudiera ser motivo de remembranza de esos momentos citados, acompañados cada uno de ellos de alguna melodía. También puede servir, cuando ya no es posible volver a repetirlos de la misma manera, para hacer balance, como le sucede a tu anciano protagonista.
    Un relato atrevido, simpático y, ante todo y como es habitual en ti, diferente, procedente de otra galaxia más avanzada.
    Un abrazo y suerte, Miguel

  3. Lo sublime de un orgasmo y lo prosaico de una meada son piezas del mismo puzle que conforma la imagen final de una vida. Si lo piensas bien, ese audible chorro que llega desde el baño, ese paso entre lo intenso y lo cotidiano, puede ser capaz de construir un puente entre dos desconocidos o suponer un demoledor hidro-cañón que destroce el endeble vínculo anterior. Depende de quien acompañe al chorro y del estribillo que se quiera tocar el resto de la vida.
    Estoy de acuerdo con Ángel. A veces, desde esa galaxia lejana donde guardas ideas y palabras, nos dejas piezas tan sorprendentes, interesantes y acogedoras como ésta.
    Un autentico placer volver a leerte, Miguel
    Un fuerte abrazo.

  4. Ignacio Feito

    Me encanta este cuento de fatal decadencia, de viaje interior desde el jardín de las huríes a los urinarios públicos, de música en chorro e instrumentos de viento, de aviso para navegantes. Felicidades.

Dejar una respuesta