Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2019 – R1 (personajes)- E20

Los participantes con los alias :

MIGUEL STROGOFF – LA BESTIA– ROBINSON CRUSOE

  • * deberán escribir un texto de MÁXIMO 150 palabras
  • * antes del domingo día 10 de noviembre a las 12 de la noche (hora peninsular española)
  • * que contenga la palabra : REGADERA
  • * que nos hable de tu propio personaje. Hasta ahora nos han contado muchos muchos cuentos, peroo ¿cuál es la verdad? Cómo fue tu infancia, qué te llevó a ser como eres, qué ha sido de ti 30 años después, ¿de verdad fuiste feliz y comiste perdices? o cuéntanos un episodio del cuento que nunca vio la luz, ya sabes, las tomas falsas, queremos saber más de ti

 

Recuerda : no dejes tu texto en los comentarios de esta entrada, sino AQUI

Para votar AQUI

 

5 Respuestas

  1. Genio en nombre de Miguel Strogoff

    NI OÍDO, NI TACTO, NI OLFATO, NI GUSTO, SOLO VISTA de Miguel Strogoff

    Lo de Nadia fue un auténtico flechazo. Su imagen quedó grabada en mis pupilas desde el momento en que la conocí. Dicen que los ciegos desarrollan el resto de sentidos para compensar la falta de vista. A mí me sucedió lo contrario. En mis largos días de oscuridad, una imagen lo llenó todo. Ni música, ni caricias, ni perfumes o manjares. Solo Nadia. Mi caballo era Nadia: su calor, sus crines, su relincho. El vodka era Nadia: su sabor, su alegría, su magia. El aire, la tierra, la nieve y el fuego eran Nadia. Sus labios, sus pechos, sus ganas… ¡Nadia, Nadia, Nadia! Gritaban mis sombras. Como correo del zar vencí innumerables peligros, más ninguno tan tortuoso como aquella maldición. Me estaba volviendo loco, ¡como una regadera! Luché con voluntad y entusiasmo. Deseaba recuperar la vista y cumplir mi misión. Pero, sobre todo, necesitaba librarme de Nadia.

  2. Genio en nombre de La Bestia

    Off the record de La Bestia

    Muero porque me ahoga el amor. O quizás porque me falta. Muero como las hojas de otoño, dejándome en la tierra. Ojalá Bella…

    …ahora que duermen los niños, voy a sincerarme. Veréis, estoy cansado de tanto drama. Quisiera aclarar algunos aspectos referentes a mi vida. No es cierto lo que dicen del hechizo que lanzó sobre mí un hada maligna. Esa mujer era mi nana, y no tenía maldad, solo era un poco alocada. Estaba como una regadera, ciertamente. Pero lo del pelo no fue culpa suya —sufrí una hipertricosis de manual. Tampoco mi mal carácter, que fue fruto de la desazón por mi aspecto, y duró poco, hasta que descubrí que tenía pelazo. Y no, al final no me convierto en un apuesto príncipe imberbe: otro fake. Bella está encantada con mis melenas, la vuelven loca, me hace tirabuzones mientras… shhhhh, alguien despierta…

    …Ojalá Bella hubiese regresado…

  3. Genio en nombre de Robinson Crusoe

    Náufrago de Robinson Crusoe

    Una vez vi pasar cerca de la orilla una góndola con dos enamorados. Iban tan entregados que no me vieron agitando los brazos, y mucho menos me oyeron cuando pedí socorro, pues mi grito, si tenía alguna posibilidad de ser atendido, se solapó con la romanza que cantaba el gondolero. La soledad tiene efectos alucinógenos. Quién no ha escuchado su nombre en el silencio, sonando en la voz de alguien que ya no está. El agua dulce de mi regadera, insignificante frente al océano salado, lo era todo para mí. Yo se lo decía mientras cuidaba el huertecito, sabiendo que era una locura, y juro que ella me respondía. Algo que me pasa ahora, de vuelta en casa, es que estoy regando las macetas y de repente escucho una barcarola. Acostumbro a quedarme absorto hasta que mi mujer, dulcemente, viene a rescatarme. ¿Ya has vuelto a naufragar, Robin?, me dice.

Dejar una respuesta