Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2018 – R1 – Encuentro14

Los participantes con los seudónimos :   TOLSTOI – NATALIE WOOD– CANOVA

 

 

Esta ilustración entra en concurso. La muralla es de cartón ¿y qué? ¿no sois escritores con imaginación? Su autor creo que ha arrasado el chino de la esquina para ilustrarnos este monumento, jajaja

 

Deberán escribir un relatazo digno de este concurso que se ajuste a estas bases

PLAZO : Antes del domingo día 16 de septiembre a las 24 horas peninsulares españolas 

Relato que TRANSCURRA en : MURALLA CHINA

Deberá contener una de estas dos frases (o las dos, si os atrevéis)

          a) Se derrumbó y tan sólo quedó su corazón

          b) Cada noche el voyeur aguardaba la llegada del íncubo y el súcubo.

EXTENSIÓN máxima de 150 palabras (frasecita(s)) no incluida(s)

TODO LO DEMÁS: estilo, época histórica, temática etc es LIBRE

 

Deja aquí tu relato

Votación de este encuentro

Votación a mejor ilustración de Arquitectura

 

 

 

 

7 Respuestas

  1. Melisima

    ESPERANDO AL ENEMIGO de NATALIE WOOD

    Desde su puesto en la muralla, como un voyeur cualquiera, el guardián otea el horizonte. La muralla se retuerce tumbada al sol, serpenteando entre el valle y las montañas, a lo largo de kilómetros, para proteger al imperio de los enemigos del norte. Dicen que allí habitan tribus de demonios que se aparean con animales, monstruos con pechos de mujer y afilados colmillos, diablos con alas, hombres de grandes pezuñas y largas colas. Cuando llegó, el paisaje era blanco y los párpados se le congelaron de tanto mirar. Tuvieron que amputárselos, pero el enemigo no apareció y ya no puede cerrar los ojos. Desde entonces, cada noche el voyeur aguardaba la llegada del íncubo y el súcubo, para verlos aparearse antes del amanecer, pero nunca aparecían. A veces piensa que no existen, que no hay nadie al otro lado, que la muralla fue construida para evitar que saliesen, que el enemigo, en realidad, está dentro. Menos mal que pronto llegará el relevo.

    1. Diablote

      ¡Qué exageración! Íncubos y súcubos ¿en China? no, no, no, allí se pasan el día comiendo arroz y si les amputan los ojos es por el esfuerzo al hacer de vientre, JA JA JA

  2. Melísima

    PELDAÑOS Y FOTOGRAFIAS de CÁNOVA

    Cada noche el voyeur aguardaba la llegada del íncubo y el súcubo cerca del mirador de la Gran Muralla China. Explendoroso, el monumento se abría ante él y le recordaba la ermita de Gaztelugatxe, sin el bravo mar que salpicaba sus paredes con el líquido salado y espumoso de la mar.
    Fue en ese instante cuando se desplomó y los vió a los dos. Copulando con fuerza, casi sangrando. Gozando. Su mujer y el demonio alado que la besaba y montaba. Fue en ese instante que cogió y los fotografió follando en la muralla, recordando a la ermita dónde se dieron el sí quiero. Fue así como, llorando, se derrumbó y tan sólo quedó su corazón. El cuerpo se había fundido en la mirada gozosa del demonio alado que sonreía tras eyacular violentamente en el interior de su mujer que gozosa repetía su nombre: Gabriel, vete al infierno.

  3. Melísima

    Complejo de Edipo de TOLSTOI

    Wu Changbai, el más valiente general del Emperador, se detuvo aterrorizado en lo alto de la Muralla. Reconoció de inmediato la silueta oscura que se alzaba frente a él. Sin embargo era imposible: su padre, el anciano general, estaba cautivo a cientos de lis de distancia. El fantasma habló:
    —Hijo, he aquí mi última palabra. Recuérdame como un soldado leal al Emperador y honra tú también esa lealtad.
    No hubo más; la sombra se derrumbó y tan solo quedó su corazón flotando en el aire, como una mancha oscura que también acabó por desaparecer.
    Wu Changbai entendió entonces lo que había ocurrido. También decidió lo que debía hacer. Ordenó que abrieran las puertas de la Muralla, que eran también las puertas del Imperio. Los invasores del Norte no tardarían en llegar, como una marea imparable. A él le quedaba la indigna tarea de humillarse ante ellos y cobrar el precio de su doble traición.

Dejar una respuesta