Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2019 – R1 (personajes)- E22

Los participantes con los alias :

CAPERUCITA ROJA– MADRASTRA de Blancanieves– REINA DE CORAZONES

  • * deberán escribir un texto de MÁXIMO 150 palabras
  • * antes del domingo día 10 de noviembre a las 12 de la noche (hora peninsular española)
  • * que contenga la palabra : ALETAS DE BUCEAR
  • * que nos hable de tu propio personaje. Hasta ahora nos han contado muchos muchos cuentos, peroo ¿cuál es la verdad? Cómo fue tu infancia, qué te llevó a ser como eres, qué ha sido de ti 30 años después, ¿de verdad fuiste feliz y comiste perdices? o cuéntanos un episodio del cuento que nunca vio la luz, ya sabes, las tomas falsas, queremos saber más de ti

 

Recuerda : no dejes tu texto en los comentarios de esta entrada, sino AQUI

Para votar AQUI

9 Respuestas

  1. Genio en nombre de Reina de corazones

    La auténtica de La Reina de corazones

    Erase una vez ¿mi infancia? Yo nací así, fuerte, malhumorada y con grandes caderas.
    No sufrí bullying, pobre del que se atreviera pero, un año, el amigo invisible me regaló unas aletas de bucear con PAT en una y OSA en otra ¡en mayúsculas! Todos se rieron de mí y no pude darle su merecido al “gracioso”. No se atrevió a dar la cara. Me rompieron el corazón.
    Siguiendo ese “mensaje” me dediqué a pisar a todo quisqui para subir puestos. Y no se me ha dado mal. Soy La Reina de Corazones, ordeno y mando cortar cabezas.
    Shhh… solo cuando estoy a solas hago lo que más me gusta: Tengo una consulta de contactos on line donde juego a juntar corazones solitarios… ¡Ay, se ven tan felices!
    Yo si que soy feliz, cómo disfruto cuando veo la cara que ponen al ver las fotos sus parejas correspondientes.

  2. Genio en nombre de Madrastra de Blancanieves

    ADN de Madrastra de Blancanieves

    Mi familia tenía un ADN algo más retorcido que el común de los mortales; y, claro, mi mal carácter estalló tiempo después, cual traca valenciana, con aquella niñata paliducha.
    A mi herencia, que incluía un castillo ruinoso y un espejo respondón, se añadían unas aletas de bucear con la goma pasada, obsequio de algún caballerete de ultramar. Inservibles, tuve que tirarlas al pozo. Ahora los ecologistas también me odiarán.
    Una empresa buitre compró mi castillo para edificar un hotel de lujo. Sin techo y con la sola compañía del espejo, que me repetía que era antipática, horrorosa e insoportable, di con la casa de siete tipos extraños que me ofrecieron cobijo. Trabajaban en una mina de diamantes. Enseguida vi el filón. Una noche llené un saco hasta los topes. Pensé dejarles el espejo en compensación. Pero él me convenció: sería mi más perverso aliado sembrando maldad sin cuentos.

  3. Genio en nombre de Caperucita Roja

    ¿Quién teme al lobo feroz? De Caperucita Roja

    Soy leyenda pero os contaron un cuento…
    Esa tarde diluviaba. Me hubieran venido mejor unas aletas de bucear que aquella capa con capucha verde. Atravesé el bosque para visitar a mi abuela con el corazón encogido. La especulación había destruido ya gran parte de aquel lugar mágico. Cerca de la casa noté una presencia que me acechaba. Aceleré el paso, pero mi perseguidor también lo hizo. Corrí hasta que tropecé, cayendo en el lodo. Oí una risotada. Un leñador me contemplaba con ojos vidriosos por el alcohol y el deseo. Traté de escapar, pero me atenazó con sus poderosos brazos. Entonces una sombra se abalanzó sobre nosotros y pude soltarme. Un enorme lobo negro se aferraba a un brazo del leñador, mientras este, desesperado trataba de recuperar su hacha. Yo la alcancé antes. Ahora mi capa es roja y los leñadores ya no se aventuran por este rincón del bosque.

Dejar una respuesta