Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2021-R1-E20

Los participantes con los ALIAS : VAMPIRO, CRUELA DE VIL y MALEFICA

 

 

Tendrán de PLAZO hasta las 23:59 horas de España peninsular del sábado 18 de Septiembre del 2021 para escribir un microrrelato que cumpla con las siguientes bases:

  • * TÍTULO : Una o varias palabras siempre y cuando el título comience por la letra M y termine por la O (por MonstruO). Serán válidos títulos como : MoribundO, Mi niñO, Muy poco pan para tanto chorizO etc … El jurado otorgará 1 punto extra al relato con mejor título, más original etc de toda la ronda.

 

  • * RELATO : Extensión máxima 200 palabras (título no incluido). Debe incluir obligatoriamente la palabra CRIATURA

 

  • * El estilo y tema es completamente libre, pero el relato debe estar basado, como inspiración, en la siguiente fotografía.

 

 

 

 

Enlace para que los 3 participantes envíen su relato AQUI

 

VOTACIÓN del encuentro (se activará cuando se hayan presentado los 3 relatos). Recordamos que solo se permite el voto a participantes del concurso y del blog. Uno no se puede votar a si mismo.

10 Respuestas

  1. Mel

    MORDER EL POLVO de Cruela de Vil

    El cíclope nacía en el tejado de la torre. Tuvo que abrirse camino desgarrando el vientre de la madre con su afilada espina. El instinto llevó a la CRIATURA a mordIsquear y chupar el corazón de su progenitora aún palpitante. Por fin abrió su único ojo y descendió reptando por el muro. Segregando un moco pegajoso dejó su rastro en el jardín. Olisqueó las hierbas, no había saciado su hambre. Ante sus narices pasó rodando un balón, tras él venía una pierna correteando que le hizo salivar. Tuvo suerte, pudo pegarse a la pantorrilla, trepar por el interior de la pernera del pantalón y, luego, bajo la camiseta desenvainó su punta dorsal a la altura del corazón.
    El niño notó un cosquilleo, se rascó, metió la mano por dentro y tomo al insólito bicho con dos dedos. ¿Qué es esto?, se dijo. Pensó en lanzarlo al suelo y pisotearlo pero, en el último momento, le alcanzó un delicioso olor a chocolate, proveniente del bocadillo que llevaba en la mochila pero, como ahora no tenía tiempo, se llevó a la boca lo que tenía más a mano. Escupió el aguijón y se tragó el resto. Le supo a tierra.

  2. Mel

    Mal oloroso de Maléfica

    Mi traje estaba hecho de ese típico tejido de disfraz que hace que el sobaco sude a mares y que encima apesta. La peluca tampoco ayudaba. Ni saber que llegaba tarde. Después de perderme un par de veces conseguí llegar al viejo caserón. Me pareció muy apropiado para la temática del concurso, ese aire misterioso ponía la piel de gallina. Empecé a percibir un olor de lo más desagradable e intenté mantener los brazos bien pegados al cuerpo. Al entrar, vi que estaba un poco muerto, así que conecté el equipo y subí el volumen a tope para animar el cotarro. La sala principal se fue llenando de extrañas criaturas. Había disfraces buenísimos, muy currados. Enseguida se me acercó una zombi que daba realmente miedo. Sin duda merecía uno de los premios.
    —Me encanta tu olor, me están dando ganas de morderte —susurró en mi oído.
    No me gusta mezclar trabajo con placer, y como además no era mi tipo la ignoré. Ella insistió. Cuando empezó a olisquearme cada vez más cerca y me percaté de que los demás seres de la fiesta nos estaban rodeando, lo entendí todo. Esa peste no era yo. Me había equivocado de casa.

  3. Mel

    Manos de arrullo y costurero de Vampiro

    El caserón se ha llenado de una luz inusitada, y un balbuceo infantil inunda las estancias. La llegada de una criatura nueva despierta la ternura de la vieja niñera que tararea una nana para velar su sueño. Pero no puede tocar el cuerpecito con olor a pan mientras el llanto de una madre aterrada quiebre los cristales de las ventanas y haga crecer telarañas en su delantal de encaje.
    Paciente, le recordará cada noche que está ahí para cuidar de su bebé. Al final, la locura siempre hace ceder a los vivos.
    Y ella podrá regresar a la torre para poder coser sus ojitos de botón, como a todos sus niños.

Dejar una respuesta