Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

33. MEMORIAS DE PLATÓN (Rafa Olivares)

Desde que la descubrí de lejos, seguida por su esclava de compañía, Yalena monopolizó mi pensamiento. Su estilizada figura, delicados ademanes, serena belleza, edulcorada piel y suave mirada anidaron en mi mente alimentando un único anhelo: toda mi vida por un instante con la suya.

Tras varias semanas acechando sus paseos por el ágora, embelesado con sus andares que destilaban pureza y virtud, ensimismado en absorber las esencias de su estela, ocupado en interpretar los pliegues de sus túnicas y absorto en sustraer notas sueltas de su voz, mi fervor por ella había crecido como palmera en vergel.

Conocedor de su estado célibe, y ávido de esperanza, decidí lapidar mi timidez y provocar un contacto que me abriera su corazón. Para ello recurrí a lo que con acierto mejor cultivaba: la prosa. Escribí a Yalena una extensa misiva con las palabras más bellas y ocurrentes de que fui capaz para desvelarle la profundidad de mis sentimientos y la intensidad de mi amor. Un sirviente se la hizo llegar con discreción y la ansiada respuesta no tardó en llegar. En una nota escueta, con aromas de azahar, pude leer: «serán 300 tetradracmas y la cama».

6 Respuestas

  1. J u a n

    ¡Jeee, Je, Je, Je ;Je! :¡¡¡¡¡¡¡Qué buen tránsito del Platonismo al Epicureísmo!!!!!!! Y estoy de acuerdo, armado con tu prosa -¡a pesar de las incidencias no previstas, je, je,je,je!- puedes camelar a cualquier odalisca, hetaira, canéfora de cultos prohibidos e incluso a alguna prima de Los Dioses.
    La atmósfera helénica la has cubierto con virtuosismo con las palabras más adecuadas posibles.
    ¡Y he acabado de leer y huelo el azahar!

    1. Todo un detalle de la Autónoma del sexo: presentar el presupuesto con aromas que predispongan a su aceptación.
      Gracias, querido Juan, por tus siempre estimulantes y deslumbrantes palabras.
      Un abrazo.

  2. Ángel Saiz Mora

    Un relato en la línea de «Las mil y una noches» o «Cuentos de la Alhambra», aunque se trate de la Grecia clásica.
    Asombro, sorpresa y chasco el que se llevó tu protagonista, además de enamoradísimo, tan respetuoso y bien intencionado. Creyendo que navegaba en unas aguas, se encontró con otras muy diferentes.
    Una historia con muy buen humor, a la vez que buena prosa.
    Un abrazo y suerte, Rafa

    1. Los amores platónicos tienen eso, se exceden en la exaltación de lo espiritual sin prever el duro contraste con lo material.
      Gracias, Ángel, por tus siempre amables comentarios.
      Abrazos.

Dejar una respuesta